Resources

E-Boletín FPP Octubre 2011 (PDF Version)

Estimados amigos:

Tanto en África, como en Asia y en Latinoamérica los pueblos de los bosques están alzando su voz contra las continuas violaciones de sus derechos impuestas por planes de desarrollo y conservación que hacen caso omiso de sus intereses y les niegan su derecho a opinar. Estos pueblos van más allá de la resistencia, insistiendo en sus propias formas de manejar sus vidas, sus tierras y sus bosques.

Nota de concepto preliminar para las evaluaciones piloto de Whakatane se encuentra abierta para recibir comentarios

La nota conceptual para las evaluaciones pilotas de Whakatane ha sido concluido. Se puede descargar aqui

Tal y como se mencionó en el boletín electrónico del FPP de febrero pasado, se llevó a cabo una reunión en la Conferencia de “Compartir el poder” de la UICN CPAES realizada en Whakatane, Nueva Zelandia en enero 2011, entre los representantes indígenas, los presidentes de las tres comisiones de la UICN (CPAES,CMAP y CSE) y las sub-comisiones TILCEPA (por sus siglas en inglés) y TGER (por sus siglas en inglés), además de personal clave de la secretaría de la UICN (el Director del Programa del Medio Ambiente y Desarrollo, y el Asesor Sénior en Políticas Sociales), y otros funcionarios de la UICN, de la ONG Conservación Internacional y del FPP.

El resultado principal de dicha reunión y de las discusiones de seguimiento posteriores, fue un acuerdo para implementar una serie de medidas con el fin de evaluar la implementación de las resoluciones relacionadas con los pueblos indígenas, adoptadas en el 4° Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN (WCC4) en 2008. De esta manera se pueden identificar vacíos entre los compromisos y la práctica para ayudar a avanzar la implementación de las resoluciones.

Nota conceptual preliminar del Forest Peoples Programme - UICN para las evaluaciones piloto de Whakatane

Antecedentes

En la conferencia sobre “Compartir el poder: Una Nueva Visión para el Desarrollo” de la UICN CPAES llevada a cabo en Whakatane, Nueva Zelandia, en enero de 2011, se llevó a cabo una reunión entre los representantes indígenas, los presidentes de tres de las comisiones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza - UICN (la Comisión de Política Ambiental, Económica y Social (CPAES), la Comisión Mundial de Áreas Protegidas (CMAP) y la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE)); y las sub-comisiones (Tema sobre las comunidades indígenas y locales, la equidad y las áreas protegidas (TILCEPA) y el Tema sobre gobernanza, equidades y derechos (TGER)), además de personal clave de la secretaría de la UICN (el Director del Programa del Medio Ambiente y Desarrollo, y el Asesor Sénior en Políticas Sociales) y otros empleados de la UICN, de la Conservación Internacional y del FPP.

El resultado de dicha reunión fue un acuerdo para implementar una serie de medidas, conocido como el mecanismo de Whakatane.  Este mecanismo tiene como objetivo el revisar la implementación de las resoluciones relacionadas con los pueblos indígenas adoptadas en el 4° Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN (WCC4) realizado en Barcelona, España, en 2008, y el avanzar su implementación. Dicho mecanismo tendrá el fin de identificar vacíos entres los compromisos y la práctica.

Estas resoluciones, junto con el Plan de Acción de Durban y el Programa de trabajo sobre las áreas protegidas (PoWPA) de la Convención sobre la diversidad biológica (CDB) de las Naciones Unidas, son frecuentemente denominadas como el “nuevo paradigma de la conservación”.  En efecto, son cruciales para garantizar que las prácticas de conservación respetan los derechos indígenas, incluyendo aquellos especificados en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, así como su participación total y efectiva en las políticas y en la práctica. Desafortunadamente, la implementación de estas decisiones en apoyo de los pueblos indígenas ha tenido muchos altibajos, como se describe en numerosas publicaciones sobre los efectos sociales de la conservación.  Los detalles del acuerdo de Whakatane pueden encontrarse en línea (online), y las acciones específicas decididas se encuentran disponibles en el apéndice de este documento.

Nota de prensa: Recriminación al fondo para el clima de los bosques del Banco Mundial por relegar a un segundo plano los derechos de los pueblos indígenas y no proteger los bosques. 23 de marzo de 2011

DALAT, Vietnam (23 de marzo de 2011) – Un nuevo informe publicado hoy con motivo de la 8.ª reunión del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF) del Banco Mundial revela que este último no está cumpliendo sus promesas de proteger los derechos de los pueblos de los bosques. Smoke and Mirrors: a critical assessment of the Forest Carbon Partnership Facility (Humo y espejos: una evaluación crítica del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques), publicado por el Forest Peoples Programme (FPP) y FERN, expone el fracaso del Banco Mundial a la hora de cumplir sus compromisos con los derechos humanos y la constante modificación de sus políticas sociales y medioambientales, reduciendo su obligación de rendir cuentas ante las comunidades afectadas y el público.

El IX Diálogo sobre los Bosques, la Gobernanza y el Cambio Climático de la RRI, Londres, febrero 2011

El 8 de febrero de 2011 se celebró en Londres, Reino Unido, el IX Diálogo sobre los Bosques, la Gobernanza y el Cambio Climático de la RRI, organizado conjuntamente con el Forest Peoples Programme, Tebtebba y Forest Trends. El Diálogo reunió personas clave  de la REDD, entre ellas representantes de organizaciones de los pueblos indígenas, de los Gobiernos del Reino Unido, México y Noruega, del sector bancario, de ONG y de instituciones de investigación.

El consenso que surgió del debate fue que la REDD no debería proseguir mientras no se apliquen salvaguardias claras. Gregory Barker, viceministro británico, Departamento de Energía y Cambio Climático, indicó que antes de poner en práctica proyectos de REDD es crucial evaluar los impulsores de la deforestación, obtener  la claridad de la tenencia de la tierra y asegurar la participación equitativa de los pueblos indígenas en los beneficios obtenidos. Con ese fin, aseguró que el Gobierno del Reino Unido aplicará salvaguardias en acuerdos de REDD bilaterales con pueblos indígenas y comunidades locales. A pesar de este compromiso, evitó mencionar si el Reino Unido ejercería presión para que se apliquen salvaguardias más estrictas en los procesos de preparación del FCPF del Banco Mundial.