Resources

Experiencias de los pueblos indígenas de África con las políticas de salvaguardia - Ejemplos de Camerún y la cuenca del Congo

Samuel Nnah Ndobe

La noción de «pueblo indígena» ha sido muy controvertida en África. Hay quienes consideran que todos los africanos son pueblos indígenas liberados de los poderes coloniales, mientras que otros simplemente hacen hincapié en que es muy difícil determinar quién es indígena en África. El establecimiento en 2001 de un Grupo de Trabajo sobre las Poblaciones/Comunidades Indígenas por parte de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP) y el informe presentado por dicho grupo ante la CADHP y adoptado por ésta en 2003, han dado una nueva perspectiva a este problema. En ese informe se aceptaba unánimemente por primera vez la existencia de pueblos indígenas en África, y eso generó debates sobre cómo los diferentes países del continente podrían empezar a integrar los derechos de estos pueblos en la corriente predominante de los derechos humanos. Los pueblos indígenas del centro de África incluyen el pueblo comúnmente llamado Pigmeo, que se dedica principalmente a la caza y la recolección, y una serie de pueblos que se dedican al pastoreo. Estos pueblos aún sufren discriminación y desprecio como consecuencia del despojo de su tierra y la destrucción de sus medios de vida, sus culturas e identidades, la pobreza extrema, la falta de acceso y participación en la toma de decisiones políticas , y la falta de acceso a las instalaciones educativas y sanitarias.

El bosque de Ngoyla-Mintom en Camerún: la perspectiva de los Baka

Ngoyla-Mintom es una región montañosa forestal que debe su nombre a dos distritos en sendas regiones de Camerún: Ngoyla en la Región Este y Mintom en la Región Sur. Este bosque tropical se ha hecho famoso por ser el objetivo de diversos actores, incluidos el Gobierno de Camerún, las empresas privadas y la comunidad internacional, para varios fines diferentes. En los últimos meses Ngoyla-Mintom se ha ganado la reputación de ser un bloque forestal sin explotar previamente, que despertó rápidamente el interés del Ministerio de Bosques de Camerún, interesado en vender partes del bosque en subasta a empresas madereras privadas.

Los pueblos indígenas de Camerún: entre Ngoyla-Mintom y el reconocimiento nacional

El diálogo Parlamento-Gobierno

En comparación con la situación de los años 90 y principios del 2000, la cuestión del reconocimiento de los pueblos indígenas del Camerún se ha puesto verdaderamente al centro de las preocupaciones en estos últimos años, aunque sea de una manera muy tímida.

En efecto, durante el 1 y el 2 de septiembre de 2011 se celebró en Yaundé, Camerún, el diálogo Parlamento-Gobierno sobre los pueblos indígenas. Asistieron a este encuentro los deputados a la asamblea general reunidos en el centro de la Red Parlamentaria (REPAR), los representantes de los ministerios que tienen proyectos que afectan a los pueblos indígenas, los socios para el desarrollo, las representaciones especializadas de las Naciones Unidas y, por supuesto, una nutrida delegación de los pueblos indígenas: Baka, Bakola, Bagyéli y Bororo. La innovación se puso en el compromiso de cada uno de poner por encima las preocupaciones relacionadas con la consideración de los derechos de las comunidades arriba mencionadas. Las administraciones se sometieron al juego de preguntas y respuestas realizadas por los deputados y los pueblos indígenas.

Las acciones en defensa de los derechos de las mujeres indígenas llevan a la Comisión Africana a tenerlos más en cuenta

El reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas es un avance reciente en el continente africano. A lo largo de la última década, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos ha prestado mayor atención a los derechos de los pueblos indígenas, como se puede apreciar especialmente en la creación de su Grupo de Trabajo sobre Poblaciones/Comunidades Indígenas en 2000. Esta intensificación se debe principalmente a los esfuerzos de organizaciones de la sociedad civil que han documentado los obstáculos que enfrentan los pueblos indígenas para poder ejercer sus derechos individuales y colectivos, y que han llamado la atención de la Comisión sobre los muchos casos en que estos derechos han sido violados.