Resources

Las organizaciones indígenas se oponen a la expansión de Camisea al tiempo que Perú pospone la decisión de crear una nueva concesión

El 2 de noviembre de 2012 cuatro organizaciones indígenas peruanas hicieron pública una declaración en la que se oponían a los planes recientemente aprobados de expandir las operaciones en los campos de gas de Camisea[1] del sudeste del país, que amenazarían la «supervivencia física y cultural» de los pueblos indígenas en «aislamiento voluntario» y en contacto inicial. Esta expansión está prevista dentro de la reserva para pueblos aislados Kugapakori-Nahua-Nanti, que se supone que está fuera de los límites permitidos a las industrias extractivas. No obstante, hace unos meses el Ministerio de Energía y Minas peruano aprobó una evaluación del impacto ambiental (EIA) para la primera fase de expansión, pese a ser cuestionado por INDEPA, el departamento de asuntos indígenas del Gobierno peruano, y por organizaciones indígenas.

UNESCO reclamará al gobierno peruano reconsiderar sus planes de expansión del proyecto gasífero Camisea que amenazan los derechos de pueblos indígenas en aislamiento y al Parque Nacional Manu

Cinco organizaciones de pueblos indígenas en Perú (AIDESEP, FENAMAD, ORAU, COMARU y ORPIO) enviaron una carta a los relatores especiales de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, vivienda adecuada y los derechos de los pueblos indígenas, donde les solicitaron que reclamen al Estado peruano la cancelación de la inminente expansión de desarrollos de petróleo y gas en la Reserva Territorial del Estado a favor de los grupos étnicos en aislamiento volun

El Gobierno de Perú está a punto de ampliar un proyecto de petróleo y gas en una reserva para pueblos aislados y en un lugar declarado patrimonio mundial por la UNESCO

El Gobierno de Perú ha aprobado hace poco unos planes de expansión del proyecto Camisea de extracción de gas en el corazón de una reserva para pueblos indígenas aislados, y está pensando en aprobar otra concesión que podría solaparse con el Parque Nacional del Manu, un lugar declarado patrimonio mundial por la UNESCO. Estas decisiones amenazan las vidas y los derechos de sus habitantes y representan una infracción tanto del derecho internacional como de la legislación nacional peruana.