Resources

¿Cómo obligar al sector del aceite de palma a rendir cuentas?

Las plantaciones de palma de aceite continúan expandiéndose rápidamente por todo el mundo. El país que encabeza esta tendencia, Indonesia, ha dejado atrás a Malasia y se ha convertido en el mayor productor. Según los últimos datos que ha proporcionado la ONG indonesia SawitWatch que vigila a este sector, actualmente las plantaciones de palma de aceite de Indonesia cubren 11 millones de hectáreas, mientras que hace tan solo cinco años cubrían 6 millones. Las nuevas plantaciones se están dispersando por islas más pequeñas del archipiélago y por las zonas menos desarrolladas del este de Indonesia. Las esperanzas de que una promesa presidencial de una moratoria de 2 años sobre la tala de bosques frenaría la expansión de este cultivo (parte de un acuerdo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero) también se han evaporado ya que el Gobierno ha excluido de la moratoria zonas donde ya se han entregado permisos preliminares.

La Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo apoya al Forest Peoples Programme para ayudar a comunidades forestales afectadas por la REDD en la República Democrática del Congo

En lo que se refiere a la riqueza de los recursos naturales, la República Democrática del Congo (RDC) es uno de los países más ricos de África. Sin embargo sus ciudadanos se cuentan entre  los más pobres del mundo. Aquí viven algunas de las comunidades más empobrecidas y políticamente marginalizadas: comunidades indígenas y forestales locales. Dependen principalmente de los bosques y otros recursos naturales para asegurar  su forma de vida básica: la caza y la recolección de subsistencia en los bosques, y la agricultura a pequeña escala. Actualmente estos pueblos de los bosques tienen muy poca o ninguna influencia en las decisiones nacionales y provinciales sobre la forma en que los grupos comerciales o de conservación van a utilizar sus tierras consuetudinarias, y a menudo los intereses de esos grupos no coinciden con las necesidades, las prioridades y los derechos humanos básicos de las comunidades forestales.

La RDC tiene abundantes recursos naturales y una enorme diversidad biológica forestal. Desde el período colonial sus bosques se han visto sometidos a numerosas presiones por parte de empresas comerciales, entre ellas madereras, mineras, de exploración petrolera y agroindustriales. Muchos millones de hectáreas de bosques de la RDC ya han sido explotados con fines madereros y mineros, y hay planificados muchos más proyectos de explotación. Entre ellos se incluye un enorme proyecto de infraestructura para conectar distintos puntos de un país del tamaño de Europa occidental, así como gigantescas plantaciones de palma de aceite y otros cultivos.

E-Boletín FPP Octubre 2011 (PDF Version)

Estimados amigos:

Tanto en África, como en Asia y en Latinoamérica los pueblos de los bosques están alzando su voz contra las continuas violaciones de sus derechos impuestas por planes de desarrollo y conservación que hacen caso omiso de sus intereses y les niegan su derecho a opinar. Estos pueblos van más allá de la resistencia, insistiendo en sus propias formas de manejar sus vidas, sus tierras y sus bosques.

Los pueblos indígenas de Camerún: entre Ngoyla-Mintom y el reconocimiento nacional

El diálogo Parlamento-Gobierno

En comparación con la situación de los años 90 y principios del 2000, la cuestión del reconocimiento de los pueblos indígenas del Camerún se ha puesto verdaderamente al centro de las preocupaciones en estos últimos años, aunque sea de una manera muy tímida.

En efecto, durante el 1 y el 2 de septiembre de 2011 se celebró en Yaundé, Camerún, el diálogo Parlamento-Gobierno sobre los pueblos indígenas. Asistieron a este encuentro los deputados a la asamblea general reunidos en el centro de la Red Parlamentaria (REPAR), los representantes de los ministerios que tienen proyectos que afectan a los pueblos indígenas, los socios para el desarrollo, las representaciones especializadas de las Naciones Unidas y, por supuesto, una nutrida delegación de los pueblos indígenas: Baka, Bakola, Bagyéli y Bororo. La innovación se puso en el compromiso de cada uno de poner por encima las preocupaciones relacionadas con la consideración de los derechos de las comunidades arriba mencionadas. Las administraciones se sometieron al juego de preguntas y respuestas realizadas por los deputados y los pueblos indígenas.

Una plantación de BioPalm provocará la destrucción de comunidades Bagyeli en Camerún

El Gobierno de Camerún ha firmado un memorando de entendimiento para que BioPalm Energy Ltd (una subsidiaria del grupo SIVA con sede en Singapur) cree una plantación de palma de aceite de 200 000 hectáreas en la provincia de Ocean, Camerún. Este proyecto fue lanzado el miércoles 24 de agosto de 2011, a pesar de que el pueblo indígena Bagyeli se opone a la decisión de asignar sus tierras consuetudinarias a la plantación de BioPalm.

A través de su reciente trabajo de campo, el Forest Peoples Programme (Programa para los Pueblos de los Bosques o FPP) ha encontrado que ni el proyecto ni el Estado se han asegurado de contar con el consentimiento libre, previo e informado de los Bagyeli, como requiere la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, que Camerún ha ratificado.

¿Podría la reforma agraria triunfar donde ha fracasado la conservación?

Las organizaciones de conservación han hecho grandes progresos  hacia el reconocimiento de  que las áreas protegidas deben respetar los derechos de los pueblos indígenas según están consagrados en el derecho internacional, incluido el derecho a dar o denegar su consentimiento libre, previo e informado para el establecimiento de nuevas áreas protegidas en sus territorios consuetudinarios. Sin embargo, en la práctica las organizaciones de conservación con frecuencia no le permiten  a los pueblos locales el uso de r los bosques y otros recursos, y solo les consultan después de haber preparado los planes de gestión de los recursos, en lugar de haberlos escrito conjuntamente.

Los derechos de los pueblos de los bosques de la cuenca del Congo y su participación en los beneficios de la REDD

Varios miembros del personal del Forest Peoples Programme (Programa para los Pueblos de los Bosques) visitaron recientemente las comunidades de los bosques de la provincia de Equateur, República Democrática del Congo (RDC), a las que han estado apoyando desde 2009 compartiendo información y llevando a cabo reuniones de consulta sobre la REDD y la prevención de conflictos. Durante los talleres formativos y las visitas de supervisión de proyectos, el FPP y su socio local CEDEN (siglas en francés para Cercle pour la defense de l'environnement, Círculo para la defensa del medio ambiente) celebraron reuniones públicas con alrededor 2000 personas de los pueblos de los bosques de toda la zona de conservación de Lac Tumba. Junto con la región de Mai Ndombe que se adentra en la provincia de Bandundu más al sur, la zona de conservación de Lac Tumba recibe fondos para proyectos pilotos de REDD como parte de los esfuerzos de la RDC para proteger sus bosques en cumplimiento de acuerdos mundiales de control climático.

Información para la prensa - Un nuevo estudio indica que la REDD podría marginalizar a los pueblos indígenas y las comunidades locales de Camerún

Un nuevo informe publicado por el Forest Peoples Programme ofrece una reseña crítica y detallada de los aspectos sociales de los proyectos destinados a reducir las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques (REDD) en Camerún. REDD and Rights In Cameroon: A review of the treatment of Indigenous Peoples and local communities in policies and projects (La REDD y los derechos en Camerún: examen del tratamiento de los pueblos indígenas y las comunidades locales en políticas y proyectos) indica que es poco probable que los pueblos indígenas y las comunidades locales se beneficien de la REDD tal y como está planteada actualmente, e incluso podrían verse perjudicados.

A pesar de que el proceso nacional de «preparación para la REDD» de Camerún aún está en sus primeras fases, por todo el país están proliferando lo que se denomina proyectos «piloto» o subnacionales, afectando posiblemente a un 30% de la superficie forestal. Muchas organizaciones están apresurándose a realizar proyectos de REDD sin pensar necesariamente en los pueblos que viven en esos bosques y que los han estado cuidando.

Nota de prensa: Recriminación al fondo para el clima de los bosques del Banco Mundial por relegar a un segundo plano los derechos de los pueblos indígenas y no proteger los bosques. 23 de marzo de 2011

DALAT, Vietnam (23 de marzo de 2011) – Un nuevo informe publicado hoy con motivo de la 8.ª reunión del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF) del Banco Mundial revela que este último no está cumpliendo sus promesas de proteger los derechos de los pueblos de los bosques. Smoke and Mirrors: a critical assessment of the Forest Carbon Partnership Facility (Humo y espejos: una evaluación crítica del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques), publicado por el Forest Peoples Programme (FPP) y FERN, expone el fracaso del Banco Mundial a la hora de cumplir sus compromisos con los derechos humanos y la constante modificación de sus políticas sociales y medioambientales, reduciendo su obligación de rendir cuentas ante las comunidades afectadas y el público.

El IX Diálogo sobre los Bosques, la Gobernanza y el Cambio Climático de la RRI, Londres, febrero 2011

El 8 de febrero de 2011 se celebró en Londres, Reino Unido, el IX Diálogo sobre los Bosques, la Gobernanza y el Cambio Climático de la RRI, organizado conjuntamente con el Forest Peoples Programme, Tebtebba y Forest Trends. El Diálogo reunió personas clave  de la REDD, entre ellas representantes de organizaciones de los pueblos indígenas, de los Gobiernos del Reino Unido, México y Noruega, del sector bancario, de ONG y de instituciones de investigación.

El consenso que surgió del debate fue que la REDD no debería proseguir mientras no se apliquen salvaguardias claras. Gregory Barker, viceministro británico, Departamento de Energía y Cambio Climático, indicó que antes de poner en práctica proyectos de REDD es crucial evaluar los impulsores de la deforestación, obtener  la claridad de la tenencia de la tierra y asegurar la participación equitativa de los pueblos indígenas en los beneficios obtenidos. Con ese fin, aseguró que el Gobierno del Reino Unido aplicará salvaguardias en acuerdos de REDD bilaterales con pueblos indígenas y comunidades locales. A pesar de este compromiso, evitó mencionar si el Reino Unido ejercería presión para que se apliquen salvaguardias más estrictas en los procesos de preparación del FCPF del Banco Mundial.