Resources

E-Boletín FPP Octubre 2011 (PDF Version)

Estimados amigos:

Tanto en África, como en Asia y en Latinoamérica los pueblos de los bosques están alzando su voz contra las continuas violaciones de sus derechos impuestas por planes de desarrollo y conservación que hacen caso omiso de sus intereses y les niegan su derecho a opinar. Estos pueblos van más allá de la resistencia, insistiendo en sus propias formas de manejar sus vidas, sus tierras y sus bosques.

Nota de concepto preliminar para las evaluaciones piloto de Whakatane se encuentra abierta para recibir comentarios

La nota conceptual para las evaluaciones pilotas de Whakatane ha sido concluido. Se puede descargar aqui

Tal y como se mencionó en el boletín electrónico del FPP de febrero pasado, se llevó a cabo una reunión en la Conferencia de “Compartir el poder” de la UICN CPAES realizada en Whakatane, Nueva Zelandia en enero 2011, entre los representantes indígenas, los presidentes de las tres comisiones de la UICN (CPAES,CMAP y CSE) y las sub-comisiones TILCEPA (por sus siglas en inglés) y TGER (por sus siglas en inglés), además de personal clave de la secretaría de la UICN (el Director del Programa del Medio Ambiente y Desarrollo, y el Asesor Sénior en Políticas Sociales), y otros funcionarios de la UICN, de la ONG Conservación Internacional y del FPP.

El resultado principal de dicha reunión y de las discusiones de seguimiento posteriores, fue un acuerdo para implementar una serie de medidas con el fin de evaluar la implementación de las resoluciones relacionadas con los pueblos indígenas, adoptadas en el 4° Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN (WCC4) en 2008. De esta manera se pueden identificar vacíos entre los compromisos y la práctica para ayudar a avanzar la implementación de las resoluciones.

Nota conceptual preliminar del Forest Peoples Programme - UICN para las evaluaciones piloto de Whakatane

Antecedentes

En la conferencia sobre “Compartir el poder: Una Nueva Visión para el Desarrollo” de la UICN CPAES llevada a cabo en Whakatane, Nueva Zelandia, en enero de 2011, se llevó a cabo una reunión entre los representantes indígenas, los presidentes de tres de las comisiones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza - UICN (la Comisión de Política Ambiental, Económica y Social (CPAES), la Comisión Mundial de Áreas Protegidas (CMAP) y la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE)); y las sub-comisiones (Tema sobre las comunidades indígenas y locales, la equidad y las áreas protegidas (TILCEPA) y el Tema sobre gobernanza, equidades y derechos (TGER)), además de personal clave de la secretaría de la UICN (el Director del Programa del Medio Ambiente y Desarrollo, y el Asesor Sénior en Políticas Sociales) y otros empleados de la UICN, de la Conservación Internacional y del FPP.

El resultado de dicha reunión fue un acuerdo para implementar una serie de medidas, conocido como el mecanismo de Whakatane.  Este mecanismo tiene como objetivo el revisar la implementación de las resoluciones relacionadas con los pueblos indígenas adoptadas en el 4° Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN (WCC4) realizado en Barcelona, España, en 2008, y el avanzar su implementación. Dicho mecanismo tendrá el fin de identificar vacíos entres los compromisos y la práctica.

Estas resoluciones, junto con el Plan de Acción de Durban y el Programa de trabajo sobre las áreas protegidas (PoWPA) de la Convención sobre la diversidad biológica (CDB) de las Naciones Unidas, son frecuentemente denominadas como el “nuevo paradigma de la conservación”.  En efecto, son cruciales para garantizar que las prácticas de conservación respetan los derechos indígenas, incluyendo aquellos especificados en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, así como su participación total y efectiva en las políticas y en la práctica. Desafortunadamente, la implementación de estas decisiones en apoyo de los pueblos indígenas ha tenido muchos altibajos, como se describe en numerosas publicaciones sobre los efectos sociales de la conservación.  Los detalles del acuerdo de Whakatane pueden encontrarse en línea (online), y las acciones específicas decididas se encuentran disponibles en el apéndice de este documento.

Dimensiones de género en la utilización consuetudinaria de la diversidad biológica por parte de los pueblos indígenas

La labor realizada recientemente por varios pueblos indígenas, como el levantamiento cartográfico de los terrenos de sus comunidades y la documentación de la utilización tradicional de los recursos, ha aportado conocimientos interesantes sobre las diferentes dimensiones de género que influyen en su utilización consuetudinaria de la diversidad biológica. En muchas comunidades indígenas existen claras divisiones entre las funciones y las tareas de los hombres y de las mujeres en lo que se refiere a la utilización de la diversidad biológica. Este artículo presenta algunos ejemplos extraídos de estudios de casos que han llevado a cabo el pueblo Wapichan del sudoeste de Guyana y los pueblos Karen y Hmong del norte de Tailandia. 

Protección del consentimiento libre, previo e informado en Indonesia

En estrecha colaboración con socios de Indonesia, el Forest Peoples Programme (Programa para los Pueblos de los Bosques) ayudó a convocar una reunión global de The Forests Dialogue (El Diálogo de los Bosques) dedicada a asegurar que el derecho al consentimiento libre, previo e informado (CLPI) sea respetado en Indonesia. El encuentro se desarrolló a lo largo de cuatro días del mes de octubre de 2010 en la provincia de Riau de la isla de Sumatra, Indonesia, con más de 80 participantes de variada procedencia, entre ellos pueblos indígenas, representantes de comunidades locales, organizaciones no gubernamentales, instituciones financieras internacionales, organismos gubernamentales y el sector privado. Esta reunión fue la primera de una serie de diálogos sobre el terreno que se ha planificado con la finalidad principal de explorar cómo los organismos gubernamentales, las empresas comerciales y las organizaciones no gubernamentales deberían respetar en la práctica el derecho de los pueblos indígenas y las comunidades locales a dar o denegar su consentimiento libre, previo e informado, a través de sus organizaciones representativas libremente elegidas, para actividades que puedan afectar a sus derechos.