Resources

Indonesia: La CAO de la CFI se retira de un proceso de mediación en la concesión de palma de aceite PT Asiatic Persada

La CAO (Oficina del Asesor en Cumplimiento/Ombudsman) de la Corporación Financiera Internacional (CFI) ha anunciado oficialmente que se retira del caso de PT Asiatic Persada tras la venta de la concesión por parte de Wilmar en abril de 2013 y la decisión de la nueva dirección de continuar la mediación a través de un equipo gubernamental en su lugar. Estos hechos se han producido a pesar de que las comunidades Batin Sembilan afectadas y varias ONG firmantes de una denuncia han pedido repetidas veces a la CAO que continúe haciendo de mediador y aliente a la empresa a seguir esta vía para solucionar el conflicto.

Un nuevo informe incita a instituciones nacionales de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil del sudeste de Asia a adoptar una nueva resolución sobre los derechos humanos y los agronegocios

Una serie de representantes de instituciones nacionales de derechos humanos de Filipinas, Indonesia, Tailandia, Malasia, Timor Oriental y Myanmar y de algunas organizaciones de la sociedad civil que apoyan esos derechos se reunieron en Bangkok del 7 al 9 de agosto, con el fin de evaluar la evolución del sector de los agronegocios en relación con los derechos humanos desde la Declaración de Bali sobre los Derechos Humanos y los Agronegocios en el Sudeste de Asia de 2011 (disponible solamente en inglés) y el Taller de Phnom Penh sobre los Derechos Humanos y los Agronegocios de 2012. Esta reunión tuvo además el fin de preparar un plan de acción para que los Estados partes respeten efectivamente los derechos humanos en el sector de los agronegocios. La reunión fue convocada por la Comisión Nacional Tailandesa de Derechos Humanos, con el apoyo del Forest Peoples Programme (Programa para los Pueblos de los Bosques) y la Iniciativa para los Derechos y los Recursos. 

Indonesia: llamamiento renovado al CERD de la ONU para que se suspenda el proyecto MIFEE en Papúa en espera de un recurso jurídico y el respeto de los derechos del pueblo indígena Malind

El 25 de julio de 2013 un total de 26 organizaciones indonesias e internacionales y el Forest Peoples Programme presentaron un informe ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) de las Naciones Unidas en el que le pedían que considerase la situación de los Malind y otros pueblos indígenas de Merauke en la provincia indonesia de Papúa, de conformidad con los procedimientos de alerta temprana y acción urgente del Comité. El informe resalta los enormes daños que el proyecto Estado Integrado de Alimentación y Energía de Merauke (proyecto MIFEE por sus siglas en inglés) ha causado a los papuanos indígenas. Se trata de un megaproyecto agroindustrial iniciado por el Estado que hasta la fecha cubre alrededor de 2,5 millones de hectáreas de tierras tradicionales indígenas en Merauke. Entre dichos daños se incluyen los siguientes: violación del derecho de los pueblos Malind a la alimentación, restricciones de la libertad de expresión, violación del derecho a dar o denegar su consentimiento libre, previo e informado, empobrecimiento debido a promesas incumplidas de beneficios económicos, apropiación mal regulada de tierras consuetudinarias sin la debida compensación, y menosprecio o cooptación de representantes e instituciones consuetudinarios. Una primera presentación ante el CERD de la ONU hace dos años llevó al Comité a aprobar el 2 de septiembre de 2011 una comunicación para el Gobierno de Indonesia bajo sus procedimientos de alerta temprana y acción urgente.  

Reseña literaria por Joji Cariño: « Pancur Kasih Empowerment Movement » y « Pancur Kasih Credit Union »

Consciente del valor histórico de la documentación, el Pancur Kasih Empowerment Movement (GPPK por sus siglas en indonesio) (Movimiento de Empoderamiento Pancur Kasih) pone por escrito la experiencia de sus 30 años de trabajo sirviendo de fuente de aprendizaje a generaciones presentes y futuras del GPPK, así como a activistas y organizaciones de pueblos indígenas del resto del mundo.

- Hitos de la labor del GPPK en respuesta a los problemas de la comunidad Dayak (1981-2011)

Introducción

Indonesia: el gigante del aceite de palma Wilmar defrauda una vez más a comunidades locales y pone en peligro sus futuros

Wilmar, gigante del aceite de palma y miembro de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO por sus siglas en inglés), ha llegado a un acuerdo para la venta de su concesión de palma de aceite PT Asiatic Persada sin consultar previamente a las comunidades indígenas Batin Sembilan, que ya habían iniciado un proceso de mediación en un conflicto por la tierra, y sin obtener o respetar su consentimiento libre, previo e informado. El acuerdo de venta a empresas que no son miembros de la RSPO ni están financiadas por la Corporación Financiera Internacional (CFI) pone en peligro el actual proceso de mediación de la Oficina del Asesor en Cumplimiento/Ombudsman (CAO por sus siglas en inglés) de la CFI iniciado a principios de 2012 con motivo de numerosos conflictos por la tierra surgidos en dicha concesión.

El Presidente de Indonesia se compromete a reconocer los derechos colectivos de los pueblos indígenas a sus territorios

En una importante declaración en una reunión internacional de algunos de los mayores compradores del aceite de palma y la pulpa de papel de Indonesia, su presidente Susilo Bambang Yudhoyono anunció nuevas medidas para contener la deforestación. Aceptando la responsabilidad de la «neblina» peor de lo normal generada por la quema de árboles en plantaciones de Sumatra, que ha hecho la vida imposible a los habitantes de Singapur y el sur de Malasia (así como de la propia Sumatra), el Presidente vinculó la necesidad de fortalecer el control de los bosques con la de asegurar los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades que dependen de ellos.

La política del Banco Mundial para el aceite de palma

En 2011 el Grupo del Banco Mundial (GBM) adoptó un marco y una estrategia de inversión en el sector del aceite de palma. El nuevo planteamiento fue adoptado siguiendo las instrucciones del anterior presidente del Banco Mundial Robert Zoellick, después de que una auditoría condenatoria realizada por la Oficina del Asesor en Cumplimiento/Ombudsman (órgano semi-independiente de la Corporación Financiera Internacional [CFI]) mostrase que el personal de la CFI estaba financiando al gigante del aceite de palma Wilmar sin la diligencia debida y en contra de las normas de desempeño de la CFI. Wilmar es el mayor comerciante de aceite de palma del mundo, suministrando al menos el 45% del aceite de palma que se comercializa mundialmente. La auditoría, realizada en respuesta a una serie de quejas detalladas del Forest Peoples Programme o FPP (Programa para los Pueblos de los Bosques) y sus socios, confirmó muchas de nuestras sospechas de que Wilmar estaba ampliando sus operaciones en Indonesia violando los requisitos legales, las normas de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO) y las normas y procedimientos de la CFI. Casi inmediatamente después de que comenzase la auditoría, la CFI se deshizo de sus numerosas inversiones de aceite de palma en el sudeste de Asia.<--break->

Resumen selecto de la experiencia de los pueblos indígenas asiáticos con las políticas de financiación de préstamos de las instituciones financieras internacionales

Los proyectos y las intervenciones programáticas de bancos multilaterales de desarrollo tienen un historial de violaciones sistemáticas y generalizadas de los derechos humanos de los pueblos indígenas en Asia. En muchos países, los pueblos indígenas han sido sometidos a desplazamientos generalizados y a la pérdida irreversible de sus medios de vida tradicionales. Detrás de estas violaciones de los derechos humanos está la negación de los derechos de los pueblos indígenas a sus tierras, territorios y recursos, y de su derecho a dar su consentimiento libre, previo e informado (CLPI) para proyectos e intervenciones programáticas, incluidas las que se hacen en aras del desarrollo sostenible y humano. Entre ellos, los grandes proyectos de infraestructura (construcción de presas y autopistas) y los proyectos de «conservación» medioambiental han tenido los impactos adversos más perjudiciales sobre los pueblos indígenas. Hay un gran número de ejemplos de proyectos de este tipo que han afectado negativamente a comunidades de pueblos indígenas de países asiáticos. 

Normas voluntarias del sector privado

La indignación pública ante los expolios de negocios mal regulados ha conducido a un creciente reconocimiento de la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos, y de que se necesitan  regulaciones más estrictas para mejorar la forma en que se fabrican los productos y asegurar que el medio ambiente y los derechos de los pueblos son respetados y protegidos.