Resources

Posicionamiento de la sociedad civil de América Latina y el Caribe sobre el borrador de la nueva Política Ambiental y Social y los Estándares Ambientales y Sociales del Banco Mundial

Las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales de América Latina y el Caribe abajo firmantes deseamos manifestar nuestra gran preocupación y descontento respecto al proceso de revisión de las Políticas de Salvaguardas Ambientales y Sociales del Banco Mundial, así como con el actual borrador de la nueva Política Ambiental y Social y con los Estándares Ambientales y Sociales, que el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, BIRF (que hace parte del Grupo del Banco Mundial) ha publicado.

El Banco Mundial socava las normas jurídicas regionales y mundiales sobre los derechos de los pueblos indígenas

El Banco Mundial ha estado revisando su conjunto de políticas de salvaguardia desde finales de 2010 (ver boletines de noticias del FPP de abril de 2014, octubre de 2013, abril de 2013, octubre de 2012 y octubre de 2011). El Banco ha pasado estos últimos cuatro años en «modo de escucha» mientras recibía miles de comentarios de circunscripciones de todo el mundo a las que el Banco apenas ha dado respuestas concretas o no ha dado ninguna. Hay mucho en juego en este proceso de revisión, ya que el Banco pretende incluir protecciones críticas a nivel de proyecto aplicables a los resultados sociales y ambientales en el proceso más amplio de reforma del Banco supervisado por el presidente Kim.

Cómo va a diseñar el Banco Mundial su trabajo en el futuro

Como parte de los cambios y reformas que se están haciendo en el Banco Mundial bajo el liderazgo del Dr. Jim Kim, el Banco ha hecho público un nuevo e importante proceso de políticas al que se refiere como «nuevo enfoque de la participación en los países» y ha iniciado consultas sobre el mismo. Este proceso es un método de dos pasos mediante el cual el Banco diseñará todas sus intervenciones y actividades en cada país.

Los pueblos indígenas y las ONG instan a la ONU a centrarse en los impactos que tienen las instituciones financieras multilaterales en los derechos humanos

El Consejo de Derechos Humanos, el máximo órgano de las Naciones Unidas encargado de supervisar las normas de derechos humanos, acaba de finalizar una reunión en Ginebra. Un grupo de organizaciones indígenas y organizaciones no gubernamentales ha presentado al Consejo una declaración en la que le insta a considerar urgentemente las obligaciones de las instituciones financieras multilaterales en lo que se refiere a los derechos humanos y a proporcionar orientación al respecto. Dado que dichas instituciones están examinando y actualizando sus sistemas de salvaguardia, se trata de un asunto de crucial importancia. 

Introducción: ¿Por qué importan las salvaguardias?

Las denominadas «normas de salvaguardia» para instituciones financieras internacionales surgieron como consecuencia de megaproyectos de colonización agrícola destructivos y proyectos forestales dañinos financiados por el Banco Mundial en la Amazonía, Indonesia y la India en las décadas de los 70 y los 80.[i] Desde entonces, muchos otros bancos multilaterales de desarrollo y organismos de fomento del desarrollo han adoptado sus propias políticas de salvaguardia con sus correspondientes mecanismos de denuncia. Además de la necesidad de proteger los derechos de las comunidades frente a inversiones en proyectos de desarrollo destructivos, cada vez está más claro que incluso proyectos bien intencionados de conservación y de «desarrollo de las comunidades» pueden causar daños y violar derechos si no están adecuadamente diseñados y no protegen los derechos humanos y los hábitats frágiles.[ii] 

¿Hacia delante o hacia atrás? El examen y actualización de las salvaguardias del Banco Mundial (2012-14)

Actualmente el Banco Mundial está llevando a cabo un «examen y actualización» de ocho de sus diez políticas de salvaguardia social y ambiental que va a durar dos años. Diversas ONG han resaltado que el Banco Mundial debe utilizar el examen como una oportunidad para mejorar sus normas y reforzar los sistemas de aplicación y cumplimiento para aumentar su obligación de rendir cuentas y entregar resultados que contribuyan al desarrollo sostenible. Al mismo tiempo han manifestado que les preocupa que el plan del Banco para «consolidar» sus políticas, con un mayor énfasis en el uso de sistemas nacionales para abordar las cuestiones relativas a las salvaguardias, pudiera acabar en normas debilitadas y una menor rendición de cuentas por parte del Banco y los gobiernos prestatarios ante las comunidades afectadas y el público.

La política de bosques del Banco Mundial

Mientras el Banco Mundial examina sus normas medioambientales y sociales, no debemos dejar pasar una gran oportunidad para revisar su enfoque de los bosques 

Los impactos negativos de proyectos financiados por el Banco Mundial en bosques tropicales han sido durante décadas motivo de preocupación para la sociedad civil y los pueblos de los bosques. En los años 80 del siglo pasado, los megaproyectos del Banco Mundial en el Amazonas y en Indonesia en apoyo de proyectos de infraestructura, colonización agrícola y transmigración fueron muy criticados por el público. Eso a su vez generó una presión política que fue clave para que el Grupo del Banco Mundial adoptase normas sociales y medioambientales obligatorias, conocidas como salvaguardias, para demostrar su compromiso con la prevención de daños a los pueblos y al medio ambiente (Ver artículo n.° 1).

Próxima publicación: edición especial del E-Boletín del FPP sobre salvaguardias

El próximo boletín electrónico de noticias del FPP será una edición especial sobre salvaguardias, en la que se investigan los procesos en curso de actualización y revisión del Banco Mundial así como cuestiones más amplias de las salvaguardias  relacionadas con la financiación para hacer frente al cambio climático, las normas del sector privado y las inversiones de los bancos regionales de desarrollo. 

Actualizaciones de las salvaguardias del Banco Mundial

El examen y la actualización de las salvaguardias del Banco Mundial que se están llevando a cabo en estos momentos constituyen la primera y más importante oportunidad para modernizar las políticas del Banco y fortalecerlas con el fin de cumplir las normas internacionales de derechos humanos y de medio ambiente. Un exhaustivo y efectivo proceso de actualización también ofrece la tan necesaria posibilidad de eliminar las lagunas y rectificar los puntos sistémicos débiles del marco de salvaguardias del Banco Mundial, incluidas las deficiencias de los mecanismos de aplicación de las mismas. El Forest Peoples Programme o FPP (Programa para los Pueblos de los Bosques) y otros observadores del Banco están muy ocupados preparando aportaciones tempranas independientes al proceso de examen del Banco, incluso dentro del diseño del enfoque del proceso de consulta del Banco.  Como parte de otras reformas más amplias emprendidas por el nuevo presidente del Banco Mundial, el Dr. Jim Kim, este examen de las salvaguardias podría contribuir significativamente a definir una nueva dirección para el Banco y reflejar un nuevo conjunto de valores.

Los pueblos indígenas piden al nuevo Presidente del Banco Mundial que fortalezca las salvaguardias para proteger sus derechos

Mientras el recién nombrado Presidente del Banco Mundial toma posesión de su cargo, en Río+20 98 organizaciones de pueblos indígenas y 48 ONG hicieron pública una carta abierta dirigida a Jin Yong Kim para expresarle su frustración y preocupación ante el examen en curso de las políticas de salvaguardia y la progresiva disolución e incumplimiento de los compromisos de respetar los derechos de los pueblos indígenas.

La controvertida propuesta Programas por Resultados (P4R) del Banco Mundial hace saltar las alarmas

En marzo de 2011 el Banco Mundial lanzó una controvertida propuesta que permitiría la concesión de lo que se llamarían préstamos programáticos a países prestatarios para que lleven adelante proyectos sin aplicar las políticas específicas de salvaguardia de Banco. Tanto organizaciones de la sociedad civil como pueblos indígenas han llamado la atención sobre graves problemas planteados por esta iniciativa, y temen que en su forma actual reduzca la obligación de rendir cuentas de la financiación del Banco Mundial, y lance a bancos multilaterales y regionales de desarrollo de todo al mundo a una carrera hacia los estándares sociales y ambientales más bajos. A pesar de las recientes garantías que el Banco ha dado por escrito de que la transparencia de la información, la evaluación de los riesgos y la aplicación de salvaguardias no se verán debilitados por el instrumento P4R, los críticos señalan que las propuestas de P4R existentes no contienen protecciones sociales y ambientales adecuadas y permitirían que los países se saltaran las salvaguardias e impulsaran proyectos sin el debido escrutinio público.

Tanto ONG como organizaciones de pueblos indígenas, incluido el FPP, están apelando al Banco para que frene todo el proceso y se asegure de que cualquier propuesta de P4R sea sometida a consultas apropiadas e incluida en el examen más amplio de las políticas de salvaguardia del Banco que se llevará a cabo en 2012.[1]