Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB): reconocimiento sin precedentes de que la diversidad biológica, los derechos humanos y los procesos de desarrollo son interdependientes

Side Event
Side event
By
Caroline de Jong

Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB): reconocimiento sin precedentes de que la diversidad biológica, los derechos humanos y los procesos de desarrollo son interdependientes

Tres semanas después del diálogo mundial sobre los derechos humanos y la conservación de la diversidad biológica celebrado en el Monte Elgon, Kenia, las reuniones del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de las Naciones Unidas también se centraron más que nunca en estos vínculos y en ellas se exploró el papel que podría tener el CDB.

El viernes 15 de diciembre SwedBio, FPP y Natural Justice organizaron un evento paralelo para compartir información y reflexiones sobre el diálogo. En su presentación de apertura, Joji Carino, asesora superior de política del FPP, se refirió a los informes de los relatores especiales de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas y sobre los derechos humanos y el medio ambiente.

Claudia Ituarte Lima (asesora de derecho ambiental internacional de SwedBio y jefa de proyectos de investigación del Centro de Resiliencia de Estocolmo) recalcó que ya es hora de integrar la diversidad biológica y los derechos humanos en las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica después de 2020. Invitó a los más de 60 participantes a recapacitar sobre cómo el ODS 16 (referente a la paz, la justicia e instituciones sólidas) nos puede ayudar como ejemplo en el CDB y dijo que es lógico tener un objetivo específico en el marco de la diversidad biológica después de 2020, pero también que la «justicia y los derechos» se entrelacen.

Tanya Mc Gregor’s (oficial de programas de género de la Secretaría del CDB) también abordó en su presentación los vínculos con los derechos humanos en varios artículos, protocolos, códigos de conducta y directrices del CDB así como en su Plan de Acción sobre Género, varias metas de Aichi para la diversidad biológica y los razonamientos en los que se basa su actual Plan Estratégico. Además mencionó la participación directa de la Secretaría del CDB en diálogos en torno a la diversidad biológica y el derecho a un medio ambiente saludable organizados con la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, y la contribución del CDB al reciente informe de los relatores especiales. Mencionó que el CDB quiere adoptar un enfoque integrado del proceso posterior a 2020 que está muy en línea con la Agenda 2030 y los ODS.

Por primera vez, los documentos y debates del CDB también prestaron especial atención a la integración de la diversidad biológica en sectores clave como el de la minería, la energía y las infraestructuras.

La secretaria ejecutiva del CDB, la Dra.. Cristiana Paşca Palmer (en el cargo desde enero) también mencionó un nuevo enfoque en el proceso del CDB en su declaración de apertura, y en su discurso de apertura de la 10.ª reunión del Grupo de Trabajo del CDB sobre el Artículo 8 j) y Disposiciones Conexas llamó explícitamente la atención sobre el alarmante aumento de los asesinatos de defensores del medio ambiente e insinuó que el CDB también tiene un papel que desempeñar.

Estas fueron sus palabras: «Los pueblos indígenas son los protectores de la vida en la Tierra. Pero pagan un alto precio por serlo. Las estadísticas que Global Witness divulgó en julio de 2017 revelaron que se cometen asesinatos de defensores del medio ambiente a un ritmo de casi cuatro a la semana. Además muchos de los defensores del medio ambiente, si no la mayoría, son indígenas, sobre todo mujeres. Aparte de todos los asesinados, miles más se enfrentan a amenazas, ataques, acoso, infamación, vigilancia y detención arbitraria. Por tanto, es urgente que el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y su familia, entre ellos el CDB, se posicione inmediatamente en contra de esta creciente ola de abusos contra los defensores del medio ambiente y la impunidad reinante con que se cometen estos actos. La Secretaría se compromete a trabajar con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en una política de “Promoción de una mayor protección para los defensores del medio ambiente”, como nuestra contribución para abordar esta crisis creciente».

Eso equivale a una ruptura total con los primeros tiempos del Convenio, cuando las cuestiones de derechos humanos eran un «tema intocable» y se consideraba que su mandato solo incluía cuestiones estrictamente relacionadas con la diversidad biológica. Varias declaraciones de organizaciones de la sociedad civil recibieron con satisfacción el mensaje y expresaron su interés en participar en los debates en curso entre el CDB y el PNUMA.

Esta semana de reuniones del CDB mostró que los procesos internacionales –UICN, CDB, ODS y procesos de derechos humanos– están cada vez más interconectados. En la sesión de recapitulación de este evento Joji Carino concluyó lo siguiente: «Nuestros mensajes están empezando a unirse, ya no van por separado».

A la luz de las negociaciones sobre la integración de la diversidad biológica en sectores clave como el de la minería, la energía, las infraestructuras, la agricultura, la silvicultura y la pesca, las Partes en el CDB tendrán que adoptar un enfoque de derechos humanos y proteger a los defensores del medio ambiente en cualquier la labor del Convenio.

Lea también: ECO, volumen 55, número 4, viernes 15 de diciembre de 2017 (disponible solamente en inglés) http://cbd-alliance.org/sites/default/files/documents/ECO-55-4.pdf

Lea el discurso de apertura de la Dra. Paşca Palmer aquí (disponible solamente en inglés): https://www.cbd.int/doc/speech/2017/sp-2017-12-13-wg8j10-en.pdf