Las mujeres sengwer del bosque de Embobut piden ayuda

Sengwer singing group
Sengwer singing group
By
Nadia Stone

Las mujeres sengwer del bosque de Embobut piden ayuda

Más de veintidós veces nuestra comunidad ha sido desalojada forzosamente de nuestra tierra ancestral en el bosque de Embobut, en las colinas de Cherangany, por el Servicio Forestal de Kenia (KFS, por sus siglas en inglés), una agencia del Gobierno que se supone que es responsable de la protección de los bosques en el país.

A pesar de la evidencia científica de que los bosques están mejor protegidos cuando se encuentran en manos de las comunidades indígenas, el Gobierno de Kenia, a través de su agencia KFS, sigue llevando a cabo desalojos de la comunidad Sengwer. Estos desalojos se agravan por los fondos adquiridos por el Gobierno de Kenia de socios de desarrollo y de la conservación como el Banco Mundial y la UE.

Entre 2007 y 2013 el Banco Mundial financió el Proyecto de Gestión de Recursos Naturales (NRMP por sus siglas en inglés) en el bosque de Embobut, un proyecto que expuso a la comunidad a los desalojos por parte de su propio Gobierno. Los efectos de estos desalojos en las mujeres y los niños son muy adversos y perjudiciales ya que quedan expuestos a mucho frío y sufrimiento por la destrucción de sus hogares, su ropa y sus alimentos.

La UE se encuentra en proceso de financiar al Gobierno de Kenia (el KFS) para que lleve a cabo un proyecto para la protección de depósitos de agua y de mitigación y adaptación al cambio climático (proyecto WaTER) en esa misma zona alta donde la comunidad ha sido desalojada de manera constante desde 2013, al igual que en el área del Monte Elgon. Un grupo de mujeres sengwer, al igual que otros miembros de la comunidad, se encuentran preocupados de que estos fondos den un mayor poder al KFS para que los desaloje aún más. Existe una rápida pérdida de la cultura, la paz y la armonía, y en su lugar esos desalojos traen una pobreza severa.

El sufrimiento experimentado por las mujeres incluye la pérdida(a través de la quema) de las medicinas tradicionales que utilizan para tratar a sus hijos, la pérdida de la propiedad familiar, de los libros para niños y otros materiales de lectura, así como la pérdida de los  lazos familiares ya que los miembros de la familia se encuentran dispersos y asustados, el abuso y acoso sexual y la tortura psicológica asociada a los horribles actos de desalojo.

A pesar de todo esto, las mujeres se han manifestado fuertemente para hablar en contra de los desalojos a los funcionarios del Gobierno. Ellas han utilizado además canciones para contar a otros sus preocupaciones, sus sufrimientos y el apego que tienen con sus tierras ancestrales.

Las mujeres sengwer de Embobut disfrutarán la vida al igual que cualquier otra mujer en el mundo cuando:

  • La comunidad de financiación, es decir, el Banco Mundial, la UE y otras agencias de financiación de la conservación reconozcan los derechos ancestrales a la tierra de los sengwer para vivir, manejar y conservar sus tierras.
  • Estas organizaciones de financiación detengan los fondos hasta que el Gobierno de Kenia escuche y aborde las preocupaciones de la comunidad indígena Sengwer.
  • El Gobierno de Kenia detenga los desalojos para permitir a los niños sengwer ir al colegio de manera pacífica como otros niños en el condado.

NB: Detrás de cada persona en uniforme se encuentra un ser humano, un corazón humano, un alma humana, una humanidad común que nos unifica a todos. Detengan los desalojos. Dejen el acoso de las mujeres, dejen la quema de los libros y dejen de arruinar el futuro de nuestros hijos.

 

 

The situation of the Sengwer