Los pueblos indígenas y las comunidades afrodescendientes de Colombia y el Perú piden mejores protecciones a los derechos

23Oct2018
23Oct2018

Los pueblos indígenas y las comunidades afrodescendientes de Colombia y el Perú piden mejores protecciones a los derechos

Entre el 25 y el 26 de septiembre de 2018, los pueblos indígenas, las comunidades afrodescendientes y los defensores de derechos humanos del Perú y Colombia se reunieron en un taller binacional en Cauca (Colombia) con el FPP y algunos aliados, incluyendo el Instituto de Defensa Legal del Perú, con el fin de compartir estrategias y experiencias en su trabajo de promoción de los derechos colectivos territoriales y la libre determinación de sus pueblos. Además de haber acordado establecer una plataforma para el intercambio de información entre los participantes, el final del encuentro, co-organizado con el Palenke Alto Cauca, estuvo marcado por la adopción de una carta abierta instando a los gobiernos, las autoridades legales, las empresas y la comunidad internacional a tomar acciones que permitan mejorar las protecciones legales para la seguridad de la tierra y los derechos humanos, junto con medidas más efectivas para sancionar a los acaparadores de tierras y los responsables de la violencia e intimidación.

---

CARTA ABIERTA DE LOS PUEBLOS INDIGENAS Y AFRODESCENDIENTES DE COLOMBIA Y PERÚ

Los pueblos indígenas Kichwa de la región de San Martin-CEPKA, Shipibo de la región de Ucayali – FECONAU y Nación Wampis de la región de Amazonas y Loreto de Perú, y los pueblos indígenas Embera Chamí del Reguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta, de los municipios de Ríosucio y Supia, en el departamento Caldas,  las  y los delegados de  la Gente de Centro del Consejo Regional Indígena Medio Amazonas de Colombia y el pueblo afrodescendiente representados en el Palenque Alto Cauca, del Proceso de Comunidades Negras; y con sus aliados Forest Peoples Programme (Países Bajos y Reino Unido) y el Instituto de Defensa Legal (Perú), reunidos en el evento binacional “Promoviendo los derechos territoriales colectivos y la libre determinación de los pueblos indígenas y afro-descendientes de Colombia y el Perú: intercambio de conocimientos entre pueblos y aliados”, realizado en la ciudad de Santander de Quilichao, Departamento del Cauca- Colombia, los días 25 a 26 de septiembre 2018, queremos manifestar lo siguiente:

  1. Constatamos y evidenciamos el proceso sistemático de despojo de los territorios ancestrales que venimos sufriendo, por parte del Estado, las empresas privadas y por actores armados al margen de la ley, a pesar del reconocimiento por la legislación nacional y por el derecho internacional de derechos humanos, con la finalidad de seguir apropiándose de las riquezas naturales existentes en nuestros territorios.
  2. Constatamos que a pesar de la protección reforzada brindada por el derecho internacional de los derechos humanos, la que se concreta en el reconocimiento de la propiedad colectiva de los pueblos indígenas y afrodescendientes sobre nuestros territorios ancestrales que hemos ocupado tradicionalmente, los Estados arriba mencionados no cumplen con sus obligaciones internacionales de brindar una protección efectiva e idónea.
  3. Evidenciamos que los líderes y lideresas de nuestros pueblos y organizaciones indígenas y afrodescedientes, vienen siendo sistemáticamente criminalizados, amenazados y perseguidos, incluso asesinados, como consecuencia de la defensa de nuestros territorios, de los derechos al ejercicio del gobierno propio, todo ello ante la desidia, la indiferencia y complicidad de los órganos estatales llamados a garantizar nuestros derechos.
  4. A pesar de todas las problemáticas de inseguridad, que viven nuestros territorios, seguimos y seguiremos afirmando nuestras identidades y propias prácticas culturales que nos permiten mantener y vivir nuestras tradiciones ancestrales que hacen parte de nuestras vidas y nuestra autonomía. De igual manera, reafirmamos nuestra voluntad, nuestra responsabilidad y nuestro compromiso de seguir defendiendo las fuentes y cuerpos de agua, los bosques, los animales, las semillas, la dignidad de nuestros pueblos, la autonomía territorial, el fortalecimiento del gobierno propio, nuestras cosmovisiones y la paz con justicia social, pues es la única manera de garantizar no solo la pervivencia de nuestros pueblos, sino la vida de toda la humanidad.
  5. Convocamos a todos los pueblos, a las organizaciones de la sociedad civil, a las ONGs nacionales e internacionales, a la academia, a los medios de comunicación y a los estados comprometidos con los derechos humanos y a personas sensibles y con conciencia social, a sumarse a este llamado por la vida.
  6. Exigimos a los Estados y a las instancias de justicia a que cumplan con sus obligaciones y responsabilidades de respetar los derechos humanos y en caso de violaciones cometidas por particulares, les recordamos su obligación de prevenir, investigar y sancionar a los responsables y reparar a las víctimas.   Igualmente instamos a las empresas, inversionistas e instituciones financieras que cumplan con sus compromisos y responsabilidades de respetar los derechos humanos y aplicar una debida diligencia rigurosa para prevenir lesiones, daño y violaciones a nuestros pueblos y territorios.
  7. Revindicamos la importancia cultural, social, política, espiritual e histórica que tienen nuestros territorios ancestrales, que son fuente de identidad y vida para nuestros pueblos. ¡El territorio es la vida y la vida no se vende, se ama y se defenderá para siempre!