Comunicado de prensa: Fue asesinado el líder indígena de derechos humanos en Costa Rica

Press Release
Press Release

Comunicado de prensa: Fue asesinado el líder indígena de derechos humanos en Costa Rica

19 de marzo de 2019: Anoche, aproximadamente a las 9:15pm en Costa Rica, el amado líder indígena del pueblo Bribri, Sergio Rojas Ortiz, fue asesinado mientras estaba solo en su casa en Yeri, ubicada en el territorio indígena de salitre (Puntarenas, Costa Rica).  Dos vecinos Bribri habrían escuchados 15 disparos. Parece que el asaltante armado entró en la parte trasera de la casa de Sergio.  Los vecinos llamaron a 911.  Más de una hora después llegó la policía.  Eventualmente los miembros de la Cruz Roja entraron y confirmaron que Sergio murió de múltiples heridas de bala.

Sergio Rojas fue el líder del movimiento indígena Bribri que buscaba recuperar pacíficamente sus tierras ancestrales y defender los derechos humanos de su pueblo.  Fue el Coordinador Legal y Político del Consejo tradicional de los Bribri (el Consejo de Iriria DITSÖ Ajkönuk Wakpa).  Fue miembro del órgano coordinador del Frente Nacional de Pueblos Indígenas (FRENAPI), y una vez fue Presidente de la Asociación de Desarrollo Integral (ADI) (órgano de gobierno local en salitre).

El Sr. Rojas es bien conocido por los funcionarios nacionales e internacionales por su trabajo en nombre de los pueblos indígenas.  Esta no fue la primera vez que Sergio ha sido amenazado o disparado por su trabajo como defensor de derechos humanos para su pueblo.  Durante años, el pueblo Bribri ha sido objeto de otra violencia, amenazas y litigios de represalia por su inquebrantable lucha por defender sus tierras, su cultura y sus instituciones tradicionales.  De hecho, debido a la urgencia y gravedad de su situación, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió Medidas Cautelares en abril de 2015 ordenando al Gobierno de Costa Rica tomar medidas para proteger la vida y la integridad física del Pueblo Bribri y sus miembros.  El Gobierno había sido advertido repetidamente de que si no hacían algo, podrían producirse muertes.  Sin embargo, después de años de comunicaciones con el gobierno, incluido un Protocolo fallido y no implementado para cumplir con las Medidas Cautelares, el Estado ha hecho poco para mejorar la seguridad en Salitre, desalojar y enjuiciar a los instigadores conocidos de violencia, y devolver sus tierras al Pueblo de las manos de los ocupantes ilegales (según lo exija la ley).

En los últimos meses, los miembros del Pueblo Bribri han sido amenazados casi diariamente por ocupantes ilegales en su territorio-a menudo detonando pequeños explosivos, disparando tiros a sus tierras y granjas, quemando sus árboles y destruyendo estructuras.  Los Bribri llaman a la policía, que llegan horas después, y hacen poco.  En un caso, la policía se retiró y se les dijo que una unidad volvería si hay nueva violencia o para recoger a los muertos. En los últimos años han ocurrido decenas de ataques y amenazas (quema de casas, ataques y amenazas por machetes y pistolas, dejando a las familias huyendo de sus casas por la seguridad).  Sin embargo, ningún perpetrador ha sido sancionado.  Hace apenas tres días, grupos de hombres armados se reunieron alrededor de una granja recientemente recuperada conocida como ‘la Huaca’ en Salitre.  Dispararon sus armas en la granja para asustar a los Bribri en su interior.  La policía llegó varias horas después de ser llamado, pero sólo permaneció en las afueras de la propiedad.  Tenían miedo de entrar. Se fueron después de no hacer nada más que decir a los indígenas que deben presentar una denuncia.

El Gobierno de Costa Rica tiene que asumir sus responsabilidades para proteger a los pueblos indígenas Bribri de Salitre.  Las autoridades deben llevar a cabo una investigación exhaustiva y encontrar y sancionar a la(s) persona(s) responsable(s) de la muerte de Sergio.  Como ha reconocido la Comisión y el Gobierno, la causa subyacente de esta violencia es la inseguridad de la tenencia de tierras en la región – en particular, la ocupación masiva e ilegal.  El Estado debe detenerse con sus retrasos, y excusas, y desalojar a los ocupantes no indígenas, frecuentemente los instigadores de la violencia.

Este es un día triste no sólo para los pueblos indígenas Bribri, sino para todos los que conocían y amaban a Sergio, y para todos los pueblos indígenas en territorios indígenas de Costa Rica enfrentando a la misma situación.  También es un día triste para los defensores de los derechos humanos y todos los buenos ciudadanos de Costa Rica que quieren vivir en una sociedad de justicia y del estado de derecho y que esperan mucho más de su gobierno.  Exhortamos a todos ustedes a recordar a Sergio Rojas Ortiz, a mantener viva su lucha por los derechos humanos, a apoyar a los pueblos indígenas de Costa Rica, y a pedir al Gobierno que actúe de inmediato.

Para más información:

Contacte con Vanessa Jiménez, Abogada Senior del Programa para los Pueblos de los Bosques (Forest Peoples Programme), y asesora legal de los pueblos indígenas Bribri de salitre: + 1 202 215 8418, WhatsApp (mismo número), vjimenez3432@gmail.com.