Indígena sengwer asesinado a tiros por guardias financiados por la UE

Sengwer ancestral land
Sengwer ancestral land
By
Elias Kimaiyo

Indígena sengwer asesinado a tiros por guardias financiados por la UE

Robert Kirotich, de 41 años de edad, ha sido asesinado hoy por guardias financiados por la UE que trabajan para el Servicio Forestal de Kenia (KFS por sus siglas en inglés). Los guardias se llevaron otro hombre herido, David Kipkosgei Kiptilkesi, y su estado es desconocido.

A las 2:00 pm de hoy, Robert Kirotich estaba arreando su ganado en Kapkok Glade, en la zona del bosque de Embobut en las colinas de Cherangany, al oeste de Kenia, cuando fue atacado por un grupo de alrededor 40 guardias que trabajan para el Servicio Forestal de Kenia. Fue asesinado a tiros y su cuerpo fue recuperado por miembros de la comunidad a las 6:30 pm de hoy.

El día de Navidad, los guardias empleados por el KFS entraron a las tierras de los sengwer y los desalojaron a la fuerza, supuestamente en nombre de la conservación. Luego de desalojarlos incendiaron sus hogares. La violencia fue uno de los muchos desalojos forzosos que la comunidad ha sufrido, y que desagraciadamente han seguido llevándose a cabo: el 29 de diciembre, el 1 de enero y hasta el día de hoy. El 4 de enero, los sengwer celebraron una conferencia de prensa haciendo un llamamiento pidiendo un cambio para este año que empieza.

Tres Relatores Especiales de las Naciones Unidas escribieron esta semana a la UE instándola para que suspenda la financiación del Proyecto WaTER. John H. Knox, Relator Especial sobre los derechos humanos y el medio ambiente, se refirió a las obligaciones en materia de derechos humanos relacionadas con el disfrute de un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible y dijo conjuntamente con Michel Forst, Relator Especial sobre la situación de los defensores de derechos humanos, y Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas: “Instamos a las autoridades de Kenia a detener urgentemente los desalojos de la comunidad Sengwer y llevar a cabo investigaciones imparciales de estos ataques. Además, instamos a la Unión Europea a suspender la financiación del proyecto hasta que se hayan adoptado medidas para defender y respetar las normas internacionales sobre los derechos de los pueblos indígenas."

Los guardias trabajan para el Proyecto para la protección de depósitos de agua y de mitigación y adaptación al cambio climático (WaTER), un programa de 31 millones de euros que declara que su objetivo es ayudar a erradicar la pobreza al mejorar la productividad de los servicios de ecosistemas en dos de las cinco torres de agua de Kenia.

Otro hombre sengwer, Paul Kitum Kiptuga, recibió un disparo hace una semana mientras estaba en su casa.  Él dijo: “Alrededor de las 12:30 del mediodía cerca de10 guardias del Servicio Forestal de Kenia llegaron a mi casa. En ese momento había un miembro de la comunidad que estaba viviendo cerca y vio a los guardias del KFS que venían hacia mi casa, y gritó fuertemente que ellos estaban viniendo, que yo debía correr lo más rápido posible. Abandoné todo y corrí”.

“Los guardias del KFS me vieron a 300 metros de mi hogar. Como yo estaba escapándome, miré hacia atrás para ver qué tan cerca estaban. En ese momento los vi que iban a disparar y entonces escuché el disparo y una bala pasó volando cerca de mí”.

“Luego del primer disparo empezaron a gritar que me detuviera, y otros estaban gritando ‘mátenlo, mátenlo, mátenlo’. Otra bala pasó junto a mí y entonces pude entrar al bosque. Escuché el último disparo mientras desaparecía en el bosque, y crucé el arroyo que los frenaba mientras trataban de perseguirme”.

“Luego, los guardias del KFS regresaron a mi vivienda y yo me subí a un lugar más alto para poder ver lo que iban a hacer. Los vi claramente recoger papel y cobijas y otras cosas para ponerlos dentro de mi casa antes de prenderle fuego”.

Los sengwer hacen un llamamiento para que se detenga el proyecto WaTER de la UE. Aplauden su objetivo de proteger los bosques pero declaran que la financiación de una agencia del Gobierno, KSF, que actúa de manera tan inhumana, sin ningún interés en los derechos humanos o la conservación, es una forma de destruir  la comunidad misma que depende, cuida y protege sus tierras ancestrales, es decir el bosque de Embobut.

Milka Chepkorir Kuto, una mujer sengwer dijo: “¿cuántos de nosotros tendremos que morir para que nos escuche la UE”?

Yator Kiptum, un líder sengwer, dijo: “La UE debe actuar ahora cancelando el Proyecto WaTER. ¿Cuántos sengwer más tienen que morir en manos de los guardias del KFS antes de que la UE escuche a los miembros sin voz de los pueblos indígenas Sengwer, que solamente están tratando de vivir pacíficamente en sus tierras ancestrales?

Final

Notas

La violencia en contra del pueblo Sengwer ha tomado la forma de desalojos forzados, arrestos arbitrarios, quema de sus hogares y la violencia.

El artículo 63.2.d.ii de la Constitución de Kenia reconoce el derecho de los pueblos indígenas a controlar y manejar su tierra.

Entre 2007 y 2013 el Banco Mundial financió el Proyecto de Gestión de Recursos Naturales (NRMP por sus siglas en inglés) en el bosque de Embobut, cuyo resultado fueron años de desalojos forzosos del pueblo Sengwer. A pesar de esto, la UE comenzó a financiar un proyecto en esa misma área. El Proyecto WaTER cuenta con 31 millones de euros y tiene una duración de seis años. Se comenzó en junio de 2016 y está programado hasta 2020.

El Servicio Forestal de Kenia es una agencia gubernamental que supervisa el desarrollo y el manejo de los recursos forestales en ese país.