Mesa redonda con defensores de derechos comunitarios bajo el lema «Defendamos la naturaleza juntos» en el Foro Mundial de Paisajes de Bonn

Defending Nature Together - GLF Bonn 2019
Defending Nature Together - GLF Bonn 2019

Mesa redonda con defensores de derechos comunitarios bajo el lema «Defendamos la naturaleza juntos» en el Foro Mundial de Paisajes de Bonn

Vea una grabación de la sesión completa aquí.

Esta mañana en Bonn cinco defensores del medio ambiente y de los derechos humanos se reunieron en el escenario del Foro Mundial de Paisajes para compartir historias de las amenazas a las que ellos y sus comunidades se enfrentan por defender sus tierras. Los ponentes procedían de la República Democrática del Congo, Colombia, India e Indonesia, pero resulta preocupante que sus historias fueran similares. En todo el mundo los defensores de los derechos humanos y los derechos indígenas en concreto están siendo atacados, acosados, penalizados y asesinados. Les están expulsando de sus tierras en nombre de la conservación, o para dejar paso a empresas de agronegocios y minas. Y aunque existen leyes nacionales e internacionales para protegerlos, no se están aplicando. Como claro ejemplo del peligro que corren a diario estas comunidades locales, un sexto defensor no pudo participar en el evento de hoy debido a que los crecientes niveles de violencia en torno a su comunidad le impidieron desplazarse.

El primer ponente fue Geovaldis González Jiménez, de la región de los Montes de María en Colombia, donde la corrupción y el acaparamiento de tierras están suponiendo graves amenazas para las poblaciones indígenas y afrocolombianas. Durante su impactante relato, González contó que en Colombia han asesinado a 566 líderes de comunidades, 135 tanto solo en 2019. «Esta es la horrible pelea que tenemos que mantener todos los días en nuestras comunidades», explicó. «Necesitamos justicia para combatir la corrupción. Incluso donde hay leyes, no se aplican. Vamos a seguir luchando; con la ayuda de Dios vamos a ser capaces de desarrollar nuestro país y nuestra región».

Geovaldis González Jiménez en el Foro Mundial de Paisajes de 2019
Geovaldis González Jiménez en el Foro Mundial de Paisajes de 2019

Alba Rocío Rueda Parra, también de Colombia, estuvo de acuerdo con González. «El Gobierno de Colombia dice al mundo que todo está bien, pero no lo está. Ya han matado a muchos líderes y siguen matando a más [por defender sus territorios]. Eso es injusto. Le pido a la ONU y le pido al mundo que nos ayude».

En Papúa, Indonesia, las tierras de los pueblos indígenas y las comunidades locales están siendo destruidas por las plantaciones de palma de aceite. Como explicó el líder de una comunidad, el padre Anselmus Amo, la vida silvestre no vive en estas plantaciones, porque para sobrevivir necesita el bosque, y lo mismo le pasa a la población local. «Los animales, las plantas medicinales y la fuentes de agua potable han desaparecido, y con ellos, la felicidad».

Gladson Dungdung en el Foro Mundial de Paisajes de 2019
Gladson Dungdung en el Foro Mundial de Paisajes de 2019

Gladson Dungdung nació en medio de las luchas que mantienen muchos de los 100 millones de indígenas de la India. Su familia fue expulsada de sus tierras el año en que él nació, y sus padres fueron asesinados 10 años más tarde. Una sentencia del Tribunal Supremo de la India de febrero de este año (pendiente de confirmación) amenaza con expulsar a más de un millón de habitantes de los bosques. Dado el elevado número de personas que podrían verse afectadas por esta sentencia, Dungdung dice que «si los planes del Gobierno siguen adelante, será un genocidio».

Muchos pueblos de los bosques que viven a lo largo de la cuenca del Congo siguen practicando la caza y la recolección. Diel Mochire Mwenge, un defensor de los derechos indígenas que vive en la República Democrática del Congo, dice que la destrucción de los bosques es un verdadero peligro para la identidad cultural de estos pueblos. «Con respecto a la tala de bosques, todo el mundo sabe que no podemos vivir sin ellos. Cuando desaparezcan los bosques desapareceremos nosotros».

Cuando les pidieron que propusieran soluciones, los participantes estuvieron de acuerdo en que existían algunas leyes de ámbito nacional e internacional que los protegían. Pero revelaron que estas leyes simplemente no se acatan. «A nivel local, si se quiere evitar que haya más víctimas, estas leyes deben ser respetadas por todos los que integran el Gobierno», dijo Mochire. Dungdung se hizo eco de esto: «No se puede emprender procedimientos judiciales contra los autores».

Pero también hubo otras propuestas a todos los niveles. González hizo un llamamiento para que se incluyera a los jóvenes que, según él, se están marchando de los bosques para buscar trabajo en las ciudades. «En mi región no hay campesinos jóvenes. La gente tiene que volver a enamorarse de la Tierra, de su tierra; tenemos que trabajar mucho con los jóvenes». Por eso, Rueda dijo que había un proyecto en su región para crear una escuela con el fin de educar y empoderar a los jóvenes de la zona.

Diel Mochire Mwenge en el Foro Mundial de Paisajes de 2019
Diel Mochire Mwenge en el Foro Mundial de Paisajes de 2019

Mochire, por su parte, hizo un llamamiento a la ONU para que haga más por entender realmente la situación que hay sobre el terreno. La relatora especial sobre los derechos de los pueblos indígenas no debería limitarse a venir a hablar con el Gobierno de la RDC, dijo, sino que debería venir a visitar las comunidades, para que pueda convencer al Gobierno de que tiene que actuar.

Una opinión en la que todos los ponentes coincidieron es que la destrucción de estos paisajes afecta a todo el mundo. Como miembros de comunidades y defensores de derechos, están a la vanguardia de la lucha por los derechos de tenencia de la tierra y por el medio ambiente, pero dado el creciente reconocimiento de la crisis climática y la pérdida de bosques en todo el mundo, todos deberíamos luchar por estas cuestiones. Como dijo González, «los líderes de nuestras comunidades están poniendo en peligro sus vidas por defender al mundo, queremos que el mundo se una a nuestras fuerzas». Dungdung estuvo de acuerdo: «También estamos luchando por ustedes. El futuro de todos depende de nuestra lucha».

Más información: