Victoria agridulce para una comunidad indígena del «corazón de Borneo» con la revocación no respetada de un certificado del FSC

Inui Yeq

Inui Yeq

By
Angus MacInnes

Victoria agridulce para una comunidad indígena del «corazón de Borneo» con la revocación no respetada de un certificado del FSC

El Consejo de Administración Forestal (FSC por sus siglas en inglés) ha admitido una demanda del Forest Peoples Programme contra la empresa maderera PT Kemakmuran Berkah (PT KBT). Durante los tres últimos años esta empresa certificada por el FSC ha estado desarrollando su actividad en las tierras de la comunidad indígena Dayak Bahau de la zona del Alto Mahakam en Kalimantan Oriental, Indonesia, sin su consentimiento libre, previo e informado (CLPI).

A pesar de la decisión del FSC de revocarle el certificado y de que había asegurado que no iba a volver a entrar en las tierras de ese pueblo indígena, PT KBT incumplió su compromiso dos meses más tarde haciendo caso omiso de las sanciones que le habían impuesto y entrando en la tierras consuetudinarias de Long Isun para recolectar madera.

El pasado mes de julio el FSC anuló el certificado que había concedido a PT KBT. El fallo llegó seis meses después de que la demanda fuera presentada ante el FSC, que es la organización mundial integrada por múltiples partes interesadas que promueve la gestión responsable de los bosques del mundo. El Forest Peoples Programme (FPP) fue quien presentó la demanda en nombre de Long Isun. El FPP instó al FSC a realizar una investigación independiente de los abusos de los derechos humanos que los auditores acreditados por el propio FSC habían pasado por alto en una de las zonas más remotas de la isla de Borneo.

En vez de verificar independientemente las pruebas, el FSC transfirió esa responsabilidad a Rainforest Alliance, la organización certificadora que había concedido los controvertidos certificados en primer lugar. En marzo Rainforest Alliance decidió consultar a la comunidad vecina de Naha Aruq, que mantiene estrechas relaciones con la empresa maderera. Solamente se hizo una visita breve a Long Isun.

Inui Yeq, miembro de la comunidad de Long Isun y madre de Theodurus Tekwan, que fue detenido y encarcelado sin cargos en 2014 durante un total de 109 días cuando intentó entablar un diálogo con la empresa maderera, dijo: «Llegaron [los auditores de Rainforest Alliance] escoltados por empleados de PT KBT y BRIMOB [la brigada de policía móvil de Indonesia]. Teníamos miedo, no quisimos hablar con ellos y decirles la verdad: que la empresa ha estado robándonos y metiendo a nuestra gente en la cárcel cuando les plantamos cara».

A pesar de este procedimiento inapropiado de evaluación, Rainforest Alliance averiguó que PT KBT estaba violando los principios 2 y 3 del FSC y le exigió «revisar su plan de gestión a largo plazo y mover las parcelas de aprovechamiento de madera a zonas fuera de la tierras ancestrales de la comunidad Dayak Bahau durante los siguientes tres años», hasta que la comunidad hubiera dado su consentimiento libre, previo e informado (CLPI) para las operaciones de la empresa. El FSC reconoció estas conclusiones en junio, y en julio anuló el certificado de KBT.

Comentando la auditoría de Rainforest Alliance, Marta Doq, que es la directora de la organización indígena Nurani Perempuan y ha estado trabajando en el caso desde 2014, dijo: «La auditoría de Rainforest Alliance nos decepcionó mucho. A pesar de las promesas de atender nuestra demanda, nunca se celebró una reunión adecuada en nuestra aldea para escuchar directamente nuestras quejas. ¿El FSC considera que esto es una investigación independiente? Nosotros no. Como organización indígena que apoya a la comunidad nos avergüenza la falta de respeto y el abuso de confianza que ha demostrado el FSC».

La experiencia con el caso de Long Isun demuestra claramente que no se puede confiar en que los órganos de certificación evalúen de manera independiente su propia actuación.

En julio el FPP presentó una demanda contra Rainforest Alliance ante el FSC por su actuación inapropiada. En respuesta el FSC pasó la responsabilidad a Accreditation Services International (ASI), una subsidiaria que posee íntegramente y que es el órgano encargado de supervisar la actuación de los organismos de certificación. Basándose solo en un examen de la documentación, ASI llegó a la conclusión de que había pruebas razonables para justificar la presunción de que Rainforest Alliance no había verificado la demanda con rigor, pero señaló que no podía comprobar si Rainforest Alliance y KBT cumplían sus obligaciones o no porque «ya no existe una relación contractual relacionada con el FSC que obligue a las partes a aceptar las conclusiones de una evaluación por parte de ASI».

En agosto, contraviniendo las garantías que había dado de que iba a cesar «todas las actividades en tierras sobre las que Long Isun reclame derechos tradicionales de tenencia», la empresa maderera volvió a entrar en las controvertidas tierras sin consultar a la comunidad.

Mientras tanto ni KBT ni el FSC han ofrecido reparación a la comunidad de Long Isun por los daños que han sufrido 2000 hectáreas de sus bosques. Esta comunidad depende de los bosques para sus medios de vida.

Marcus Colchester, asesor superior de políticas en FPP, dijo: «El caso de Long Isun revela importantes deficiencias de los procedimientos de denuncia del FSC, que están muy por debajo de lo que exigen los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos que han establecido las Naciones Unidas. Casi parece que el procedimiento que ha causado este problema está diseñado para proteger los intereses del sector maderero, el FSC y los organismos de certificación en vez de para proporcionar reparación por violaciones de los derechos humanos».

El FSC tiene previsto celebrar su asamblea general en Vancouver del 8 al 13 de octubre «para debatir las dificultades y la solución para una gestión forestal responsable» y se ha comprometido a tratar este caso entre otros.

Fin

Hay imágenes disponibles. Para obtener más información póngase en contacto con nosotros escribiendo a la dirección communications@forestpeoples.org. Si desea información de este caso en concreto, póngase en contacto con Angus MacInnes escribiendo a la dirección angus@forestpeoples.org.

Notas

Los principios 2 y 3 del FSC son:

Principio 2: derechos y responsabilidades de tenencia y uso. La tenencia y los derechos de uso a largo plazo sobre la tierra y los recursos forestales, deberán estar claramente definidos, documentados y legalmente establecidos.

Principio 3: derechos de los Pueblos Indígenas. Los derechos legales y consuetudinarios de los pueblos indígenas para poseer, usar y manejar sus tierras, territorios y recursos deberán ser reconocidos y respetados.