El ciclón Aila arrasa la costa de Bangladesh - ¿Otra víctima del cambio climático?

Inundación después del Ciclón Alia, Bangladesh, mayo 2009
By
Unnayan Onneshan

El ciclón Aila arrasa la costa de Bangladesh - ¿Otra víctima del cambio climático?

El 25 de mayo el ciclón Aila arrolló los pueblos de los usuarios tradicionales de los recursos del bosque Sundarbans de Bangladesh. Catástrofes como la del Aila (2009) y el Sidr (2007) han obligado a más de un millón de personas a abandonar sus hogares y emigrar a otras regiones. Kushal Roy, investigador superior asociado de la organización Unnayan Onneshan (socia del FPP), ha informado de la destrucción que Aila ha dejado a su paso y pregunta si los crecientemente volátiles patrones meteorológicos son resultado directo del cambio climático mundial. 

 El devastador ciclón Aila azotó la región costera sudoccidental de Bangladesh y la costa oriental de la vecina provincia india de West Bengal el mediodía del 25 de mayo de 2009.

Satkhira y Khulna fueron los distritos peor parados, y otros nueve quedaron seriamente afectados.

Según las estadísticas oficiales, casi cuatro millones de personas se vieron afectadas y el 3 de junio de 2009 el número oficial de víctimas mortales era 190. Además se perdió un gran volumen de ganado y casi 2 000 km de carreteras quedaron parcial o totalmente destruidos. Miles de acres de cultivo fueron devastados.

Otra consecuencia espantosa es que debido a los daños sufridos por casi 2 000 km del malecón costero (localmente conocido como "polder"), se produjo una enorme inundación que provocó una epidemia de diarrea con casi 50 000 personas afectadas.

Sin embargo, fuentes no oficiales confirmaron que las cifras deberían ser duplicadas como mínimo.

A raíz del Aila se ha producido una migración en masa. Hasta ahora más del 35% de las comunidades afectadas han emigrado permanentemente hacia las regiones septentrionales y accidentadas del país.

El daño más importante ha sido el causado por el agua de la inundación al romper los ya debilitados malecones de los distritos afectados. Según han informado las comunidades, las actividades asociadas con la cría de camarones, como la práctica frecuente de abrir los malecones para mover agua salada hacia el interior de los estanques de camarones, habían debilitado los malecones hechos de tierra hace medio siglo, lo que hizo que se rompieran durante la marejada ciclónica. La acumulación de cieno en los lechos de los ríos combinada con el rápido hundimiento costero también ha contribuido a que las marejadas ciclónicas sean más altas y como consecuencia los malecones se vean sometidos a unas fuerzas destructoras mayores.

La zona sigue anegada, lo que está causando la salinización del suelo y el agua interior. Como resultado, la agricultura de la región está seriamente amenazada y pronto habrá una grave escasez de agua potable en toda la región.

En las últimas décadas hemos experimentado catástrofes frecuentes como la del Aila. También se han producido fenómenos inusuales en los patrones meteorológicos. Los datos de los departamentos meteorológicos revelan que la frecuencia de los ciclones que azotan la costa de Bangladesh ha aumentado de forma constante desde la década pasada, mientras que la velocidad de los vientos varía entre extremos de alta y baja intensidad. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha dicho que este fenómeno podría deberse al calentamiento de la superficie del mar en el Golfo de Bengala.

Catástrofes como la del Aila (2009) y el Sidr (2007) han dejado sin hogar a más de un millón de personas que se han visto obligadas a emigrar a otras regiones. La falta de preparación de Bangladesh y su fuerza cada vez menor para combatir calamidades combinadas con la incapacidad de la gente para superar los desastres han contribuido a la destrucción masiva. No obstante, se piensa que el cambio climático mundial también está contribuyendo a la severidad del clima, que a su vez multiplica el sufrimiento de la gente.

Dado el índice actual de ciclones que azotan la costa de Bangladesh, es probable que en el futuro sea peor, con un mayor volumen de migración y de pueblos sin tierra.

Para afrontarlo, el Gobierno de Bangladesh necesitará más mano de obra cualificada, más planificación efectiva, un aumento de su fuerza económica, más estudios a fondo, un aumento de recursos y una infraestructura mejor y adecuada. Como parte de la planificación necesaria para combatir los impactos del cambio climático es esencial recopilar pruebas del cambio climático y su impacto a nivel local, poner énfasis en los conocimientos ecológicos locales y la innovación tradicional, y analizar la preparación a nivel de comunidad.

Pero aún es más importante que la población local participe plenamente en la elaboración de las políticas y programas para hacer frente a los impactos del cambio climático, mitigarlos y adaptarse a ellos. Por lo tanto, la adaptación a nivel de la comunidad debería ser un principio fundamental de las medidas contra el cambio climático en Bangladesh.

 

Casas destruidas por el Ciclón Alia y las inundaciones que generó, mayo 2009, Bangladesh
By
Unnayan Onneshan
Granjeros con ganado en las inundaciones generadas por el Ciclón Alia, Bangladesh
By
Unnayan Onneshan
Niños en las inundaciones del Ciclón Alia, mayo 2009
By
Unnayan Onneshan