Garantizando los derechos de tenencia para los pueblos indígenas y las comunidades locales en la República Democrática del Congo: Posibilidades y desafíos del decreto de silvicultura comunitaria firmado recientemente

CAMV Community Monitors
By
CAMV

Garantizando los derechos de tenencia para los pueblos indígenas y las comunidades locales en la República Democrática del Congo: Posibilidades y desafíos del decreto de silvicultura comunitaria firmado recientemente

En los últimos meses se han presentado algunas ganancias significativas en el camino hacia la obtención de la garantía de los derechos forestales de las comunidades en la República Democrática del Congo (RDC). El 2 de agosto de 2014, el tan esperado decreto de silvicultura comunitaria (CFD por sus siglas en inglés) fue firmado finalmente por el Primer Ministro congoleño. Esto se consideró como una mejora notable al régimen de gobernanza forestal y de tenencia de la tierra en la RDC. Las organizaciones de la sociedad civil y las comunidades indígenas y locales han esperado este decreto con mucha esperanza desde la adopción del Código Forestal en 2002, abriendo el camino para un nuevo marco de gobernanza forestal.*

La silvicultura comunitaria es fundamental para asegurar la tenencia de la tierra y fortalecer los derechos locales

El decreto es un movimiento significativo hacia el fortalecimiento de los derechos de las comunidades locales. Por un lado les brinda la oportunidad a las comunidades indígenas y locales de transformar una parte de, o incluso todos, sus bosques ocupados consuetudinariamente en concesiones controladas y gestionadas por la comunidad, y hace más accesibles los bosques comunitarios a las comunidades locales de los bosques en la RDC. Por otro lado, el reconocimiento por parte del Gobierno de la RDC de la necesidad de las comunidades de acceder y beneficiarse de sus bosques en un enorme adelanto. Más interesante aún, la concesión forestal es adjudicada a perpetuidad y es gratuita.**  Las concesiones forestales dan derecho a las comunidades indígenas y locales de explotar los bosques en todas sus formas, sujeto a la observancia de las reglas y prácticas de la gestión sostenible.

Pero mientras hay mucho para celebrar, el texto actual tiene deficiencias en la forma de limitaciones burocráticas y papeleo. Además, el Gobierno tiene todavía que adoptar medidas de implementación subsecuentes para acompañar el decreto, es decir el Arrêté ministerial sobre el manejo de las concesiones forestales de las comunidades, lo que significa que la implementación efectiva se encuentra todavía muy lejos.

“Muchos años han pasado antes de lograr la firma del CFD, y ahora seguimos esperando para que se firme el Arrêté ministerial que permita su implementación”, dijo Joseph Bobia, un actor importante de la sociedad civil en la RDC y socio del FPP que estuvo al frente del proceso de negociación para la adopción del CFD.

Intereses divergentes alrededor del CFD

Los actores de la sociedad civil en la RDC se encuentran ansiosos sobre los intereses divergentes que rodean al CFD, afirmando que un número de partes interesadas incluyendo GIZ, la German Development Cooperation se encuentran en el proceso de desarrollar o implementar sus propios modelos de manejo  de los bosques comunitarios. Este es el caso  en Maniema, en donde están experimentando con un modelo de explotación forestal artesanal. “El problema con el modelo de silvicultura comunitaria de GIZ es que no es el resultado del consentimiento comunitario, sino más bien un modelo impuesto por la GIZ para explotar a las comunidades de los bosques…” subrayó Bobia.

Estas preocupaciones son justificadas ya que existe un riesgo real de que las concesiones forestales otorgadas a las comunidades sean mal manejadas. Las personas que resistieron la adopción del CDF serán alentadas a decir que las comunidades no cuentan con la capacidad para gestionar sus bosques de una manera apropiada en concordancia con las reglas de manejo sostenible, o que las concesiones forestales de las comunidades serán vistas como el motor más importante de la deforestación, según Patrick Saidi, Coordinador de Dynamique des Groupes des Peuples Autochtones (DGPA). Por lo tanto, “los términos de la implementación del Arrêté ministerial del CFD deben hacer énfasis en el  papel que juegan las comunidades en el manejo de las concesiones forestales y evitar cualquier tipo de interferencia de las agencias de desarrollo o de las empresas madereras,” dijo Saidi.

El fortalecimiento de los derechos de tenencia de las comunidades indígenas y locales en la RDC necesitará la implementación efectiva de leyes y regulaciones, incluyendo reformas institucionales progresivas y la adopción dentro de un período razonable del Arrêté ministerial en las modalidades de gestión de las concesiones forestales de las comunidades. La silvicultura comunitaria es un paso hacia el ejercicio de la libre determinación por parte de las comunidades, permitiéndoles controlar y manejar los bosques que ocupan en virtud de la ley consuetudinaria. 

Notes:

* El artículo 22 del Código Forestal dispone que una comunidad local puede, si así lo solicita, obtener a modo de concesión forestal una parte o la totalidad de los bosques protegidos que posee en base a la costumbre. Las modalidades de atribución de concesiones a las comunidades locales son determinadas por decreto del Presidente de la República.

** Ver artículo 2(2) del Decreto.