Recursos

¿Cómo obligar al sector del aceite de palma a rendir cuentas?

Las plantaciones de palma de aceite continúan expandiéndose rápidamente por todo el mundo. El país que encabeza esta tendencia, Indonesia, ha dejado atrás a Malasia y se ha convertido en el mayor productor. Según los últimos datos que ha proporcionado la ONG indonesia SawitWatch que vigila a este sector, actualmente las plantaciones de palma de aceite de Indonesia cubren 11 millones de hectáreas, mientras que hace tan solo cinco años cubrían 6 millones. Las nuevas plantaciones se están dispersando por islas más pequeñas del archipiélago y por las zonas menos desarrolladas del este de Indonesia. Las esperanzas de que una promesa presidencial de una moratoria de 2 años sobre la tala de bosques frenaría la expansión de este cultivo (parte de un acuerdo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero) también se han evaporado ya que el Gobierno ha excluido de la moratoria zonas donde ya se han entregado permisos preliminares.

Acuerdo territorial sin precedentes en una zona de expansión del aceite de palma en Borneo

Una nueva plantación de palma de aceite que está siendo desarrollada en la parte indonesia de la isla de Borneo (en Kalimantan Occidental) y que había obtenido un permiso del Gobierno, ha renunciado tierras comunitarias. Tras intervenciones de representantes de la comunidad local y algunas ONG, la empresa PT Agro Wiratama, integrante de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO por sus siglas en inglés) y subsidiaria del grupo gigantesco, Musim Mas, accedió a renunciar a más de 1000 hectáreas de su concesión de 9000 hectáreas y devolvérselas a la comunidad. Esto es un hecho sin precedentes en el contexto de una pauta de desarrollo en virtud de la cual se han establecido plantaciones de palma de aceite a gran escala en millones de hectáreas de tierras pertenecientes a pueblos indígenas sin el consentimiento de estos. El Forest Peoples Programme descubrió los planes de PT Agro Wiratama para abrir esta zona en el sitio web de la RSPO y alertó a socios de ONG de Borneo, quienes se pusieron a trabajar con la comunidad local y la ayudaron a negociar con la empresa y el gobierno local para asegurar el reconocimiento de sus tierras.