Pueblos Indígenas y Afrodescendientes encaminando la paz en Colombia: “Entre la Esperanza y la Angustia”

Interethnic Project Colombia 2014-17
Colombia Interethnic Project Synthesis Report 2014-17

Pueblos Indígenas y Afrodescendientes encaminando la paz en Colombia: “Entre la Esperanza y la Angustia”

Pueblos Indígenas y Afrodescendientes encaminando la paz en Colombia:“Entre la Esperanza y la Angustia”. Documento Síntesis de un proyecto colaborativo financiado por la Embajada de Noruega en Colombia y el Reino de los Países Bajos (2014-2017).

Este informe sintetiza los resultados de un proyecto innovador conducido por los pueblos, con duración de dos años, que reunió a comunidades indígenas y afrodescendientes en Colombia cuyos territorios ancestrales ricos en oro son codiciados y están amenazados por actores externos. A partir de una alianza que data del 2009, las Comunidades Negras del Palenke Alto Cauca —una instancia de gobierno tradicional regional representado a nivel nacional por el Proceso de Comunidades Negras— y 32 comunidades Embera Chamí del Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta —una Reserva Indígena en los municipios de Riosucio y Supía (Caldas)— se juntaron para fortalecer su capacidad organizativa y su conciencia de los derechos relativos al sector minero y a la defensa del territorio.

Con apoyo de la Forest Peoples Programme del Reino Unido, el programa de dos años derribó el mito de que los pueblos indígenas y afrodescendientes en Colombia están en conflicto. Al contrario, el programa demostró que el diálogo intercultural y el intercambio de estrategias de defensa territorial pueden conducir a acciones productivas concretas que contribuyen a unir a los pueblos, a defender los derechos y a encaminar la paz en Colombia.

El objetivo principal del proyecto fue fortalecer el gobierno propio, la defensa territorial y la autonomía, centrándose en la apropiación e implementación del derecho a la consulta y al consentimiento previo, libre e informado (CLPI) en todas las tomas de decisión que afecten a los territorios ancestrales del Palenke y del Resguardo, en particular las relativas a la minería. Las actividades del proyecto abarcaron cinco ejes centrales: fortalecimiento de la defensa territorial y el gobierno propio; investigación y generación de conocimientos; fortalecimiento organizativo; divulgación de experiencias; y concientización, incidencia política y visibilización. Como el lema de nuestro proyecto enfatiza – “Juntando fuerzas, tejiendo estrategias” – el proyecto es una contribución concreta hacia la construcción de un proceso de paz alternativo, interétnico, desde los pueblos.

El programa de trabajo coincidió con algunos de los momentos más decisivos del proceso de paz en Colombia, incluyendo la reelección del Presidente Santos en 2014, con el apoyo de pueblos y organizaciones indígenas y afrodescendientes, que creen firmemente en una paz negociada; la firma de los Acuerdos de Paz entre las FARC-EP y el gobierno de Santos en septiembre de 2016; y el plebiscito nacional de octubre, que rechazó dichos acuerdos, que en seguida fueron renegociados y retomados.

El conflicto armado en Colombia se incrementó sobre todo para los defensores de los derechos humanos, siendo el Cauca un punto clave en términos del combate armado. Las presiones territoriales siguieron aumentando en territorios ancestrales, con el uso de la minería de oro y la extorsión por parte de los grupos armados como un mecanismo más eficiente para lavar activos provenientes del narcotráfico. Los territorios ancestrales del Palenke Alto Cauca fueron invadidas por cientos de retroexcavadoras operadas por grupos ilegales, causando grandes estragos ambientales y sociales, mientras el Estado se hacía la vista gorda. Y en el Resguardo Cañamomo Lomaprieta los esfuerzos de las Autoridades Tradicionales por regular la minería de oro ancestral provocaron la furia de los intereses externos, con el resultado trágico del asesinato de nuestro colega Fernando Salazar Calvo el 7 de abril de 2015. Mientras tanto, el Estado continuó otorgando concesiones en territorios ancestrales y debilitando las protecciones a los derechos humanos y al medio ambiente en todo el país.

Mirando hacia el futuro, este informe identifica prioridades claves que surgen de nuestro programa de trabajo, así como recomendaciones en términos de políticas para las Embajadas de Noruega, Holanda y otros Estados extranjeros con intereses en Colombia, para el Estado colombiano; para las empresas que operan en Colombia, para los donantes internacionales y aliados nacionales e internacionales que apoyan a los pueblos indígenas y afrodescendientes en Colombia y para los pueblos indígenas y afrodescendientes colombianos, sobre todo los que participan en este proyecto.