Seis agricultores asesinados porque no se toman medidas contra el tráfico de tierras en la Amazonia peruana

Seis agricultores asesinados porque no se toman medidas contra el tráfico de tierras en la Amazonia peruana

La Federación de Comunidades Nativas del Ucayali (FECONAU) y la aldea de Santa Clara de Uchunya de población Shipibo hicieron pública una declaración en la que condenaban y lamentaban el asesinato de seis agricultores peruanos del caserío de Bajo Rayal en Ucayali el viernes 1 de septiembre. Supuestamente los brutales asesinatos están relacionados con una disputa entre traficantes de tierras conectados con el sector de la palma de aceite que se está expandiendo por la zona. La denuncia de los asesinatos es resultado de la corrupción de la Agencia Agraria de Ucayali y su largo fracaso a la hora de hacer frente al tráfico de tierras y el conflicto que ha generado y que predomina en la región. El territorio de Santa Clara, cuyas tierras ancestrales limitan con el Bajo Rayal, ha sido a su vez objeto de violentos acaparamientos de tierras desde 2012, año en que Plantaciones de Pucallpa, una empresa de palma de aceite conectada con el grupo comercial Melka (ahora conocido como Grupo Ochosur SAC) comenzó a adquirir ilegalmente sus tierras sin título de propiedad mediante procedimientos irregulares seguidos con el respaldo de la autoridad agraria de Ucayali y una red de traficantes de tierras implicados en los asesinatos recientes. Los propios líderes de FECONAU y de Santa Clara se enfrentan a continuas amenazas de muerte desde que comenzaron a cuestionar la expansión de la compañía de aceite de palma y exhortaron al Gobierno a tomar medidas contundentes para proporcionar una protección adecuada, investigar los asesinatos, llevar a los responsables ante la justicia y poner fin al tráfico de tierras que asola la región.

Para leer la nota de prensa del Instituto de Estudios Forestales y Ambientales (disponible solamente en español) haga clic ici. Atención: Parte del contenido de este documento podría ser ofensivo o perturbador para algunas personas.