Requisitos sociales para la conservación y el desarrollo de bosques con elevadas reservas de carbono

HCS area
By
Marcus Colchester

Requisitos sociales para la conservación y el desarrollo de bosques con elevadas reservas de carbono

Cuando grandes marcas como Nestlé o Unilever se comprometen a la “deforestación cero”, los consumidores pueden tener la tranquilidad de que los productos que compran en los supermercados no han contribuido a la deforestación tropical. Pero es más fácil hacer la promesa que demostrar que se está cumpliendo. En primer lugar, las empresas que venden productos que contienen pulpa de papel y aceite de palma tienen que asegurarse de que saben de dónde proceden exactamente sus productos, no solo de qué países, sino de qué empresas, de qué plantas locales de procesamiento y de qué plantaciones. Ese es el reto de la trazabilidad y exige que las empresas aclaren exactamente qué productos están entrando en sus cadenas de suministro. Cualquiera que haya visitado los trópicos y haya visto las miríadas de camiones madereros que salen de las zonas forestales, las balsas de madera que flotan corriente abajo de los ríos y las hileras de camiones cargados de frutos de palma de aceite se habrá dado inmediatamente cuenta de lo difícil que esto es. En segundo lugar, las empresas tienen que decidir qué entienden por “deforestación cero”. En general no se entiende que no hay que talar ni un solo árbol. Entonces, ¿cómo deciden las empresas de plantaciones dónde está el límite: qué despeje de tierras es aceptable y cuál no?

En noviembre se produjo un hito significativo hacia una definición ampliamente aceptada cuando los proponentes de dos procedimientos alternativos para decidir qué es un “bosque con elevadas reservas de carbono” acordaron un método combinado. El método acordado permite que las empresas en los trópicos delimiten zonas y decidan qué vegetación pueden desmontar y cuál no, y les exige tener en cuenta los derechos y medios de vida de los pueblos indígenas y las comunidades locales. El procedimiento acordado también adoptará claros “requisitos sociales” que deben ser observados por todas las empresas de plantaciones que abastecen a estas cadenas de suministro. El FPP está trabajando en la segunda versión de estos requisitos tras recibir comentarios de las principales partes interesadas. Estos requisitos serán aplicados de forma experimental por empresas destacadas del sector durante 2017, con el fin de desarrollar una orientación más detallada que ayude a las empresas, las comunidades y demás personas afectadas a aplicar estos principios sobre el terreno. El objetivo es transformar la producción de productos básicos de manera que los compradores puedan estar realmente seguros de que los productos de los supermercados no están vinculados a la deforestación, turberas drenadas o comunidades explotadas.

Marcus Colchester