“Para los baka es importante tener un espacio forestal en donde puedan realizar sus actividades”

Michel Mbengo

Michel Mbengo

By
Nadia Stone/FPP

“Para los baka es importante tener un espacio forestal en donde puedan realizar sus actividades”

Michel Mbengo se trasladó a Assoumindelé 2 en 2011 por razones de matrimonio. Dice que la pequeña parcela de tierra que se les ha otorgado como bosque comunitario es para vender madera, pero les gustaría poder hacer más. Él explica:

Michel Mbengo

Michel Mbengo

By
Nadia Stone/FPP

“Cuando la CAFT y el WWF llegaron eran cerca de las 6 pm. Llamaron a tres personas, el jefe y otros dos. Preguntamos ‘¿por qué nos están apartando de la comunidad? ¿Por qué no están celebrando una reunión comunitaria? No sabemos qué es un bosque comunitario. Necesitan explicárselo a todos juntos’. Dijeron que no, que así no funcionaba”.

“El WWF comenzó el proyecto del bosque comunitario en la zona, pero no capacitaron a los baka acerca de su significado, por ejemplo ¿qué es una hectárea? Para poder gestionar un bosque comunitario tenemos que conocer los sistemas. Ahora todos tendremos un bosque comunitario pero no sabremos cómo manejarlo. Cuando vinieron dijeron que tenían algo para demarcar el área del bosque comunitario para el primer año. Que seguirían haciendo eso mismo todos los años, dándonos un poco más de tierra cada vez, hasta que se hayan alcanzado las 5000 hectáreas cuadradas”.

“Ofrecieron entonces darnos 2000 francos de África central (CFA) por día para ir y demarcar la tierra. Yo dije que 2000 CFA no era mucho dinero por el trabajo que estaríamos haciendo. Estuvieron de acuerdo pero dijeron que no darían más, y dijeron que este dinero era solo para nosotros tres, que iríamos con ellos para demarcar la tierra”.

“Dije que tres personas no eran suficientes para algo que concernía a todo el mundo, y que se necesita más gente involucrada. Al final escogieron seis personas de acá. También escogieron cuatro personas de Seh, ya que yo dije que también eran parte del bosque comunitario y que por lo tanto necesitaban participar”.

“Aceptaron esto”.

“Acampamos durante la noche y trabajamos a la mañana siguiente. Marcamos un área de 1500 metros por 1500 metros. Lo convertimos en un cuadrado, pusimos mojones y los pintamos de rojo para marcar los límites”.

“La tierra es buena. Es bosque primario. Están todos los árboles que los baka usan y nunca ha sido realmente tocada, pero el bosque comunitario es algo malo. La idea es buena, y hubiera sido bueno tener nuestro propio bosque comunitario acá, pero es malo porque los baka de Assoumindelé 2 tienen su bosque acá y nuestro nuevo bosque comunitario ya es un bosque de Seh. Los baka de Seh ya están diciendo que es su tierra. Habrá problemas”.

“Son 10 kilómetros para llegar a Seh, y de allí al bosque son otros dos kilómetros. Tuvimos una reunión acá y la gente de Seh dijo que era su bosque, cerca de su aldea, y donde llevaban a cabo sus actividades. Esto no es bueno”.

“Nadie quiere aceptarlo. Únicamente unos pocos individuos irán a trabajar allí. Vivirán aquí y trabajarán allá, pero será duro”.

“Nuestro bosque comunitario será utilizado por Assoumindelé 2 y Seh, y más de 200 personas podrán usarlo. Incluso si quisiéramos utilizarlo, 1500 m2 es muy pequeño. No produciría para todos nosotros durante un año. No es para sembrar cultivos, es para la silvicultura, para vender madera”.

“La idea de los baka es demarcar la totalidad de las 5000 hectáreas y luego decidir qué hacer con el bosque. Nos gustaría poder tener algo como 2000 hectáreas para la conservación, para conservar el bosque intacto. Esto podría ser apoyado por un proyecto de pago por servicios ambientales (PSA). Es gestión forestal sostenible. Podemos cuidar el bosque y ser pagados por ello. Los baka dicen que sería una buena idea mantener el bosque intacto. Es importante para los baka tener un espacio forestal en donde pueden llevar a cabo sus actividades”.

“En cambio, la CAFT y el WWF no están entregando la totalidad de una sola vez. El WWF dijo que es mejor dar un poco a la vez ya que facilita la vigilancia de la zona y asegurarse de que no está siendo explotada por otras personas. Esto quiere decir que el bosque comunitario va a funcionar como una plantación. Cuando se comisione a alguien para explotar el bosque necesitaremos de alguien que lo observe día y noche, ya que harán lo que quieran si no hay vigilancia, y con la distancia no podemos vigilarlo de cerca. Así podemos estar pendientes más fácilmente de lo que está pasando”.

“El bosque comunitario de los bantú va desde el camino junto a nuestra aldea por 5 kilómetros arriba hasta la reserva Ngoyla-Mintom, e incluye nuestra aldea. Los bantú y los baka tuvieron una reunión, pero no tiene mucha fortaleza pues no era oficial. En ella dijeron que aún podíamos cuidar nuestros campos pero no cortar árboles, que los árboles son para ellos. Sin embargo no es tan simple. Si hay un árbol en mi campo y un bantú quiere cortarlo, caerá y matará mis cultivos”.

“Creo que es un engaño porque al final se presentarán problemas; no podremos cuidar nuestros campos por mucho tiempo. Usualmente rotamos Los cultivos para mantener el suelo de buena calidad, pero ya no podremos hacerlo y por lo tanto no durará. Las cosas no crecerán”.

“El otro problema es que todas nuestras actividades - la pesca, la caza y la recolección - se realizan en su mayoría en lo que será la reserva, y por lo tanto será más difícil mantener estas prácticas”.

“La idea era que si los baka tienen su propio bosque comunitario podrían manejar mejor sus asuntos propios. Los baka quieren tener su propio bosque comunitario porque cuando están junto con los bantú siempre pierden. Los bantú hacen trampa y los baka siempre terminan con menos”.

Land Rights Now
Land Rights Now