Varias ONG internacionales condenan el plan del Grupo IOI para retirar su inversión en una conflictiva plantación de palma de aceite

Varias ONG internacionales condenan el plan del Grupo IOI para retirar su inversión en una conflictiva plantación de palma de aceite

Una serie de ONG internacionales han condenado un anuncio del Grupo IOI (IOI), un destacado integrante malayo del mercado del aceite de palma, según el cual tiene intención de vender su participación en una controvertida plantación de palma de aceite que ha sido el núcleo de un largo conflicto con comunidades de Sarawak, Malasia.

La plantación IOI-Pelita incluye tierras de las comunidades de Long Teran Kanan ocupadas sin el consentimiento de estas. Dichas comunidades llevan más de una década reclamando un resarcimiento, el reconocimiento de sus derechos y la devolución de sus tierras consuetudinarias. Hace dos semanas, IOI accedió por fin a participar en un proceso efectivo de mediación con las comunidades. Sin embargo, la decisión de vender hace que el proceso de mediación pierda su sentido, ya que IOI ya no tendrá control sobre la plantación ni estará capacitado para resolver el conflicto atendiendo las necesidades de las comunidades afectadas.

IOI es uno de los principales comerciantes de aceite de palma en América del Norte, Asia y Europa. Suministra aceite de palma a grandes marcas como Unilever, Hershey’s y Mondelēz.

«Últimamente IOI está intentando convencer al mercado de que está poniendo un gran empeño en enmendar su problemático pasado. Con este anuncio, IOI no solo está dando la espalda a las comunidades, sino que está poniendo en duda sus intenciones de cumplir cualquiera de sus compromisos con la sostenibilidad», dijo Gemma Tillack, directora de política forestal de la Rainforest Action Network (Red de Acción por los Bosques Tropicales).

«Esta última jugada de la IOI es un último esfuerzo por evitar su responsabilidad de remediar las injusticias que durante mucho tiempo se han cometido contra las comunidades de Long Teran Kanan, caracterizadas por vivir en casas comunales. Si no es capaz de subsanar las violaciones de los derechos territoriales, estará incumpliendo gravemente su política de aceite de palma (disponible solamente en inglés) y sus obligaciones como miembro de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO por sus siglas en inglés)», opina Patrick Anderson del Forest Peoples Programme.

«Este anuncio es un acto de mala fe. Lo han hecho al final de un proceso de negociación de seis meses que tenía como objetivo finalizar un plan de acción convenido por IOI y las comunidades que presentaron una denuncia ante la RSPO en 2010. Era un hito crucial de aplicación de principios (disponible solamente en inglés) organizado por Grassroots, la Rainforest Action Network, el Forest Peoples Programme y Greenpeace que nunca se completará si IOI vende la concesión», dice Andrew Ng, portavoz y codenunciante de Grassroots. «IOI condenará a las comunidades de Long Teran Kanan A y B, Long Tabing Atas y Bawah, Long Tuyut, Long Teran Batu y Long Jegan a perder sus tierras, su cultura y sus medios de vida».

«Si IOI vende su participación en IOI-Pelita, sería la gota final que demostraría de una vez por todas que no se puede confiar en IOI. Si esta venta se realiza, las grandes marcas no tendrían más remedio que dejar de comprar a IOI. La RSPO también tendría que expulsar a IOI por una infracción tan grave de sus reglas», dijo Bagus Kusuma, activista de Greenpeace Sudeste Asiático.

Estas ONG están pidiendo a la empresa que haga una declaración oficial diciendo que va a cancelar los planes para vender su participación en la concesión y que va a seguir adelante con los esfuerzos para establecer un proceso de mediación de mutuo acuerdo y resolver de una vez por todas este conflicto social y la denuncia ante la RSPO.