Mapeo participativo de recursos

Las comunidades realizan el mapeo de recursos para trazar el mapa de sus territorios e indicar qué lugares y qué recursos se están utilizando y para qué fin (uso consuetudinario). Esos mapas muestran la extensión de los territorios indígenas y la importancia de esos territorios y de los recursos a ellos asociados para la vida de las comunidades indígenas y locales. FPP apoya los procesos de mapeo participativo. Se instruye a los miembros de las comunidades en el uso de las tecnologías GPS y GIS, para que luego utilicen esos conocimientos en el campo, conjuntamente con los conocimientos de los usuarios de los recursos o de los ancianos del pueblo, quienes conocen el territorio, o partes de este, muy bien. Se recogen datos y toda la información se recopila en mapas digitales. Toda la tecnología es creada a nivel local y adaptada a las necesidades y circunstancias locales.

Conjuntamente con el incremento, en el ámbito de la aldea, de la capacitación en cuestiones de derechos a la tierra y a los recursos, el mapeo participativo puede servir de base para una eficaz defensa del territorio. Un creciente número de pueblos de los bosques consideran que los mapas forestales son una herramienta útil, aprovechable a nivel local y nacional, para hacer valer los derechos a los recursos en sus territorios tradicionales. Esto es particularmente importante en los casos en que actores externos, tales como autoridades gubernamentales, las ONGs de conservación o empresas (madereras, minería, plantaciones), intentan acceder a sus bosques. Los mapas sirven para apoyar las comunidades en procesos de diálogo y negociación.