El Banco Africano de Desarrollo va a introducir normas sobre pueblos indígenas por primera vez

El Banco Africano de Desarrollo va a introducir normas sobre pueblos indígenas por primera vez

El Banco Africano de Desarrollo (BAfD) está a punto de completar  su nuevo conjunto de políticas de salvaguardia ambiental y social. Actualmente el BAfD es el único banco multilateral de desarrollo sin una política de salvaguardia independiente sobre los pueblos indígenas, y no cabe esperar que las nuevas salvaguardias ambientales y sociales vayan a cambiarlo, a pesar de la fuerte presión de organizaciones de pueblos indígenas de África y de la jurisprudencia y las normas relacionadas con los derechos indígenas que existen en el sistema africano.

No obstante, las nuevas normas reconocen explícitamente de alguna forma los derechos de los pueblos indígenas, y eso, además de ser un paso hacia delante para el BAfD, refleja una creciente aceptación de los derechos de los pueblos indígenas en el continente.

La cuestión de los pueblos indígenas ha resultado ser muy controvertida en el BAfD, donde muchos miembros de la Junta y muchos empleados se resisten a la idea de que las comunidades indígenas merecen un tratamiento específico y que están dotados de ciertos derechos. La CSO Coalition on the AfDB (Coalición de la Sociedad Civil sobre el BAfD) y el Indigenous Peoples of Africa Coordinating Committee (Comité de Coordinación de los Pueblos Indígenas de África) han colaborado para llevar adelante y promover la cuestión de los pueblos indígenas en el BAfD, para lo que han publicado un documento conjunto en el que reclaman una política de salvaguardia independiente sobre los pueblos indígenas y solicitan un diálogo formal entre dichos pueblos y el Banco.

En respuesta el presidente del BafD, Donald Kaberuka, accedió organizar un foro sobre pueblos indígenas en febrero de 2013, el primer evento de este tipo que celebra el BAfD. El foro reunió a representantes de pueblos indígenas, miembros de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, ministros, altos directivos del BAfD y organizaciones de la sociedad civil. Se mantuvo un positivo intercambio que sirvió para empezar a disipar conceptos equivocados del Banco sobre la existencia de pueblos indígenas en África.

Cabe esperar que la Junta Directiva del BAfD apruebe sus nuevas políticas de salvaguardia en las próximas semanas, una vez que se haya llegado a un consenso sobre las referencias a las protecciones para los pueblos indígenas y otras cuestiones pendientes. Todo indica que los directivos del BAfD van a recomendar algunas disposiciones específicas adicionales en relación con los pueblos indígenas, pero estarán lejos de alcanzar las normas exigidas  por las organizaciones y autoridades de los pueblos indígenas. Parece poco probable que las disposiciones finales exijan pedir a los pueblos indígenas su consentimiento libre, previo e informado para proyectos que afecten a sus derechos.

Si bien la inclusión de protecciones para los pueblos indígenas representaría un primer paso en la dirección correcta para el BAfD, la posibilidad de que su aplicación no sea suficientemente rigurosa (un reto constante para el BAfD) sigue siendo motivo de preocupación. Para prevenirlo y apoyar la aplicación efectiva de las nuevas normas, los defensores y las organizaciones de los pueblos indígenas han pedido al Banco que establezca un puesto de alto cargo que sirva de punto de enlace para los pueblos indígenas y le encomiende impulsar las normas, convocar un consejo asesor de pueblos indígenas y prestar suficiente atención y recursos a la formación de su propio personal. Sin dichos esfuerzos el Banco corre el riesgo de aprobar normas que no puede implementar.

www.coalitionafdb.org

www.ipacc.org.za

www.bicusa.org/afdb