Un festival internacional para promover los derechos de los pueblos indígenas en la República Democrática del Congo

Un festival internacional para promover los derechos de los pueblos indígenas en la República Democrática del Congo

Los pueblos indígenas pigmeos de la República Democrática del Congo (RDC) son custodios de una rica cultura. Sus conocimientos y prácticas tradicionales han contribuido enormemente a la conservación y la gestión sostenible de los ecosistemas forestales del país. Estos pueblos desempeñan una función crucial en la mejora de la gobernanza forestal.

Lamentablemente, también se enfrentan a una fuerte discriminación y marginación por parte de otras comunidades: los grupos étnicos bantú, los nilóticos y los sudaneses, que componen la población del país. Los derechos consuetudinarios de los indígenas pigmeos sobre sus tierras tradicionales no están asegurados, y la mayoría de las comunidades indígenas son desposeídas de sus tierras a causa de las actividades de conservación, la silvicultura u otras iniciativas relacionadas con los recursos naturales. Teniendo en cuenta que su estilo de vida se caracteriza por un fuerte apego a sus tierras y bosques tradicionales, las comunidades indígenas pigmeas son las más vulnerables y pobres del país.

El Forest Peoples Programme (FPP) trabaja en la RDC con organizaciones locales de la sociedad civil, como la Dynamique des Groupes des Peuples Autochtones (DGPA), para promover la protección de los derechos de los pueblos indígenas. En julio de 2014 se presentó un proyecto de ley sobre los principios fundamentales relativos a los derechos de los pueblos indígenas pigmeos en la RDC ante la Asamblea Nacional para su aprobación. El proyecto de ley es una “herramienta para promover los derechos de estos pueblos, incluidos sus valores sociales, culturales, antropológicos y etnológicos, así como para destacar sus conocimientos tradicionales de conservación de la naturaleza y utilización sostenible de los ecosistemas forestales”. Una vez adoptada, esta ley va a mejorar significativamente la condición jurídica de los pueblos indígenas pigmeos y su situación social en el país.

Es en este contexto que la DGPA organizó el segundo Festival Internacional de los Pueblos Indígenas (FIPA) 2015, con el apoyo de la RFN, el FPP y otras organizaciones. La reunión tuvo como objetivo crear un marco para compartir el diálogo y las experiencias, y abogar por el establecimiento de un marco jurídico capaz de promover y proteger los derechos de los pueblos indígenas pigmeos en la RDC. El FIPA 2015 se celebró en Kinshasa del 27 al 29 marzo de 2015, y en él se prestó especial atención a las cuestiones del reconocimiento y la protección de los derechos indígenas, la reforma agraria y los impactos de las iniciativas de desarrollo.

En esencia fue una exposición de valiosos conocimientos artísticos y culturales de los pueblos indígenas. Los diversos debates pusieron de relieve los dilemas políticos, sociales, culturales y económicos de los pueblos indígenas de la RDC y de todo el mundo. También destacaron los progresos realizados sobre el terreno para garantizar sus derechos territoriales inalienables, y la reafirmación solemne de su dignidad y valor humano.

En el festival participaron representantes de comunidades indígenas del centro y este de África, la península escandinava, la Amazonía y el sudeste de Asia, así como del Gobierno de la RDC.

El Gobierno de la RDC, representado por el Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (MEDD) y el Ministro de Asuntos Agrarios, reconoció oficialmente la necesidad de adoptar una legislación específica para los indígenas pigmeos con el fin de asegurar sus derechos consuetudinarios. Reconoció además la importancia de la participación efectiva de dichas comunidades en el proceso de reforma agraria en curso para asegurar una mejor gestión de las cuestiones indígenas en la nueva ley de tierras. Ahora queda por ver si la voluntad política del Gobierno congoleño, tal como ha sido expresada sobre el terreno, llevará a que se garanticen los derechos y mejoren las condiciones de vida de los pueblos indígenas pigmeos de la RDC.