Indonesia: el gigante del aceite de palma Wilmar defrauda una vez más a comunidades locales y pone en peligro sus futuros

«Hemos invertido tanta energía y tanto tiempo en el proceso de mediación y ahora no sabemos qué va a pasar con todo»
By
Sophie Chao

Indonesia: el gigante del aceite de palma Wilmar defrauda una vez más a comunidades locales y pone en peligro sus futuros

Wilmar, gigante del aceite de palma y miembro de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO por sus siglas en inglés), ha llegado a un acuerdo para la venta de su concesión de palma de aceite PT Asiatic Persada sin consultar previamente a las comunidades indígenas Batin Sembilan, que ya habían iniciado un proceso de mediación en un conflicto por la tierra, y sin obtener o respetar su consentimiento libre, previo e informado. El acuerdo de venta a empresas que no son miembros de la RSPO ni están financiadas por la Corporación Financiera Internacional (CFI) pone en peligro el actual proceso de mediación de la Oficina del Asesor en Cumplimiento/Ombudsman (CAO por sus siglas en inglés) de la CFI iniciado a principios de 2012 con motivo de numerosos conflictos por la tierra surgidos en dicha concesión.

En abril de 2013 el Forest Peoples Programme y sus socios Setara Jambi y Sawit Watch visitaron la plantación de palma de aceite PT Asiatic Persada perteneciente a Wilmar en la provincia de Jambi, con el fin de evaluar el progreso del proceso de mediación de la CAO inicializado a principios de 2012. Dicho proceso de mediación fue la respuesta de la CAO a una queja (solamente disponible en inglés) recibida en noviembre de 2011 en relación con el desalojo sistemático de 83 familias Batin Sembilan y la destrucción de sus hogares por personal de PT Asiatic Persada y la Brigada Móvil de la Policía (BRIMOB) en la parte sur de la plantación. 

Durante su visita en abril de 2013 el equipo de investigadores del FPP/Setara Jambi/Sawit Watch encontró que si bien el progreso es lento y todavía no se han conseguido resultados tangibles, al menos dos comunidades Batin Sembilan (Dusun 4 Sungai Beruang y Kelompok Pinang Tinggi) consideran de gran ayuda el proceso de mediación de la CAO y desean que continúe y mejore. 

Sin embargo, el acuerdo de venta de PT Asiatic Persada a empresas que no son miembros de la RSPO ni están financiadas por la CFI mientras la mediación de la CAO con el Gobierno provincial de Jambi (Grupo Mixto de Mediación) sigue en marcha, es una preocupación de gran importancia y fundamental  para estas comunidades. Este traspaso ha afectado enormemente  la moral de las comunidades, y ha creado una gran ansiedad acerca de la forma en la cual va a continuar y mejorar el progreso conseguido a través de la mediación de la CAO. Las comunidades afectadas no fueron consultadas ni se compartió información alguna con ellas, lo cual demuestra mala fe y falta de transparencia por parte de un miembro de la RSPO que, de acuerdo con el Código de conducta de la RSPO, “se compromet[e] a la participación abierta y transparente con las partes interesadas y a buscar activamente la resolución de conflictos”

En una reunión de varias ONG firmantes y comunidades Batin Sembilan afectadas (aunque estas últimas no habían sido oficialmente invitadas) con el Grupo Mixto de Mediación celebrada el 6 de mayo de 2013, todas las partes presentes estuvieron de acuerdo en que dicho grupo debía seguir adelante con el proceso de mediación y que Wilmar, como anterior propietaria de PT Asiatic Persada, seguía teniendo la responsabilidad de asegurarse de que los acuerdos eran respetados y ejecutados según procediese. 

En una queja enviada a Wilmar el 14 de mayo de 2013, las comunidades afectadas junto con FPP, Setara y Sawit Watch solicitaron que Wilmar aclarara varios puntos, entre ellos por qué las comunidades afectadas no habían sido oficialmente informadas de la venta de PT Asiatic Persada y qué responsabilidad está tomando Wilmar, si es que la está aceptando, para garantizar la solución de los conflictos surgidos en dicha plantación. La respuesta recibida el 31 de mayo de 2013 solo abordaba superficialmente la mayor parte de estas cuestiones. El 6 de junio de 2013 se envió una segunda queja, esta vez tanto a PT Asiatic Persada como al Departamento de Responsabilidad Social Corporativa de Wilmar, reiterando las preguntas que no habían sido respondidas y señalando además las serias reservas suscitadas por la contestación recibida. 

La naturaleza superficial de la respuesta de Wilmar a la queja demostró que no es consciente de la situación de los medios de vida y los derechos de las comunidades profundamente afectadas por sus operaciones, ni le preocupan. Dicha respuesta no hacía referencia alguna a las comunidades locales gravemente afectadas, suscitando serias dudas acerca del sentido de responsabilidad de Wilmar o  de su compromiso en la resolución de los conflictos generados por sus propias operaciones y los abusos de derechos humanos relacionados con PT Asiatic Persada, que están perfectamente documentados y han sido ampliamente difundidos.

Desde la reunión del 6 de mayo de 2013 el Grupo Mixto de Mediación no ha podido organizar una reunión de seguimiento con PT Asiatic Persada y no se ha dado ninguna explicación sobre por qué la empresa no puede o no quiere asistir a la misma, a pesar de numerosas solicitudes de aclaración desde entonces por parte de los firmantes de las quejas y de las comunidades afectadas. Eso agrava las preocupaciones existentes sobre el compromiso tanto de PT Asiatic Persada como de Wilmar en la resolución de los conflictos, y sobre la capacidad y el compromiso genuino del propio Grupo Mixto de Mediación. 

El traspaso de PT Asiatic Persada sin consultar previamente a las comunidades afectadas pone de relieve una debilidad crucial de la RSPO: la ausencia de criterios o de orientación sobre las obligaciones de las empresas que la integran cuando se venden concesiones a empresas que no son miembros, especialmente cuando todavía hay conflictos y procesos de resolución que están en curso. El FPP, Setara y Sawit Watch comunicaron a la RSPO que esto tiene que ser urgentemente abordado como parte de la reforma sistémica del mecanismo de la RSPO. El caso pone una vez más de relieve la necesidad de que la CFI aplique sus normas de desempeño (solamente disponibles en inglés) a la totalidad de la cadena de suministro del Grupo Wilmar, tarea que aparentemente ni la CFI ni la CAO tienen intención de abordar, por no mencionar a la propia Wilmar. Mientras tanto las comunidades afectadas que viven dentro de la concesión de PT Asiatic Persada continúan en una situación de incertidumbre, frustración y desinformación, a pesar de la gran urgencia de la situación y sus implicaciones para el futuro de dichas comunidades.

Enlaces relevantes