El conflicto y la importancia de la reforma de la tenencia de la tierra en Indonesia, Ahmad Zazali (Scale Up)

Desalojo forzoso de residentes de Suluk Bungkal por la policía de Riau, en respuesta a una petición de PT Arara Abadi (APP)
By
Scale Up

El conflicto y la importancia de la reforma de la tenencia de la tierra en Indonesia, Ahmad Zazali (Scale Up)

Scale Up, un socio indonesio del Forest Peoples Programme (Programa para los Pueblos de los Bosques), ha estado supervisando la evolución del conflicto social surgido en las plantaciones de palma de aceite indonesias en los últimos años. Los estudios sobre el conflicto en torno a los recursos naturales en la provincia de Riau que ha realizado este socio a lo largo de los últimos cuatro años ha indicado una tendencia al aumento en la frecuencia y la extensión de las disputas por tierras cada año, con una ligera disminución en 2010. Según el informe anual que Scale Up publicó en 2007, 111 745 hectáreas de tierra en la zona de Riau fueron objeto de reclamaciones conflictivas de recursos naturales, área que ascendió a 200 586 hectáreas en 2008 y a 345 619 en 2009. En 2010 el área de tierra disputada disminuyó ligeramente en comparación con la de 2009 a 342 571 hectáreas. La causa principal es el hecho de que un gran número de áreas disputadas y conflictos consiguientes en ese año no fueron identificados o documentados.

Es importante mencionar que este estudio también reveló que los conflictos relacionados con la tierra que hubo en 2010 no eran nuevos, sino que habían surgido en años anteriores y habían rebrotado en 2010 porque no se habían resuelto satisfactoriamente. El estudio realizado por Scale Up en 2009 reveló que al menos 170 049 hectáreas (aproximadamente un 50%) de tierra eran objeto de disputas prolongadas y sin resolver durante varios años.

Algunos casos de conflicto documentados en 2010 se habían prolongado a lo largo de casi dos décadas. Fue el caso de 844 hectáreas disputadas por la Plantación PT Surya Bratasena (PT SBP) y cuatro pueblos del distrito Pangkalan Kuras (Batang Kulim, Dundangan y Sorek Sorek 1 y 2). Lo que eso revela es que los conflictos y la violencia presenciados y experimentados por las comunidades locales en las plantaciones de palma de aceite de hoy en día son fruto de un largo pasado de disputas, quejas e injusticias sin resolver.

En 2010 se resolvieron pocos conflictos. Scale Up identificó solamente un caso, el conflicto entre los habitantes del subdistrito de Penyaguhan Gangsal Trunk, Inhil y la empresa PT Duta Palma. Este conflicto había comenzado en 2000 y solamente se resolvió diez años más tarde, cuando la empresa finalmente accedió a las demandas de los ciudadanos y les concedió una zona de 3000 hectáreas de las 14 000 para las que la empresa había obtenido licencias. Procesos de negociación y solución de conflictos tan excesivamente prolongados como este plantean cuestiones bastante preocupantes sobre la dinámica de poder existente entre las empresas y las comunidades locales, así como sobre la falta de mecanismos de compensación o reparación a disposición de los trabajadores y pequeños agricultores del sector de la palma de aceite en la provincia de Riau. Para asegurar sus derechos, proteger sus medios de vida e impedir nuevos estallidos de violencia es esencial tomar medidas radicales de ámbito local, regional y nacional.

¿Qué tipo de tierra es objeto de disputas?

De las 342 571 hectáreas de tierra en disputa que Scale Up identificó en 2010, un 67,28% correspondía a áreas clasificadas como bosques para la producción, un 8,18% a bosques para la conservación/ protegidos, y un 24,54% a plantaciones. Eso significa que las disputas en torno a la tierra en 2010 eran más prevalentes en la esfera de los bosques para la producción (véase el diagrama 2).Esto confirma las conclusiones de FKPMR (Foro de Líderes de Comunidades de Riau), que nombró al menos un 77% de los 66 conflictos en torno a la tierra que habían surgido en zonas forestales para la producción entre 2003 y 2007 (Litbangdata FKPMR 2007). Igualmente, los estudios de Scale Up en 2009 informaron de que un 75,9% de los conflictos existentes en Riau habían surgido en el sector forestal (Scale Up 2009).

Por lo que respecta a la relación de estos conflictos con el sector empresarial y de los negocios, los puntos donde surgieron conflictos con la comunidad durante 2010 fueron predominantemente del sector de las plantaciones. Durante 2010 surgieron hasta 23 conflictos en el sector de las plantaciones, 17 en el sector forestal y los 4 restantes en el sector minero. Aunque los casos de conflicto en el sector forestal eran menos que en el de las plantaciones, la extensión de las áreas conflictivas en el primer sector era tres veces mayor que la extensión de las áreas de conflicto en el segundo.

Los conflictos existentes actualmente en la provincial de Riau han causado víctimas mortales, mutilaciones y pérdidas materiales entre los habitantes locales que están protestando contra la pérdida de sus tierras y recursos. Tal y como reveló el estudio de Scale Up, la corrupción y los desequilibrios de poder han permitido que crímenes horribles queden sin castigo y sean encubiertos.

En 2009 se produjeron varios choques que condujeron a una disputa en torno a la tierra entre la empresa PT. Sumatra Sylva Lestari (una proveedora de APRIL) y los habitantes de un pueblo de RAPP (Huta) Tangun, distrito de Bangun Purba, Rokan Hulu, el 28 de mayo de 2009. Este conflicto produjo tres víctimas mortales y otras dieciséis gravemente heridas. La Comisión Nacional de Derechos Humanos se ha hecho cargo del conflicto y ha llegado a la conclusión de que se han producido graves abusos de los derechos humanos. A pesar de ello y de las numerosas quejas de las familias de las víctimas, hasta ahora ni la policía ni el poder judicial se han ocupado de los responsables de la violencia. Sus crímenes siguen impunes.

El Gobierno de Indonesia tiene que abordar las causas originales de los graves conflictos que atormentan a las gentes del país que dependen de los bosques. Dichas causas son:

1. El hecho de que los conflictos suelen ser provocados o exacerbados por el Gobierno (central y local) al conceder permiso a empresas para acceder a tierras y utilizarlas sin el consentimiento libre, previo e informado de las comunidades locales. Las políticas de ordenación territorial que no tienen en cuenta los medios de vida de estas comunidades locales o no respetan sus derechos humanos básicos son las principales causas de conflicto.

2. La ambigüedad en la asignación de derechos de tenencia de la tierra a comunidades locales (con sistemas consuetudinarios de tenencia) y las zonas clasificadas como bosques estatales (bosques para la producción, para la conservación y protegidos) o tierras no forestales que se confían al sector privado y se destinan al desarrollo de plantaciones. A eso se suma la falta de procesos adecuados de adquisición de la tierra cuando el acceso va a ser restringido, lo que limita las fuentes de medios de vida de las comunidades de alrededor.

3. Los defectos de la aplicación de la ley que permiten que los funcionarios concedan licencias o certificados ilegales en relación con las tierras, y distribuyan licencias a empresas sin consultar a las comunidades.

4. La inexistencia de una política y de mecanismos institucionales y de reparación de agravios, como consecuencia de lo cual las autoridades no se anticipan a los conflictos ni resuelven eficientemente los latentes o prolongados.

Para resolver conflictos prolongados relacionados con la tierra deben tomarse inmediatamente medidas para llevar a cabo una reforma de la tenencia de la tierra, poniendo énfasis en las siguientes dimensiones:

1. Restitución de áreas a comunidades locales y pueblos indígenas a través de un robusto proceso jurídico

2. Reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales a través del establecimiento de regiones especialmente gestionadas por ellas

3. Establecimiento de zonas forestales mediante la integración de territorios indígenas en mapas del uso de la tierra y mapas producidos por la Oficina Agraria Nacional

4. La total e inminente resolución de las disputas por la tierra, respaldada por rigurosas políticas institucionalizadas y mecanismos de reparación de agravios, aplicables y accesibles respectivamente a las comunidades locales y a los pueblos indígenas

Para leer las fuentes originales indonesias de este artículo, visite (ATENCIÓN: El primer enlace contiene imágenes gráficas, se recomienda extremar la prudencia.): www.scaleup.or.id/publikasi-akhirthn/Laporan%20Tahunan%20Konflik%20Konflik%20Sumber%20Daya%20Alam%202009_ind.pdf

www.scaleup.or.id/publikasi-akhirthn/Catatan%20Akhir%20Tahun%202008_Scale%20Up.pdfPara obtener más información sobre la labor de Scale Up relacionada con los conflictos y la tenencia de la tierra, visite: www.scaleup.or.id/publikasi-kolom/Merubah%20Konflik%20menjadi%20kemitraan%20sejajar_artikel_IND.pdf

www.scaleup.or.id/publikasi-akhirthn/Laporan%20Tahunan%20Scale%20Up_2010_Final.pdf

El autor: Ahmad Zazali es el director ejecutivo de la Sustainable Social Development Partnership o Scale Up (Asociación para el Desarrollo Social Sostenible), una ONG indonesia que promueve un desarrollo equitativo y responsable a través de asociaciones con la sociedad civil, el Gobierno del país y el sector privado. En concreto esta asociación investiga los conflictos sociales generados por las plantaciones industriales de palma de aceite y promueve la investigación participativa a nivel popular así como la formación y el fomento de la capacidad de las comunidades locales. Para obtener más información, visite: www.scaleup.or.id (en bahasa indonesia solamente).

Desalojo forzoso de residentes de Suluk Bungkal por la policía de Riau en diciembre 2008
By
Scale Up
Desalojo forzoso de residentes de Suluk Bungkal por la policía de Riau
By
Scale Up
Diagrama 1: conflictos relacionados con la agroindustria en 2007(a la izquierda) -2010 (a la derecha)
By
Scale Up
Diagrama 2: distribución de los conflictos en función de la clasificación de tierras
By
Scale Up