Artículo de un autor invitado de la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC) de Guatemala: Los conflictos por la tierra y la lucha por los derechos en Guatemala

Tierras altas de Cahabon, Alta Verapaz (Guatemala)
By
Samuel Jones

Artículo de un autor invitado de la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC) de Guatemala: Los conflictos por la tierra y la lucha por los derechos en Guatemala

Al igual que muchos otros países de Latinoamérica, Guatemala sufre una desigual distribución de tierra «bimodal». Más de la mitad de la tierra de este país está cubierta por plantaciones privadas propiedad de familias e individuos, o por empresas dedicadas a la minería, la explotación forestal, los agronegocios y las plantaciones. En cambio, los minifundios suponen una quinta parte de la superficie de tierra y están ocupados por campesinos y pequeños agricultores que suman el 80% de la población. Los pueblos indígenas son los propietarios consuetudinarios de la tierra en todo el país, pero en muchos casos no poseen una demarcación legal ni títulos de propiedad de estos territorios ancestrales. Pese a las promesas de reconocimiento de los derechos a la tierra de los pueblos indígenas y los campesinos, reflejadas en los Acuerdos de Paz de 1996 y en propuestas estancadas de reformas agrarias, poco se ha hecho para garantizar los derechos a la tierra de los pueblos indígenas y las comunidades locales.[i]

Una historia de acaparamiento y la expropiación de tierras

Muchas de las grandes plantaciones privadas actuales del país tienen sus orígenes en políticas de suelo estatales del siglo XIX, en virtud de las cuales el Gobierno vendió amplios sectores de tierra forestal y fértil a inversores extranjeros en busca de tierra para cultivar y exportar café. La venta de tierras se llevó a cabo sin contar con los pueblos indígenas ni los campesinos que vivían de dichas tierras, y que se vieron obligados a servir de mano de obra a los nuevos caciques rurales por un salario mínimo o inexistente a cambio del uso de pequeñas parcelas para procurarse sustento y vivienda.

En muchos casos, las familias vinculadas a las plantaciones nunca recibieron títulos de propiedad de sus tierras, y siguen soportando una situación de tenencia insegura, además de vivir bajo la constante amenaza de desalojo de sus hogares y parcelas. Las familias y comunidades que luchan por su reconocimiento jurídico al reivindicar su derecho a la tierra para cultivar alimentos, a menudo son objeto de intimidación y violaciones de los derechos humanos a manos de secuaces que sirven a poderosos terratenientes y empresas. La imposibilidad de acceso a la tierra fértil supone que más de 6000 comunidades rurales de toda Guatemala sufren un alto grado de malnutrición y falta de seguridad alimentaria.[ii]

Políticas nacionales y conflictos por la tierra

Como parte de los Acuerdos de Paz de 1996, se estableció el Fondo de Tierras para resolver la crisis de la tierra ofreciendo créditos hipotecarios a las comunidades para permitirles comprar las tierras. Sin embargo, sus procedimientos son burocráticos y, además, el Fondo posee recursos financieros limitados y dispone de pocas tierras debido a las reticencias de los propietarios de plantaciones privadas a la hora de vender. Es más, el acceso a la tierra por parte de los pueblos indígenas resulta todavía más difícil dado que el Estado sigue permitiendo que grandes empresas multinacionales compren tierras rurales para la minería, los megaproyectos de construcción de presas, la explotación forestal y las plantaciones de biocombustibles.

Las políticas de suelo inefectivas e injustas y los débiles mecanismos de redistribución han desembocado en un aumento de las disputas en torno a la tierra, con más de 1000 conflictos por la tierra que afectan a más de 20 000 familias rurales. A medida que aumenta la superficie de tierra que se vende a las empresas, comunidades de campesinos y familias sin tierras están cada vez más desesperadas y hambrientas. Ante la falta de efectividad de los recursos legales, muchas comunidades rurales no han tenido más remedio que ocupar plantaciones privadas para sobrevivir.

La lucha de la comunidad 20 de Octubre

Uno de estos casos es el de 700 familias indígenas de origen Qeqchi que, el 20 de octubre de 2011, empezaron a ocupar una gran plantación en Cahabon, Alta Verapaz (nordeste de Guatemala), propiedad de la compañía maderera Interforest S.A. Esta empresa forestal comercial exporta productos de madera a Asia, y está certificada para la venta de créditos de carbono, pero las comunidades se quejan de que la empresa y el Estado no han reconocido adecuadamente sus cuestiones y reclamaciones.[iii]

Las comunidades de pueblos indígenas de la región de Cahabon han sido desplazadas históricamente por terratenientes extranjeros y conflictos armados y, hoy en día, por las multinacionales que pretenden explotar los recursos naturales. Por ejemplo, la empresa minera canadiense CGN posee licencias para extraer níquel, cobre y otros metales en más de la mitad de la superficie de Cahabon. Al mismo tiempo, se estima que un 50% de la población rural que vive y trabaja en minifundios en Cahabon sigue esperando el reconocimiento jurídico de sus tierras.[iv]

Tras un año de diálogo entre la comunidad 20 de octubre y el Gobierno sobre las vías para garantizar la propiedad de las tierras, el 14 de noviembre de 2012 la comunidad fue desalojada brutalmente y por la fuerza por la Policía Nacional Civil con armas de fuego y gas lacrimógeno. Los líderes de la comunidad fueron arrestados, se quemaron casas y cultivos, y a las familias desalojadas no se les ofreció alojamiento temporal. La comunidad se ha dirigido al Gobierno y a la comunidad internacional para exigir justicia y la oportuna reparación, incluida la liberación inmediata de los líderes detenidos y que el Gobierno cumpla la promesa de comprar tierras para las 700 familias.[v]

El caso de la comunidad La Primavera

La comunidad La Primavera del municipio de San Cristóbal, en las tierras altas de Alta Verapaz, también lleva más de un siglo reivindicando el reconocimiento de sus derechos a la tierra. Las tierras en cuestión fueron ocupadas por primera vez en 1821 por un inversor alemán, que utilizó a las familias de campesinos como mano de obra no retribuida para producir café durante décadas, ya que la tierra pasó de generación en generación de una gran familia de terratenientes. En 1979 el propietario prometió a los habitantes de las tierras que a su muerte se las devolvería a cambio de que protegieran el bosque de la propiedad, pero esta promesa aún no se ha cumplido. El Fondo de Tierras también se ha negado a agilizar la tramitación de la solicitud presentada en 2001 por la comunidad para comprar la tierra.

En noviembre y diciembre de 2011, miembros de la comunidad La Primavera que reivindicaban el reconocimiento de los derechos de titularidad de sus tierras fueron objeto de violencia a manos de una empresa de seguridad privada contratada por el propietario. Trágicamente, en enero de 2012 se encontró a dos ancianos de la comunidad muertos con las manos y los pies atados y señales de tortura en el cuerpo. Estos abusos llamaron la atención de la comunidad internacional de derechos humanos y motivaron visitas de representantes de la ONU[vi]. Pese a que La Primavera es para el Gobierno uno de los principales conflictos por la tierra que precisa resolución urgente, hace tres meses la plantación fue inscrita en el Registro de la Propiedad Nacional con el nombre de la empresa Eco-Tierra. A pesar de los posibles vínculos de la empresa con intereses madereros, miembros de la oficina del defensor del pueblo regional para los derechos humanos fueron testigos de honor durante la inscripción de la empresa en el Registro. A finales de 2012 la situación sigue siendo tensa y los miembros de la comunidad siguen recibiendo amenazas y presiones para que dejen de reclamar sus tierras.

Medidas necesarias para la distribución justa de la tierra:

La UVOC recomienda que se tomen medidas urgentes para solucionar la crisis de tenencia de la tierra en Guatemala y con respecto a casos concretos, a saber:

  • El establecimiento de políticas y acciones para aplicar plenamente las resoluciones sobre los derechos a la tierra alcanzadas en los Acuerdos de Paz de 1996, así como los derechos garantizados para los pueblos y comunidades indígenas consagrados en la Constitución.
  • El establecimiento de mecanismos a escala local y nacional para garantizar la plena aplicación de las normas y la protección de los derechos a la tierra recogidas en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el sistema interamericano de derechos humanos, incluidas acciones para garantizar la consulta previa y obtener el consentimiento libre, previo e informado de las comunidades de los pueblos indígenas afectados antes de que los recursos naturales, que han utilizado y cuidado tradicionalmente, sean explotados por empresas multinacionales o intereses de terceras partes.
  • Un debate sobre la ley de Desarrollo Rural Integral que está pendiente de aprobación en el Congreso de Guatemala.
  • Una revisión del protocolo nacional para el reasentamiento y el traslado de modo que contemple completamente las obligaciones adquiridas por Guatemala en virtud de los tratados internacionales de derechos humanos ratificados por el país.
  • Acciones de buena fe por parte del Estado comprometiéndose a respetar el acuerdo con la comunidad 20 de octubre, suscrito antes del desalojo, de comprar otras tierras por medio del Fondo de Tierras.
  •  Una investigación sobre la venta de la propiedad La Primavera a Eco-Tierra y el reconocimiento de que años de trabajo no remunerado y cuidado de la tierra dan derecho a las familias que allí viven a ser consultadas antes de llevar a cabo una venta de las tierras. 

--------------o---0---o--------------

Este artículo ha sido compilado por Samuel Jones, que trabaja con la UVOC. La UVOC es una organización de campesinos y pueblos indígenas cuyo objetivo es garantizar los derechos a la tierra y dar un giro radical a la historia de opresión de los pueblos indígenas y minoritarios en Guatemala. Adopta la tradición maya y la diversidad de la comunidad indígena y promueve el respeto por los numerosos pueblos y lenguas representados en ella.

Para ponerse en contacto con Samuel, se puede escribir a la dirección de correo electrónico de la organización info.uvoc@gmail.com o a la suya personal glassworks5@yahoo.com

Para obtener más información, consulte:

-        El blog de la UVOC, www.uvocguatemala.org

-     Congcoop, Coordinación de ONG y Cooperativas de Guatemala; www.congcoop.org.gt/. Cuenta con una interesante colección de ensayos sobre el desarrollo rural en Guatemala.

-        Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala; http://cerigua.org/1520/. Publica noticias sobre una variedad de temas sociales en Guatemala.

-        Prensa Libre; www.prensalibre.com. Periódico de Guatemala de alcance nacional.

Agradecemos a los autores por escribir este artículo para el boletín electrónico del FPP. Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente aquellas del FPP.

[i]                Dolores Mino, M (2010) «Legal Obstacles for the Recognition and Titling of Indigenous Lands in Guatemala» (solamente disponible en inglés). Véase también Viscidi L (2004) «A History of Land Conflict in Guatemala» (solamente disponible en inglés).

[ii]                Presentación del CCDA, febrero de 2011

[iii]               Jones, S (2012) «Out of Land and nowhere to go: occupying land in Cahabon, Guatemala» (solamente disponible en inglés); http://www.getresilient.com/article/56

[iv]               Diagnóstico socioeconómico, potencialidades productivas y propuestas de inversión, Universidad de San Carlos, 2006

[v]                «Desalojo de la comunidad 20 de octubre, municipio de Cahabon, Alta Verapaz» La Unión Varapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC), Declaración internacional, 15 de noviembre de 2012; http://www.uvocguatemala.org/2012/11/desalojo-en-cahabon.html

 

Miembros de la comunidad 20 de octubre a la 1 de la madrugada el día siguiente de ser desalojados de sus casas
By
Samuel Jones
Casas provisionales en la comunidad 20 de octubre
By
Samuel Jones
Reunión de la comunidad delante de la «casa patronal» abandonada en La Primavera que habitó la gran familia de terratenientes
By
Samuel Jones