El Presidente de Indonesia se compromete a reconocer los derechos colectivos de los pueblos indígenas a sus territorios

El Presidente de Indonesia se compromete a reconocer los derechos colectivos de los pueblos indígenas a sus territorios

En una importante declaración en una reunión internacional de algunos de los mayores compradores del aceite de palma y la pulpa de papel de Indonesia, su presidente Susilo Bambang Yudhoyono anunció nuevas medidas para contener la deforestación. Aceptando la responsabilidad de la «neblina» peor de lo normal generada por la quema de árboles en plantaciones de Sumatra, que ha hecho la vida imposible a los habitantes de Singapur y el sur de Malasia (así como de la propia Sumatra), el Presidente vinculó la necesidad de fortalecer el control de los bosques con la de asegurar los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades que dependen de ellos.

El discurso siguió a una decisión histórica tomada por la Corte Constitucional del país el mes pasado, según la cual los «bosques consuetudinarios» de los pueblos indígenas no son «zonas forestales del Estado». Cambiando notablemente la terminología habitual del Ministerio de Asuntos Exteriores de Indonesia, el Presidente, hablando en inglés, se refirió explícitamente a los «pueblos indígenas» del país, un término que el Gobierno de Indonesia normalmente evita equiparar con el término indonesio «masyarakat adat» (comunidades gobernadas por la costumbre).

En un discurso posterior en esta reunión de alto nivel, el secretario general de la organización nacional de pueblos indígenas (AMAN), Abdon Nababan, manifestó su satisfacción con la declaración del Presidente y pidió una orden presidencial inmediata exigiendo la aprobación de las leyes de protección de los derechos de los pueblos indígenas que actualmente está considerando el poder legislativo. AMAN sostiene que la mejor forma de proteger al menos 40 millones de hectáreas de bosques es proteger los derechos de los pueblos indígenas. Aunque acogía con agrado estos cambios de política de alto nivel, señaló la urgencia de poner en práctica este nuevo enfoque ya que «continuar como siempre está permitiendo que arrasen nuestros bosques, roben tierras indígenas, invadan poco a poco territorios de pueblos indígenas y destruyan nuestras formas de vida».

Para una mayor información: