Homenaje: una entrevista con Louis Biswane de la Organización de los Pueblos Kalin’a y Lokono de Marowijne, Surinam

Louis en la sede de la ONU en Ginebra durante su participación en el Programa de Becas para Representantes Indígenas
By
Louis Biswane

Homenaje: una entrevista con Louis Biswane de la Organización de los Pueblos Kalin’a y Lokono de Marowijne, Surinam

En esta edición de la sección «Homenaje» entrevistamos a Louis Biswane de la Organización de los Pueblos Kalin’a y Lokono de Marowijne (KLIM [por sus siglas en inglés]), Surinam. Biswane participó hace poco, concretamente del 17 de junio al 12 de julio, en el Programa de Becas para Representantes Indígenas (IFP [por sus siglas en inglés]) de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACNUDH) de las Naciones Unidas en Ginebra en representación de KLIM. En esta entrevista, Biswane habla de sus experiencias en Ginebra: lo que aprendió y cómo los conocimientos especializados y las aptitudes que adquirió servirán para apoyar la labor de KLIM.  

P: Enhorabuena por haber sido seleccionado para tomar parte en el prestigioso programa de becas de la OACNUDH. ¿En qué consisten estas becas y para quién son? 

R: El programa de becas proporciona orientación e información sobre los diferentes mecanismos de la ONU que los pueblos indígenas pueden utilizar para conseguir que se reconozcan sus derechos. Para ser admitido en el programa tienes que cumplir ciertos criterios: tienes que ser indígena, vivir en una comunidad indígena y trabajar en una organización comunitaria indígena. Había 26 participantes de diversos países de todos los continentes, 13 hombres y 13 mujeres. El proceso de selección es bastante estricto. Te entrevistan y también comprueban tus antecedentes y el trabajo que has hecho con otros. 

P: ¿Por qué es importante para ti, como representante de KLIM, participar en el programa? ¿En qué situación se encuentran los derechos de los pueblos indígenas en Surinam?

R: Para mí este proceso de aprendizaje fue muy importante, porque me permitió conocer más a fondo las opciones y oportunidades que ofrecen diferentes instituciones de la ONU para abordar el problema de la falta de reconocimiento de nuestros derechos. La Constitución de Surinam no reconoce los derechos de propiedad colectiva, solo la propiedad individual. No hay disposiciones que reconozcan nuestras autoridades y comunidades tradicionales. Seguimos viviendo colectivamente y tenemos nuestro propio estilo de vida. La comunidad internacional ha condenado varias veces al Gobierno de Surinam por no reconocer los derechos de los pueblos indígenas. El ejemplo más famoso es la decisión de la Corte Interamericana en el caso Saramaka.  

Como no hay oportunidades a nivel nacional, estamos recurriendo a los procesos internacionales y hemos presentado una demanda contra el Gobierno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El FPP nos está ayudando con esta demanda. Creo que me seleccionaron para participar en el IFP porque mi organización está implicada en esta demanda.  

P: ¿Qué hace KLIM y cuál es su objetivo? 

R: KLIM es una delegación regional de la Asociación Nacional de Líderes de las Comunidades Indígenas de Surinam (VIDS [por sus siglas en holandés]). KLIM está integrada por los consejos de seis comunidades Kalin’a (Caribes) y dos comunidades Lokono (Arawak). El principal objetivo de KLIM es conseguir el reconocimiento legal de nuestras tierras y recursos, así como gestionar y desarrollar colectivamente nuestro territorio indígena de Marowijne. 

En los últimos años hemos recopilado información que demuestra el alcance de nuestro territorio, cómo lo utilizamos, por qué es tan importante para nosotros, y qué tipo de amenazas y retos afrontan nuestras comunidades y nuestros recursos. Hemos trazado un mapa del territorio y hemos marcado concesiones y títulos de propiedad otorgados a forasteros. Hemos documentado nuestra utilización consuetudinaria sostenible y nuestras leyes y reglas tradicionales. También hemos investigado el estado de nuestra diversidad biológica, por ejemplo los impactos del cambio climático en nuestra zona. Asimismo trabajamos con jóvenes para que colaboren activamente en nuestra labor y mantengan vivos nuestra lengua, nuestra cultura y nuestros conocimientos. 

P: ¿Qué ha aprendido en Ginebra? ¿Qué hizo, a quién conoció y con quién habló? ¿Qué es lo más especial que aprendió o el recuerdo más especial que tiene? 

R: He aprendido con detalle cómo puedo utilizar ciertos instrumentos de la ONU en la lucha por el reconocimiento de nuestros derechos. He visto como se organizan conferencias y el papel que juegan las secretarías. Como parte del programa de becas he asistido a la reunión del Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (EMRIP [por sus siglas en inglés]) y he ayudado a preparar esta reunión. Fue una experiencia muy interesante.  Me han presentado a mucha gente. Por ejemplo, la funcionaria responsable de mi país en la OACNUDH. La OACNUDH no tiene una oficina en Surinam, así que la funcionaria que está en Ginebra es quien se encarga de nosotros. Está supervisando toda la información referente a los derechos humanos en nuestro país. También conocí a gente que trabaja para la ONU en el sector de las minorías y a gente que trabaja en el departamento de derechos humanos de la ONU. Incluso he conocido al Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas, el señor James Anaya. Me he enterado de cómo puedo ponerme en contacto con estas personas. También he aprendido a utilizar el sitio web de la OACNUDH. Lo más especial que he aprendido es que hay varias instituciones a las que podemos acudir con nuestros problemas. Por ejemplo, el Relator Especial sobre la pobreza o el Relator Especial sobre el derecho a la educación. 

P: ¿Cómo fue tu estancia en Suiza durante un mes? 

R: Vivir en Ginebra durante un mes ha sido difícil, pero también ha sido una experiencia positiva porque era importante adquirir este conocimiento. He aprendido que para los europeos el tiempo es oro. ¡No se toman el tiempo a la ligera! 

P: ¿Cómo van a ayudarte los conocimientos, la experiencia y los contactos que has obtenido durante tu participación en el programa de becas a hacer mejor tu trabajo en KLIM? ¿Cómo piensas aplicar tus nuevos conocimientos y aptitudes?

R: Estoy compartiendo lo que he aprendido con otros miembros de la organización y estamos estudiando seriamente oportunidades para utilizar la «ruta» de la ONU más a menudo con el fin de resaltar nuestra situación, por ejemplo elaborando informes paralelos a los que nuestro Gobierno está presentando ante los órganos de la ONU, para que la ONU esté al corriente de lo que el Gobierno no menciona en sus informes. Ahora sabemos cómo hacerlo y a quién acudir. Y ahora también somos capaces de entender e interpretar mejor los documentos o exámenes de la ONU sobre nuestro país. 

P: ¿Cómo ves el futuro de Marowijne?

R: Estamos seguros de que vamos a ganar la demanda que hemos presentado ante la CIDH. Creo que en un plazo de 10 años habremos conseguido que se reconozcan nuestros derechos. También continuaremos desarrollando y fortaleciendo nuestra organización y preparando a los consejos de las aldeas para la gestión, protección y desarrollo colectivo de nuestro territorio. 

***

Aquí hay disponible más información sobre el programa de becas para representantes indígenas: http://www2.ohchr.org/spanish/issues/indigenous/fellowship.htm

Aquí hay disponible más información sobre Surinam, incluido el caso Saramaka y el caso KLIM: http://www.forestpeoples.org/es/region/south-central-america/suriname