El Gobierno del Reino Unido continúa desarrollando sus planes para ayudar a países en desarrollo a hacer frente a la deforestación

El Gobierno del Reino Unido continúa desarrollando sus planes para ayudar a países en desarrollo a hacer frente a la deforestación

El Gobierno británico está finalizando sus planes de ayuda para frenar la deforestación en todo el mundo, como parte de su fondo internacional para el clima (ICF por sus siglas en inglés) de £ 2900 millones de libras esterlinas. Dicho fondo ha sido establecido por el Reino Unido «para ayudar a los países en desarrollo a hacer frente al cambio climático y la pobreza»[1] e incluye un componente específico de los bosques que está siendo desarrollado por el Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID) y por el Departamento de Energía y Cambio Climático (DECC) del Reino Unido. Una parte de los fondos ya ha sido asignada al programa Forest Governance, Markets and Climate (Gobernanza de los bosques, mercados y clima), que tiene como fin ayudar a los países socios FLEGT a «continuar y acelerar sus esfuerzos para hacer frente a la explotación forestal ilegal [...] y apoyar la trazabilidad de la cadena de suministro de la madera de construcción»[2]. Parece ser que ahora el Gobierno del Reino está planeando extender este trabajo a otros productos básicos que actualmente están impulsando la deforestación, como la soja y el aceite de palma.

Todavía no se han esbozado más detalles sobre los planes para utilizar el ICF en cuestiones relacionadas con los bosques y el cambio climático, y aún hay que consultar oficialmente a la sociedad civil o a los pueblos afectados. No obstante, las intervenciones públicas recientes de importantes figuras del Gobierno sugieren que el fondo se centrará en apoyar acciones que sirvan para abordar el papel del sector privado en la lucha contra la deforestación, trabajando «con empresas para que abastezcan madera de construcción y aceite de palma sostenibles y que los produzcan, y para hacer frente alas prácticas derrochadoras que fomentan la deforestación»[3]. Está previsto que en unos meses se publique un documento de consulta oficial sobre la financiación del ICF para planes relacionados con los bosques y el clima.

Si bien el enfoque que el Gobierno del Reino Unido va a dar a la colaboración con el sector privado aún no está finalizado, algunas organizaciones de la sociedad civil, entre ellas el Forest Peoples Programme (Programa para los pueblos de los Bosques), están instando al Gobierno británico a asegurar que los fondos van dirigidos a reformas de la gobernanza y la tenencia de los bosques para asegurar los derechos de los pueblos de los bosques sobre la tierra y los recursos, y para apoyar los medios de vida locales sostenibles, en consonancia con las obligaciones internacionales de los países forestales tropicales en materia de derechos humanos. El FPP y sus socios están preparados para hacer comentarios y aportaciones al documento de consulta del Gobierno del Reino Unido cuando sea publicado.

[1] UK government and Business partnership to tackle deforestation (Asociación del Gobierno del Reino Unido y empresas para hacer frente a la deforestación), comunicado de prensa, DFID, 11 de abril de 2012, disponible en http://www.dfid.gov.uk/Documents/publications1/press-releases/UK-government-and-business-partnership-to-tackle-deforestation.pdf

[2] Speech by Development Minister Stephen O’Brien to The Forest Trust conference on sustainable palm oil (Discurso del ministro de Desarrollo Stephen O’Brien en la conferencia The Forest Trust dedicada al aceite de palma sostenible), Londres, 20 de abril de 2012.

[3] Speech by Development Minister Stephen O’Brien to The Forest Trust conference on sustainable palm oil (Discurso del ministro de Desarrollo Stephen O’Brien en la conferencia The Forest Trust dedicada al aceite de palma sostenible), Londres, 20 de abril de 2012.