La decidida presión política de la organización indígena nacional peruana AIDESEP lleva al Gobierno a comprometerse a abordar las reivindicaciones territoriales indígenas pendientes

Communities that remain untitled in the region of Loreto (green dots)
By
AIDESEP

La decidida presión política de la organización indígena nacional peruana AIDESEP lleva al Gobierno a comprometerse a abordar las reivindicaciones territoriales indígenas pendientes

El 25 de marzo de 2011 en Dalat, Vietnam, miembros del Comité de Participantes del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF) aprobaron la tercera versión de la propuesta de preparación para la REDD (R-PP) que el Ministerio del Medio Ambiente (MINAM) de Perú había estado preparando desde 2009.

A lo largo de este proceso diversas organizaciones de pueblos indígenas de Perú encabezadas por AIDESEP, la principal organización indígena nacional, han defendido su posición de que hasta que el Gobierno no se comprometa claramente a reconocer y demarcar los 20 millones de hectáreas que se calcula que corresponden a las reivindicaciones territoriales indígenas pendientes, la REDD constituye una grave amenaza para los pueblos indígenas. Asimismo los pueblos indígenas han argumentado que mientras las reformas jurídicas propuestas, como la ley marco de consulta y la ley forestal, debiliten los derechos de los pueblos indígenas, las actuales políticas de REDD no solo no servirán para reducir las emisiones sino que además exacerbarán los conflictos por la tierra. A pesar de estas críticas constructivas, el tratamiento que se daba a los intereses indígenas en la R-PP permaneció relativamente inalterado hasta los últimos días previos a la reunión en Vietnam, donde la R-PP iba a ser debatida.

Esta reunión fue precedida por un intenso diálogo sin precedentes entre el MINAM y AIDESEP que tuvo como resultado una serie de compromisos por parte del Gobierno en virtud de los cuales abordará ciertas quejas, en concreto los compromisos siguientes: iniciar la reforma de la legislación nacional aplicable a la tierra con el fin de que concuerde con las obligaciones internacionales de Perú de reconocer y demarcar los territorios tradicionales de los pueblos indígenas; asignar $200 000 dólares americanos del presupuesto de la R-PP y buscar otros $800 000 para tomar medidas que conduzcan al reconocimiento de las reivindicaciones territoriales pendientes en el departamento de Loreto y a las demarcaciones correspondientes; priorizar la financiación de las reivindicaciones territoriales indígenas mediante otros fondos para la REDD como el Programa de Inversión Forestal (FIP); y reconocer los comités indígenas para la REDD que se establecerán a nivel nacional y regional.

Después de que el Gobierno peruano expusiera estos compromisos ante el Comité de Participantes, los representantes de AIDESEP reconocieron las mejoras, pero recalcaron que solo es el primer paso hacia el respeto de los derechos de los pueblos indígenas en cualquier estrategia nacional futura de REDD. AIDESEP declaró que vigilaría el cumplimiento de los compromisos relacionados con cuestiones territoriales. También se asegurará de que se incluyen otras cuestiones cruciales relacionadas con la necesidad de tomar medidas para que se respete plenamente el derecho al consentimiento libre, previo e informado (CLPI). Para terminar, recalcó la necesidad de tomar medidas urgentes para controlar una oleada de proyectos relacionados con la REDD y el carbono en Perú que amenazan con abrumar a las comunidades indígenas con una avalancha de promesas de millones de dólares que no tienen. La decisión del Comité de Participantes, un paso sin precedentes, exige que el Gobierno peruano trabaje en coordinación con el pertinente comité indígena nacional para la REDD cuando presente un informe sobre el progreso del cumplimiento de estos compromisos en la 10.ª y 11.ª reunión del Comité de Participantes.

Daysi Zapata, vicepresidenta de AIDESEP, concluyó diciendo lo siguiente: «En el Perú hay empresas que presionan a las comunidades ofreciendo 20 centavos de dólar por hectárea al año por derechos al carbono en el marco del REDD. Es una estafa increíble e intolerable. Por eso hasta ahora la REDD en el Perú es una amenaza y AIDESEP trabaja por convertirlo en una oportunidad, pero lograrlo o no, dependerá del nuevo gobierno a elegirse en un mes y también de la comprensión y apoyo de todos ustedes».

Nota final: el 16 de junio de 2011 el Congreso aprobó la controvertida ley forestal a pesar de que no respeta los derechos indígenas fundamentales.

Ver:

Una organización nacional indígena de la Amazonia Peruana responde a la propuesta del gobierno nacional para preparación para REDD dirigida al asamblea del FCPF, Banco Mundial el 25 de Marzo 2011Resolución del Comité de Participantes en Perú (en inglés y español)

Mecanismo Cooperativo Para El Carbono Forestal (FCPF), OCTAVA REUNIÓN DEL COMITÉ DE PARTICIPANTES, 23 al 25 de marzo de 2011, Dalat, Viet Nam. Resolución PC/8/2011/7Perú: Propuesta de preparación para el programa REDD-Plus

Pronunciamiento: Ante la falta de consensos en el texto del proyecto de ley consulta sobre ley forestal. Exigimos retorne Comisión Agraria para debate en nuevo congreso (solamente en español)

Proposal for recognition of indigenous peoples territories in Northern Peru