Bangladesh - Ciclón Aila: el sufrimiento continúa un año después

Cyclone Aila: One Year on Natural Disaster to Human Sufferings - informe de Unnayan Onneshan (solamente disponible en inglés)
By
Unnayan Onneshan - The Innovators

Bangladesh - Ciclón Aila: el sufrimiento continúa un año después

El ciclón Aila azotó el cinturón costero del sudoeste de Bangladesh, más concretamente los distritos de Satkhira y Khulna, el 25 de mayo de 2009, afectando a casi 2,3 millones de personas y matando inmediatamente 325 víctimas. La marejada ciclónica, que midió entre 10 y 13 metros, inundó la región y arrolló un número enorme de casas, cabezas de ganado, cultivos y otros recursos en muy poco tiempo.

Aila causó daños en aproximadamente 136 690 hogares y 600 kilómetros de diques. Lamentablemente, a pesar de que ya ha pasado un año desde la catástrofe de Aila, las zonas afectadas por el ciclón siguen inundadas, anegadas y sufriendo otras consecuencias negativas debidas a la ausencia de diques o a que estos han quedado en mal estado.

La mayoría de las personas afectadas por el ciclón ahora viven en tiendas de campaña provisionales montadas sobre los diques que quedan, porque sus casas siguen bajo el agua. Según la información que se ha hecho pública, un 96% de las bases de subsistencia de los distritos han sido destruidas, prácticamente toda la tierra agrícola y los jardines de las casas quedaron inundados y Aila dañó un 70% de la vegetación.

Aunque ha pasado un año, los habitantes de los distritos de Satkhira y Khulna siguen luchando por cubrir unos requisitos mínimos de subsistencia, como alimentos, refugio, instalaciones sanitarias y agua adecuados. Además, las mujeres y niños están experimentando situaciones inhumanas y su vulnerabilidad está llegando al máximo nivel, ya que muchos varones de sus familias, que eran los principales sostenes económicos de sus hogares, han muerto o emigrado.

El brote de enfermedades se ha generalizado y los centros de atención sanitaria escasean. Ahora muchas personas tienen que sobrevivir con una comida al día y, según se ha informado, cuatro personas entre las que se incluye un niño murieron en Koyra por inanición o por intoxicación alimentaria. Un enorme número de familias ha emigrado de esta región, lo que está destruyendo su armonía y cohesión sociales.

Como remate de todos estos factores, el sistema de gestión de la labor de socorro es inadecuado y corrupto, y estas incoherencias están generando a su vez otra catástrofe humanitaria. Lea el informe completo de Unnayan Onneshan -  The Innovators (ve el enlace).

Unnayan Onneshan
By
Unnayan Onneshan - The Innovators