Próxima publicación: Where They Stand

Próxima publicación: Where They Stand

“Están ligados a esa tierra y son sus verdaderos custodios”.

Escrita por el autor y periodista Fred Pearce, Where They Stand revela la realidad de la vida del pueblo Wapichan. A través de observaciones detalladas, Pearce documenta los esfuerzos determinados y resueltos realizados por dicho pueblo para obtener el reconocimiento efectivo de sus derechos consuetudinarios  a la tierra que cubre los bosques en las sabanas y la cuenca del Alto Esequibo, y los bosques tropicales secos y de montañas en el Distrito Sur del Rupununi al suroeste de Guyana.

Durante generaciones este pueblo ha mantenido una relación muy estrecha con su tierra. “Siento que la tierra me pertenece a mí y a mi pueblo” –dice Tessa Félix, de 25 años de edad y residente en Shulinab–. “Quiero continuar el trabajo de mi abuelo para que podamos gobernar la tierra que nos pertenece”. Sin embargo, la reclamación del 85 % de sus tierras tradicionales, que el Gobierno les ha negado hasta ahora, es una larga lucha.  Hasta el momento, el Gobierno de Guyana parece más interesado en repartir porciones de su tierra entre empresas mineras dedicadas a la extracción de oro.

Tessa forma parte de un equipo de planificación que se reúne con 17 comunidades Wapichan para debatir su visión y el camino a seguir para proteger y recuperar su territorio. Tessa investiga las reclamaciones de tierras invadidas por empresas mineras auríferas, madereros y ladrones de ganado. Para llevar a cabo esta labor, muchos de los Wapichan, al igual que ella, combinan métodos tradicionales con tecnologías de la información modernas, como el uso del GPS de sus teléfonos inteligentes.

Where They Stand ofrece una visión conmovedora de la forma en la cual las comunidades ven el proceso de mapeo, es decir como algo mucho más que un simple ejercicio para recolectar pruebas. “El mapeo despertó en nuestro pueblo las ganas de luchar por la tierra” –dice Angelbert Johnny, un antiguo toshao de la comunidad de Shawaraworo–. “Unió a la gente”. Para respaldar las reclamaciones de tierras, los Wapichan han documentado los valores de su propiedad colectiva, sus vidas, su cultura y sus tradiciones.

Otra aldeana, Claudine La Rose, se ha centrado en documentar y traducir los conocimientos tradicionales de los ancianos de las 17 comunidades Wapichan. “Los ancianos nos contaron cómo vinimos a parar a las montañas, nos hablaron de los sitios sagrados y los abuelos espirituales que presiden los recursos naturales”.

Los beneficios del proceso de cartografía ya se están notando. Ron James, un hábil cartógrafo Wapichan y experto en tecnologías de la información, coordina la recopilación de datos para los demás cartógrafos. Comenta que desde que terminaron los mapas principales los inspectores han sido capaces de impedir la entrada de intrusos a sus tierras. “En un servicio de patrulla de seis días a lo largo del río que hace de frontera con Brasil, encontramos 30 puntos de cruce, seis de ellos activos [...] Los ladrones tiene miedo de los que ellos llaman ‘controladores con los teléfonos inteligentes’. Se dan la vuelta si oyen que andamos por ahí”.

A pesar de su eficacia, los mapas utilizados por las comunidades son frecuentemente ignorados por el Gobierno, pese a que sus propios mapas están desactualizados o no son adecuados. “Es muy frustrante” –dice Angelbert –. “Conocemos esta tierra mucho mejor que ellos. Nuestros mapas son mejores que los suyos. Pero parece que para ellos no tienen ningún valor”. Y añade: “Nos pidieron que justificáramos nuestra reclamación de esa extensión de tierra. Lo hemos hecho. Pero ahora no nos hacen caso”.

El pueblo Wapichan en Guyana también hace frente además a un choque de culturas, ya que sus valores tradicionales chocan con las fuerzas modernas de cambio generadas por las influencias mundiales externas. Además de esbozar los muchos desafíos a los que se enfrentan los Wapichan, esta impactante publicación resalta cómo de manera indiscutible está cambiando su mundo.  Sin embargo, se espera que la tecnología moderna y las oportunidades que presenta para el mapeo digital y la defensa, la promoción e la incidencia a nivel mundial ayudarán hacer el camino para que los Wapichan aseguren sus derechos a la tierra para las generaciones futuras.

Los Wapichan quieren que su propia propuesta de un gran Bosque Conservado Wapichan sea plenamente reconocida por Guyana y apoyada por la comunidad internacional como estrategia clave para frenar el cambio climático, proteger la diversidad biológica de los bosques y sostener los medios de vida locales.

Cientos de copias de Where They Stand serán distribuidas entre las comunidades indígenas del Rupununi Sur. La publicación va a ser compartida por los líderes Wapichan en políticas mundiales, con el fin de ayudar a elevar el perfil de su larga lucha por el reconocimiento legal de sus tierras y bosques.