COMUNICADO DE PRENSA: La minería controlada por los indígenas en Colombia se encuentra bajo ataque luego de la muerte de un defensor de derechos humanos

COMUNICADO DE PRENSA: La minería controlada por los indígenas en Colombia se encuentra bajo ataque luego de la muerte de un defensor de derechos humanos

Un importante defensor de los derechos humanos indígenas ha sido asesinado por hombres armados.El día jueves 7 de abril a las 8 de la noche, el señor Fernando Salazar Calvo fue brutalmente asesinado a tiros afuera de su residencia. El señor Salazar era un destacado defensor de los derechos humanos y un miembro de la comunidad del Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta (Caldas) en Colombia.

Miembro desde hace muchos años de la Asociación Indígena de Mineros Ancestrales del Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta (ASOMICARS), Fernando Salazar, de 52 años, era un portavoz clave para la implementación de las normas y regulaciones para la minería ancestral de las Autoridades Tradicionales que tienen lugar dentro del territorio del Resguardo.

Aunque no están aún claros los hechos por los cuales Fernando Salazar fue asesinado, varios miembros de la ASOMICARS y el Cabildo, la máxima autoridad del Resguardo, han recibido amenazas de muerte en el pasado como respuesta al ejercicio de su autoridad dentro de dicho Resguardo. Además, un Informe de Riesgo publicado en noviembre de 2014 por el Sistema de Alertas Tempranas de Colombia  (SAT) determinó que el Resguardo y sus alrededores se ven afectados por las actividades de los grupos armados ilegales.  Bajo estas circunstancias estos líderes temen que puedan ser el blanco de los grupos armados ilegales y de los individuos con intereses en los ricos recursos de oro incrustados en el territorio del Resguardo.

El Cabildo pide con urgencia que se realice una investigación rápida y exhaustiva del asesinato de Fernando Salazar Calvo.

“No queremos una investigación local apurada y de mala calidad de este caso” dice el señor Héctor Jaime Vinasco, Coordinador de Asuntos Mineros para el Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta y ex Gobernador de dicho Resguardo. “Hemos tenido demasiadas investigaciones locales horribles. Necesitamos presionar para que se realice una investigación de alto nivel, ahora mismo.”

“Lo que se encuentra bajo ataque son nuestros derechos a la libre determinación y a la autonomía” dice Vinasco, “nuestros derechos para regular nuestra propia minería ancestral, bajo nuestra propia jurisdicción.”

Esta no es la primera vez que líderes comunitarios del Resguardo han sido asesinados. Algunos incidentes anteriores incluyen la masacre de La Herradura de 2003, en donde el entonces Gobernador y tres líderes más fueron asesinados. Este y otros incidentes han llevado a que la Corte Constitucional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dicten medidas cautelares para las comunidades y sus líderes. A pesar de estas medidas y la continua amenaza grave que enfrentan los miembros del Resguardo (tal y como se confirma en una evaluación de riesgo realizada por la Defensoría del Pueblo en 2014), es preocupante que las últimas preocupaciones del Resguardo acerca de la seguridad fueron desestimadas como puros “rumores” en una carta reciente de la fiscalía local en Caldas.

El texto completo de la declaración del Cabildo luego del incidente se encuentra más adelante.

En efecto, el Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta, localizado en una zona montañosa alta conocida como el Cinturón de Oro de Colombia, ha sido el hogar de mineros de oro ancestrales desde mucho antes del establecimiento del Estado colombiano.  Por medio del ejercicio de su Jurisdicción Especial reconocida en virtud de la Constitución de Colombia, el Cabildo del Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta ha establecido una serie de normas y regulaciones para la minería dentro de su territorio. Estas incluyen la implementación de los planes de manejo ambiental y laboral, la prohibición del uso de sustancias dañinas como el mercurio y el cianuro, y la prohibición de mineros e inversionistas extranjeros. El Cabildo ha declarado el Resguardo como una zona de exclusión para la minería a gran escala,  y ha desarrollado además sus propios protocolos comunitarios alrededor de la consulta y el consentimiento. Estas medidas son particularmente importantes debido a la pequeña cantidad de territorio que el resguardo tiene para su población continuamente en crecimiento (tiene una extensión de tierra de unas 4 862 hectáreas, equivalentes a unos 37.6 Km2,  y en donde viven 22 823 miembros de la comunidad Embera Chamí).

Si bien el Cabildo ha logrado evitar las incursiones por parte de mineros de afuera con intereses en sus territorios, el Resguardo completo está cubierto con concesiones otorgadas sin la consulta o el consentimiento del Cabildo. El Estado ha otorgado además una Reserva Minera de Interés Especial que se superpone con el Territorio del Resguardo, y que podría estar disponible muy pronto para licitación de las empresas. También se informa regularmente en los medios de comunicación que los actores armados ilegales están recurriendo cada vez más a la minería como un medio para lavar su dinero y alimentar sus actividades.

El Cabildo pide una investigación a nivel nacional de la muerte del defensor de los derechos humanos Fernando Salazar Calvo, y pide además el castigo de sus autores y los cómplices envueltos en este crimen atroz.===FIN===Para obtener una mayor información por favor contactar:Viviane Weitzner, Forest Peoples Programme, correo electrónico: vweitzner@gmail.com Tel: (+57) 316 800 2234

Lazos:Masacre de La Herradura http://www.rcnradio.com/noticias/estado-pide-perdon-por-masacre-de-lide… (únicamente en español) http://www.reiniciar.org/node/264 (únicamente en español)Comisión Interamericana de Derechos Humanos: medidas cautelares 2002http://www.cidh.org/medidas/2002.eng.htmCorte Constitucional:http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/autos/2009/A004-09.htm¡Urgente! A las 8:00 pm del día de hoy mataron a bala a Fernando Salazar Calvo, identificado con la Cédula de Ciudadanía, 15.915.537 de Riosucio Caldas, nacido el 30 de octubre 1962, 52  años de edad, Presidente de la Asociación de Mineros de La Unión y Vocal de la Asociación de Mineros del Resguardo indígena de Cañamomo Lomaprieta Riosucio Y Supía Caldas (ASOMICARS). Desde el Resguardo Indígena de Cañamomo Lomaprieta, exigimos toda la contundencia de las entidades competentes para que capturen a los responsables, investiguen, esclarezcan, juzguen y condenen a los actores materiales e intelectuales de este hecho violento, que se suma a la larga lista de muerte a líderes indígenas, defensores de los derechos colectivos, de nuestra comunidad.Exigimos Al Ministerio del Interior para que se pronuncie públicamente sobre los hechos ocurridos y aplique los procedimientos necesarios y pertinentes en el marco del auto 004 de 2009, y las medidas Cautelares MC 265-02, para proteger a nuestra comunidad que está amenazada por los reiterados hechos de violencia. Al presidente de la República que ordene una investigación contundente, veraz y oportuna para dar con el paradero de los actores materiales e intelectuales de este hecho violento. A todas las organizaciones sociales y amigos que por favor exijan contundencia del Estado para el esclarecimiento de estos hechos, que hacen parte de un genocidio sistemático que hace años se viene dando en contra del movimiento indígena de Caldas, en busca de desestabilizar nuestros procesos autónomos del ejercicio de la Autoridad en la jurisdicción de nuestros territorios ancestrales. A la Defensoría del Pueblo del departamento de Caldas para que en el marco del informe de riesgo active todos los mecanismos de protección a nuestra comunidad indígena y a todos los dirigentes, gobernadores, cabildantes y líderes de los diferentes procesos organizados, ya que en repetidas ocasiones hemos denunciado ante fiscalía y demás entes, las amenazas de las que hemos sido víctimas y han sido desestimados y desestimados por los órganos de control del Estado.