Actualización de los recientes talleres del Programa ONU-REDD sobre sus principios y criterios sociales y ambientales (PCSA), y sobre el consentimiento libre, previo e informado (CLPI)

Actualización de los recientes talleres del Programa ONU-REDD sobre sus principios y criterios sociales y ambientales (PCSA), y sobre el consentimiento libre, previo e informado (CLPI)

Del 8 al 11 de febrero de 2012 representantes de diversos pueblos indígenas, la sociedad civil, ONG y Estados se reunieron en Ginebra para debatir un borrador de los principios y criterios sociales y ambientales (PCSA) del Programa ONU-REDD y un borrador de sus directrices sobre el consentimiento libre, previo e informado (CLPI).  El Forest Peoples Programme o FPP (Programa para los pueblos de los Bosques) y una serie de ONG, estados y organizaciones indígenas (incluidos socios locales del FPP de Paraguay, Indonesia y Panamá) presentaron con anterioridad comentarios por escrito Sobre ambos documentos. En la reunión de Ginebra ofrecieron abundantes opiniones y comentarios adicionales a los representantes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), facilitando el evento y dirigiendo la redacción y revisión de los documentos.

En opinión del FPP los diálogos y los intercambios fueron muy interesantes, reflejaron una creciente comprensión de los derechos de los pueblos indígenas y de la naturaleza del desarrollo basado en el respeto de los derechos humanos.  El FPP también opina que el personal del PNUD respondió muy bien a las sugerencias para mejorar el contenido así como a las críticas.

Los debates de los dos primeros días en torno a los principios y criterios sociales y ambientales se centraron entre otras cuestiones en si el documento debía aclarar la naturaleza vinculante o voluntaria de determinados requisitos, y si se debía redactar el documento de una manera más flexible que permitiera a los estados ajustar su cumplimiento y/o interpretación de los requisitos a sus circunstancias nacionales.  Algunos defendieron esas sugerencias mientras que otros opinaron que eso simplemente serviría para disminuir el valor del documento y subordinar obligaciones legales internacionales a leyes y marcos nacionales. No obstante, una cuestión importante que sigue sin respuesta es cuándo y dónde deben aplicarse estos principios y criterios, es decir, ¿solo durante la fase de preparación o durante las posteriores actividades de REDD+?

Durante dos días los participantes ofrecieron opiniones adicionales en relación con las directrices de ONU-REDD sobre el CLPI. Los participantes, divididos en grupos, se centraron particularmente en la cuestión de quién da el consentimiento (por ejemplo, sólo los pueblos indígenas y otras comunidades que dependen de los bosques), cuándo es necesario tal consentimiento, cómo se deberían llevar a cabo estos procesos y cómo se debería verificar su eficacia y su credibilidad. 

En el último día, el PNUD se benefició de la aportación directa y el diálogo con un grupo más pequeño de expertos en el consentimiento libre, previo e informado, que ayudó al PNUD a revisar las directrices y abordar los muchos comentarios y aportaciones recibidos durante la reunión y también previamente por escrito. Entre otras cosas los participantes acordaron que intentar proporcionar una lista completa de cuándo se debe o no se debe aplicar el CLPI no era lo idóneo para los principios y criterios sociales y ambientales. Los participantes también reconocieron que el derecho de los pueblos indígenas al CLPI estaba perfectamente consagrado en la legislación internacional, pero en el caso del derecho de las comunidades locales no estaba tan claro. Sin embargo, muchos estuvieron de acuerdo en que numerosas comunidades locales (identificadas  a sí mismas como tales. o bien reconocidas por el estado como tales) seguramente cumplirían los criterios de aplicación de la norma del CLPI.

Los participantes también estuvieron de acuerdo en que los procesos de CLPI son necesarios no solo a nivel local sino también a nivel nacional cuando se estén desarrollando estrategias y programas de REDD que contengan elementos que puedan afectar los derechos de los pueblos indígenas y/o de comunidades indígenas concretas (véase por ejemplo el artículo 19 de la DNUDPI). También hubo un importante debate entorno al reconocimiento de que si bien es urgente preservar y conservar los bosques amenazados, tal urgencia no era justificación para coger atajos a la hora de asegurar el CLPI y de aplicar  las directrices al enfoque global basado en los derechos humanos.

La próxima reunión del programa ONU-REDD se celebrará en Paraguay en marzo.Los responsables del programa han dicho que en breve publicarán en su sitio web todos los debates y resultados de estas reuniones mantenidas en Ginebra. El FPP continuará siguiendo el proceso y examinando los nuevos borradores antes de la reunión de marzo.