Conferencia de Cambio Climático Barcelona Avance informativo: diciembre de 2009

Conferencia de Cambio Climático Barcelona Avance informativo: diciembre de 2009

Las conversaciones sobre el cambio climático mantenidas en Barcelona del 2 al 6 de noviembre de 2009 confirman que el logro de un acuerdo jurídicamente vinculante en Copenhague no es probable. Seguramente la REDD (reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques en países en desarrollo) será una de las conclusiones más significativas de la COP15, pero sigue habiendo dudas sobre la definición de "bosque" y la prohibición de la conversión forestal. La mención de los derechos de los pueblos indígenas se mantiene, pero aún hay que mejorarla.

Tras reunirse en Bangkok en septiembre de 2009 con el propósito de debatir posibles opciones para un acuerdo jurídicamente vinculante que se firme en Copenhague, las Partes dejaron la capital tailandesa totalmente convencidas de que tal conclusión es cada vez más improbable. El punto muerto en las negociaciones entre los países incluidos en el anexo I y los del grupo G77 continuó en Barcelona, donde el primer grupo fue acusado de intentar "matar" el Protocolo de Kyoto y pidió un mayor compromiso por parte de los países en desarrollo para reducir las emisiones (desestimando con ello el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas), y donde el segundo pidió compromisos más firmes de reducción de las emisiones y la asignación de considerables recursos financieros en apoyo de la mitigación y la adaptación. Dadas las circunstancias, la única opción que tuvieron las Partes fue concentrarse en los documentos de trabajo existentes (uno por cada aspecto del Plan de Acción de Bali) y desarrollar el texto que después se podría incluir en un paquete de decisiones con el que concluirá el trabajo del GTE CLP dedicado al Plan de Acción de Bali.

Es probable que en Copenhague se finalice y apruebe un documento clave con referencias a la visión común, el objetivo a largo plazo de reducción de las emisiones para 2050 y principios clave relacionados con la financiación y otras áreas críticas que requieren medidas de iniciación rápida. Se adjuntarán algunos anexos. Es probable que la REDD sea una de las conclusiones más significativas, cuya definición todavía no tienen clara ni las Partes ni los observadores. Efectivamente, es posible que se consolide aún más el actual documento de trabajo (o "texto oficioso" (non-paper) en la jerga de la CMNUCC) sobre la REDD y se adjunte como anexo a la decisión de la COP. Puede que en otros documentos se definan otros aspectos relacionados con la REDD, como la visión común (para las salvaguardias y los principios) y la financiación.

Otra posibilidad es una decisión de la COP en apoyo de la preparación para la REDD. Podría estar justificada por la oposición manifestada por EE. UU. al enfoque de las tres fases, y podría conducir a las partes a optar por una fórmula de compromiso, mientras que las medidas de iniciación rápida estarían limitadas a la fase 1, es decir, la de preparación.

En general el texto que se hizo público en Barcelona suscitó la inquietud de muchas ONG que se ocupan del medioambiente, ya que, debido a la presión de los negociadores de la UE, cualquier referencia a salvaguardias para proteger los bosques naturales de la conversión y mantenerlos intactos aparecía entre paréntesis y expresada con menos firmeza. Otras cuestiones pendientes para Copenhague están relacionadas con las estructuras de gobernanza y las salvaguardias para la conservación de la diversidad biológica, aunque la sección sobre las salvaguardias contiene referencias a acuerdos internacionales relacionados con la diversidad biológica. La falta de mecanismos claros de supervisión también es una cuestión pendiente.

En lo que se refiere a los derechos de los pueblos indígenas, los enunciados consolidados tendrán que ser pulidos y redactados de nuevo. Sin embargo, el hecho de que la referencia a la DNUDPI y el CLPI sigan en el texto, a pesar de los paréntesis, demuestra que los negociadores consideran que estas cuestiones son críticas, y que el grupo oficioso de los pueblos indígenas ha llegado muy lejos consiguiendo el apoyo de una coalición más amplia de Partes y organizaciones no gubernamentales. Ese apoyo será fundamental en el período subsiguiente a la COP 15, durante la cual se tendrán que debatir y finalizar los detalles de la REDD, en lo que el presidente del GTE CLP, Cutiajar, ya ha anunciado como un proceso "parecido al de Marrakech" dedicado a la REDD.

El FPP ha estado apoyando activamente a sus organizaciones de pueblos indígenas en Barcelona y lo seguirá haciendo en Copenhague, para que puedan trabajar con el grupo oficioso de pueblos indígenas y un equipo de líderes indígenas de países en los que el FPP desempeña su labor in situ. El grupo oficioso de pueblos indígenas ha preparado una amplia estrategia para defender sus intereses en Copenhague que va más allá de la REDD y tiene como fin colocar los derechos de dichos pueblos en el centro de cualquier conclusión de la COP 15. Para ello se han organizado una serie de eventos públicos y de divulgación, como el Día de los Pueblos Indígenas, programado para el 12 de diciembre de 2009.