¿Podría la reforma agraria triunfar donde ha fracasado la conservación?

¿Podría la reforma agraria triunfar donde ha fracasado la conservación?

Las organizaciones de conservación han hecho grandes progresos  hacia el reconocimiento de  que las áreas protegidas deben respetar los derechos de los pueblos indígenas según están consagrados en el derecho internacional, incluido el derecho a dar o denegar su consentimiento libre, previo e informado para el establecimiento de nuevas áreas protegidas en sus territorios consuetudinarios. Sin embargo, en la práctica las organizaciones de conservación con frecuencia no le permiten  a los pueblos locales el uso de r los bosques y otros recursos, y solo les consultan después de haber preparado los planes de gestión de los recursos, en lugar de haberlos escrito conjuntamente.

Los conservacionistas admiten que la conservación está fracasando. Aunque los ecoguardias del sur de Camerún arrestan a los Baka por ayudar a otros a cazar elefantes, saben que a los Baka les pagan una miseria por este trabajo, y que se ven obligados a hacerlo porque les han excluido de su propio bosque. Durante un trabajo de campo reciente el FPP habló con un conservacionista que dijo que «la cuestión clave es cómo proporcionar un beneficio económico a la población local para que acepten la conservación».

Esto es refutado directamente por Liz Wiley en su excelente estudio del sistema de propiedad de la tierra que hay en Camerún, publicado en 2011 bajo el título Whose land is it? The status of customary land tenure in Cameroon (¿De quién es la tierra? - La situación de la tenencia consuetudinaria de la tierra en Camerún), donde señala que:

 «Al no reconocer que las comunidades son las propietarias legítimas de los recursos forestales y de los pastizales, la ley elimina su principal incentivo para utilizar esos activos de formas sostenibles, por no hablar de la adopción de sistemas más activos y controlados, que pueden ser operados y mantenidos por los pueblos locales, los cuales se encuentran en la mejor posición para hacerlo. En vez de eso, las comunidades afectadas están alienadas. El Gobierno se encuentra en la posición de que tiene que «hacer un pacto de re-adquirir» su cooperación a cambio de la ventaja de poder acceder a esos recursos, ventaja que las comunidades afectadas consideran que es su derecho legítimo, por lo que se genera aún más antagonismo». (Traducción no oficial del título y la cita) (Wiley 2011: 93)

Para conservar con éxito los bosques hace falta un remedio que sea mucho más sencillo y bastante más radical. En lugar de imponer áreas protegidas e intentar «comprar» a la población local para que apoye el proceso, hay que reconocer y respaldar el derecho a la propiedad y la gestión de los recursos de los que dependen esas comunidades. Por ejemplo, los conservacionistas podrían proporcionar ecoguardias que ayuden a las comunidades a impedir que poderosos extranjeros extraigan recursos de manera insostenible. Sin embargo, al pretender apartar a la población local de los recursos de los que dependen, los conservacionistas destruyen la única base posible para la sostenibilidad a largo plazo. Un representante Baka lo expresó así:

«Solo nos beneficiaremos si se reconocen nuestros derechos. Derechos no solo sobre la tierra en la que vivimos, sino también sobre el bosque que hemos utilizado tradicionalmente». 

El FPP está ayudando a organizar un taller sobre la FLEGT y la REDD en Yaundé (13-15 de septiembre) para continuar estudiando cómo la protección de los derechos consuetudinarios podría ser la base de la conservación, la sostenibilidad y el desarrollo. Este planteamiento incluye el reconocimiento justo de los modelos consuetudinarios de utilización de la tierra, por ejemplo la agricultura de corta y quema, la caza y la recolección. Sin esta protección de los derechos sobre los recursos y las tierras, por mucho dinero que se destine a la REDD, lo único que se conseguirá es exacerbar la destrucción de los bosques.

Ver:

Whose land is it? The status of customary land tenure in Cameroon - http://www.fern.org/whoselandisit

Para leer La Declaración de Principios del WWF sobre los Pueblos Indígenas y la Conservación, visite: http://www.worldwildlife.org/what/communityaction/people/partneringwith/WWFBinaryitem8945.pdf

Notas:

FLEGT son las siglas de «Forest Law Enforcement, Governance and Trade» (Aplicación de las leyes, gobernanza y comercio forestales). Es una iniciativa de la UE que tiene como finalidad establecer acuerdos voluntarios de asociación con países productores de madera de construcción para prevenir que esa madera entre en el mercado de la UE cuando haya sido producida ilegalmente. 

REDD son las siglas de «Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de los bosques». Es un plan propuesto para compensar financieramente a los países que reduzcan dichas emisiones gestionando mejor sus recursos forestales.