Comunidades locales pasadas por alto en concesiones de carbono de la República Democrática del Congo

La concesión de ERA Carbon cubre extensos bosques solapándose con territorios consuetudinarios de muchas comunidades
By
John Nelson

Comunidades locales pasadas por alto en concesiones de carbono de la República Democrática del Congo

En 2011 la empresa privada canadiense Ecosystem Restoration Associates (ERA) y el Gobierno de la República Democrática del Congo firmaron un contrato de gestión de lo que había sido una concesión de explotación forestal de casi 300 000 hectáreas que linda con la parte occidental del lago Mai Ndombe en la provincia de Bandundu. El principal objetivo del proyecto de ERA es el comercio de carbono y la generación de créditos de carbono mediante la conservación y mejora del bosque. Como parte de nuestro proyecto mundial de apoyo a comunidades ubicadas en zonas donde se están desarrollando proyectos piloto de REDD, y en la República Democrática del Congo, en marzo de 2012 varios miembros del Forest Peoples Programme o FPP (Programa para los pueblos de los Bosques) y del Cercle pour la défense de l’environnement o CEDEN (Círculo para la defensa del medio ambiente) viajamos a esta región para mantener reuniones con los líderes consuetudinarios de 6 comunidades que viven dentro de la zona de la concesión de ERA. El objetivo de estas reuniones era ver personalmente qué estaba pasando y averiguar el nivel de detalle con el que las comunidades habían sido informadas de los fines, objetivos y modo de actuar del personal de ERA.

Algunas de las comunidades con las que hablamos habían sido contactadas directamente por ERA, recibiendo algunas visitas de su personal y de las autoridades del gobierno local, entre ellas el Ministro de Medio Ambiente. Dichas comunidades nos informaron de que les habían dicho que los equipos de investigación de ERA ya habían llegado, y les habían prometido escuelas nuevas, pero no les habían preguntado si querían participar, ni les habían informado acerca del posible impacto del proyecto sobre sus derechos consuetudinarios y el control sobre sus tierras. Estas comunidades aún no saben qué están haciendo esos equipos de investigación en sus bosques, y al menos una de ellas se ha negado rotundamente a colaborar en el proyecto de ERA. 

También nos informaron que si bien los créditos de carbono habían sido mencionados durante algunas de las reuniones preliminares con personal de ERA, a ninguna de las comunidades se le ha explicado qué es el mercado del carbono ni cómo funciona. Simplemente les habían dicho que el proyecto generaría créditos de carbono y que se iban a beneficiar de eso. No les habían dicho que ERA había obtenido los derechos correspondientes a toda la concesión de 300 000 hectáreas y por lo tanto tenía autoridad para gestionar toda el área. Tampoco les habían dicho qué iba a pasar con la gestión de zonas de bosques y tierras de cultivo sobre las que tienen derechos consuetudinarios, a pesar de que según nuestros cálculos entre un tercio y la mitad de la concesión de ERA, como mínimo, se solapa con los territorios consuetudinarios de las comunidades locales. Las comunidades no fueron informadas de la escala de los beneficios que ERA podría obtener al apoderarse de sus bosques, ni de la proporción de esos beneficios que sería compartida con ellas. Esto va en contra del principio del consentimiento libre, previo e informado (CLPI).

El resultado de nuestra visita a la región fue que las comunidades locales de la zona cubierta por el proyecto de ERA solicitaron colaborar con el FPP y el CEDEN para: obtener información adicional e imparcial sobre el proyecto ERA que afecta  sus tierras consuetudinarias, obtener información sobre sus derechos legales y humanos, y averiguar los posibles impactos de proyectos de carbono en la tenencia de la tierra por parte de la comunidad . Las comunidades pidieron al FPP que les asesorara y apoyara cuando les ofrecieran contratos, si es que se los ofrecían (el personal de ERA ya se los han mencionado a algunas de ellas), y que en general les apoyara en todo lo que tiene que ver con su participación en el proyecto. 

Cuando regresamos a Kinshasa después de nuestra visita nos enteramos por un comunicado de prensa dirigido a inversores de mercados bursátiles de que ERA había firmado un trato con Wildlife Works (otra empresa de compra-venta de créditos de carbono con sede en Kenia) y de que ERA estaba presumiendo de la cantidad de créditos de carbono contenidos en su concesión en la República Democrática del Congo. Estamos impacientes por compartir este comunicado de prensa con las comunidades de esa zona; estarán encantadas de saber lo mucho que vale el carbono que hay en su bosque.

Puesta de sol en Lac Mai Ndombe, provincia de Bandundu, República Democrática del Congo
By
John Nelson