Los pueblos indígenas piden transformaciones históricas en las relaciones económicas, culturales, políticas y sociales para afrontar la crisis climática que afecta al mundo entero

By
Helen Tugendhat

Los pueblos indígenas piden transformaciones históricas en las relaciones económicas, culturales, políticas y sociales para afrontar la crisis climática que afecta al mundo entero

Entre el 28 de septiembre y el 9 de octubre diversos negociadores se han reunido otra vez en Bangkok para intentar avanzar un paso más hacia un acuerdo en Copenhague en diciembre de este año sobre cómo combatir el cambio climático. Los pueblos indígenas están pidiendo a las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) que trasciendan las fronteras tradicionales, lleguen a acuerdos sobre el cambio climático y elaboren planes que integren la diversidad junto con los conocimientos y la sabiduría de todos los pueblos del mundo.

Los representantes de diferentes pueblos indígenas han participado en la CMNUCC como supervisores y asesores desde el establecimiento del Foro Internacional de los Pueblos Indígenas sobre el Cambio Climático en el año 2000. A través de este órgano los pueblos indígenas han instado a las Partes a dar pasos concretos para hacer frente al cambio climático, presentando propuestas específicas, investigando, informando, ofreciendo perspectivas alternativas y asesorando en todas las áreas de las negociaciones durante casi diez años.

Una reclamación constante a lo largo de estos diez años ha sido que se reconozcan oficialmente las peticiones de los pueblos indígenas dentro del proceso de la CMNUCC. Como parte de estas peticiones de representación y reconocimiento, los pueblos indígenas han estado solicitando el establecimiento de, entre otros, un Grupo de Expertos en el Cambio Climático y los Pueblos Indígenas, un Grupo de Trabajo Especial sobre los Pueblos Indígenas y el Cambio Climático y un Grupo de Contacto Intergubernamental sobre los Pueblos Indígenas y el Cambio Climático.

Ahora, a medida que aumenta la presión para llegar a acuerdos en Copenhague a finales de año, los pueblos indígenas están utilizando Bangkok como plataforma para dar impulso a algunas de sus peticiones más importantes. Estas peticiones y propuestas para políticas se basan en procesos de consulta realizados por todo el mundo así como en las deliberaciones de la Cumbre Mundial de Pueblos Indígenas sobre Cambio Climático y la resultante Declaración de Anchorage: [provide link].

En concreto, en estas negociaciones los pueblos indígenas están repitiendo las peticiones que hicieron anteriormente de que los debates entre los Estados Partes deben celebrarse teniendo en cuenta y cumpliendo las leyes internacionales que protegen los derechos de los pueblos indígenas En especial se debe respetar la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, como declaración internacional primordial sobre los derechos humanos de los pueblos indígenas.

La intención de los pueblos indígenas es llamar la atención de las Partes sobre la contribución histórica y continua que han hecho y están haciendo al mantenimiento de los ecosistemas en buen estado.

Los conocimientos indígenas y tradicionales tienen mucho que ofrecer al resto del mundo en lo que se refiere a la gestión de ecosistemas frágiles, la adaptación a los cambios del medio ambiente y del clima y la mitigación o prevención de la pérdida de bosques y otros ecosistemas. El respeto a estos conocimientos y a las innovaciones y prácticas a través de los que se manifiestan es esencial para que cualquier futuro acuerdo respete totalmente a los pueblos indígenas y cuente con su plena participación.

Los pueblos indígenas también pretenden llamar la atención sobre la necesidad de que tengan asegurada la tenencia de sus territorios y recursos consuetudinarios como prerrequisito para una protección efectiva de dichos recursos para el bien del planeta.

Para cualquier actividad o acción propuesta en relación con los territorios y recursos de los pueblos indígenas, o que les afecte de alguna manera, es imprescindible procurar y obtener el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos afectados. Cualquier acción, incluidas las propuestas para la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques (REDD), debe llevarse a cabo ÚNICAMENTE cuando se haya obtenido dicho consentimiento. Las medidas de REDD emprendidas sin respetar plenamente los derechos de los pueblos indígenas y sin su consentimiento libre, previo e informado han sido rechazadas por dichos pueblos en la Declaración de Anchorage y en otros foros.

Utilice el enlace (de la derecha) para acceder a las propuestas finales para políticas que el Foro Internacional de los Pueblos Indígenas sobre el Cambio Climático ha preparado para las reuniones de septiembre y octubre en Bangkok.

 

By
Helen Tugendhat