Es del bosque del que podemos vivir, no de la palma de aceite

Stop! Land Grabbing in Papua
Stop! Land Grabbing in Papua

Es del bosque del que podemos vivir, no de la palma de aceite

Yakarta - Una coalición de la sociedad civil tomó acción afuera del Ministerio de Medio Ambiente y Bosques el viernes (23/03/2018), protestando por un permiso para liberar tierras forestales estatales cerca del río Wosimi en los subdistritos Naikere y Kuriwamesa de la regencia Wondama Bay, Papua Barat, que fue emitido a una compañía de palma de aceite, PT Menara Wasior. A pesar de una declaración de oposición comunitaria a los permisos otorgados a esta compañía -entregada al ministerio en 2015, a la cual no se ha recibido ninguna respuesta - el ministro de Medio Ambiente y Bosques, Siti Nurbaya Bakar, ha emitido un permiso para PT Menara Wasior (SK No.16/1/PKH/PMDH/2017 - de fecha 20 de septiembre de 2017) para una plantación de palma aceitera.

Stephanus Marani, un representante de la sociedad civil de Wasior que asistió a la acción, explicó cómo los planes de la compañía amenazaban con destruir las áreas donde vivían los grupos étnicos Wondamen, Torowar y Mairasi. Yohanes Akwan, presidente de la Federación de Sindicatos de Comercio de Indonesia (GSBI por sus siglas en inglés) para la provincia de Papua Barat, hizo una observación similar, y dijo que la práctica unilateral de los permisos emitidos en Yakarta era muy perjudicial para las comunidades indígenas papúas. "Es el bosque el que sustenta nuestros medios de vida, no la palma de aceite; no podemos comer palma de aceite si nuestras plantaciones de sagú han sido convertidas en plantaciones de palma," dijo Yohanes en su discurso.

Según él, las personas en esta área habían sido víctimas de la violencia de las fuerzas de seguridad en 2001. La violencia, que se conoció como 'Wasior Sangrienta', iba a ser descrita por la Comisión Nacional de Derechos Humanos como una Grave Violación de Derechos Humanos en 2004. La agresión tuvo lugar entre abril y octubre de 2001. En julio de 2004, el equipo ad hoc de la Comisión Nacional de Derechos Humanos para Papúa investigó el caso Wasior Sandrienta de 2001 y el caso Wamena Sangrienta de 2003, descubriendo datos sobre cómo la violencia había escalado, llegando a la conclusión de que hubo violencia estructural tanto de la policía como de los militares.

El director de Yayasan Pusaka, Franky Samperante llamó la atención sobre las inconsistencias en el gobierno de Joko Widodo y Jusuf Kalla. Dijo que durante el 2017 el gobierno había emitido permisos de liberación de bosques a tres compañías en Papua, que comprenden un área de 60,000 hectáreas. Sin embargo, no solo las compañías de plantaciones recibieron permisos, sino que también un área de 85,000 hectáreas fue asignada a compañías mineras. Esta protesta fue organizada conjuntamente por varias organizaciones de la sociedad civil: Yayasan Pusaka, Foker LSM Papua, KPKC GKI Tanah Papua, Walhi Papua, Instituto Wongkei, JERAT Papua, SKP KC Fransiskan Papua, Perkumpulan Belantara, Perkumpulan Bin Madag Hom, GSBI Papua Barat y Papua Forest Watch.

Lea su carta de protesta a continuación (disponible en inglés y bahasa)