COMUNICADO DE PRENSA: la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible se niega a frenar violaciones de derechos humanos y deforestación en cadena de suministro de Alicorp en la Amazonía peruana

Deforestación an la Amazonía peruana
Deforestación an la Amazonía peruana
By
Ivan Flores

COMUNICADO DE PRENSA: la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible se niega a frenar violaciones de derechos humanos y deforestación en cadena de suministro de Alicorp en la Amazonía peruana

El organismo mundial del aceite de palma sostenible, la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés), ha rechazado definitivamente una queja formal en contra de Alicorp S.A.A., la empresa de bienes de consumo más grande del Perú y miembro de esa organización, por obtener aceite de palma de una plantación que ya fue condenada por la misma RSPO. La plantación es responsable por la deforestación a gran escala y por las violaciones de derechos humanos en tierras indígenas (comunidades nativas) en la Amazonía peruana.

La comunidad shipibo de Santa Clara de Uchunya, junto con su organización representativa, la Federación de Comunidades Nativas del Ucayali y Afluentes (FECONAU) y el Instituto de Defensa Legal (IDL) y el Forest Peoples Programme (FPP), presentó la queja contra Alicorp en marzo de 2019, luego de que surgieron pruebas que el aceite de palma de la plantación condenada (operada por Ocho Sur P, antes Plantaciones de Pucallpa) fue comprado por Alicorp de varias plantas extractoras. Estas incluían Industrias Palm Óleo, Oleaginosas Amazónicas (OLAMSA) and Oleaginosas del Perú S.A. (OLPESA). Esta última también ha sido sujeto de queja con la RSPO.

El 13 de mayo de 2019, tras llevar a cabo un diagnóstico inicial de elegibilidad, la RSPO rechazó la queja. Las razones que citó la RSPO incluían, entre otras, que Alicorp no es cultivador ni procesador. Sostiene que los Estándares de Certificación de Cadenas de Suministro de la RSPO “…permiten la mezcla de productos de palma aceitera con y sin certificación RSPO en cualquier etapa de la cadena de suministro siempre que se controlen las cantidades generales del sitio". Además, que los sucesos involucrando a Plantaciones de Pucallpa "son demasiado remotos para establecer un vínculo causal entre esos eventos y el Demandado".

Efer Silvano Soria, jefe de la comunidad Santa Clara de Uchunya, respondió: “En 2015 cuando presentamos la primera queja con la RSPO contra Plantaciones de Pucallpa (ahora Ocho Sur P), esperamos obtener justicia para nuestra comunidad. Nuestros bosques y ríos han sido destruidos por empresas certificadas por la RSPO, todo en el nombre de una declaración falsa de la "sostenibilidad".”

“Casi cuatro años más tarde, la RSPO no solo nos ha fracasado sino también a la gente que compra sus productos certificados en buena fe, pero seguiremos en nuestra lucha para proteger nuestras tierras y restaurar el bosque que ha sido arrasado,” añadió.

El presidente de la Federación de Comunidades Nativas del Ucayali (FECONAU), Miguel Guimaraes Vásquez, sostuvo: "Este caso era el primer de su tipo en el Perú y representó una prueba de la credibilidad de la RSPO, que comenzaba a expandirse en el Perú y América Latina. Está quedando claro que el alcance de la RSPO sobre la cadena de suministro de palma aceitera puede ser más limitado de lo que habíamos pensado.”

“El caso de Santa Clara de Uchunya demostró que su mecanismo de queja es inoperante, como primero la RSPO permitió a Plantaciones de Pucallpa a retirarse sin ninguna sanción por sus operaciones violando los requisitos de la RSPO. Ahora falta la capacidad o la voluntad de prevenir a otros miembros como Alicorp de comprar el mismo aceite de palma, previamente condenado.”

Alicorp busca obtener su primera certificación este año y espera que la RSPO certifique el 100% de su aceite de palma en 2030. Sin embargo, este organismo toma la decisión cuando cuando las tierras, vidas y medios de vida de Santa Clara de Uchunya siguen bajo amenaza. Esto genera preguntas sobre la eficacia del sistema RSPO para frenar las violaciones de los derechos humanos y la deforestación en la Amazonía peruana en las cadenas de suministro, incluso cuando los proveedores y compradores son conocidos a la RSPO.

"Definitivamente esta decisión afecta la credibilidad de RSPO. Si el sistema de la RSPO funciona así, este sello ya no es garantía de una explotación sostenible, lograda en base de buenas prácticas respetuosas de los derechos humanos de las comunidades amazónicas. La declaración pública de Alicorp habla de la sostenibilidad, pero no da una respuesta a las pruebas de conocimiento público que vinculan su aceite de palma a la plantación ya condenada," dijo Juan Carlos Ruíz Molleda, abogado de IDL.

Dr. Conrad Feather, asesor político de FPP, comentó: “Esta decisión de rechazar la queja contra Alicorp destaca fallas importantes en el sistema de la RSPO, porque no solo permite a sus miembros comprar aceite de palma de proveedores ya condenados por la RSPO – como Alicorp ha hecho con Ocho Sur P – sino que también permite la exclusión de las empresas procesadoras que tienen responsabilidad por obtener el aceite de palma vinculado a la deforestación y las violaciones de los derechos humanos.”

El asesor precisa que, “la decisión prematura de la RSPO, tomada antes de revisar y buscar todas las pruebas que se pudieran haber presentado durante el proceso de la queja, pone en tela de juicio la capacidad de la RSPO de exigir la responsabilidad de los actores en la cadena de suministro, justo cuando la expansión agresiva de la palma aceitera genera deforestación y afecta los modos de vida de los pueblos indígenas. Siempre que las empresas grandes como Alicorp, que funcionan con inversión extranjera importante, legitiman y proveen un mercado para el aceite de palma condenado, el modus operandi destructivo de plantaciones como Ocho Sur P seguirá rentable, mientras que el impacto de la RSPO se minimizará. Hay que evitar esto,” concluye.

 

Para más información ver:

http://www.forestpeoples.org/es/palm-oil-rspo/informe/2019/comunidad-amazonica-sigue-luchando-frente-la-destruccion-de-sus-tierras

 

Contactos:

Miguel Guimaraes Vasquez (FECONAU): feconau1@gmail.com; (+51) 061 603021

Juan Carlos Ruiz Molleda (IDL): jruiz@idl.org.pe; (+51) 997 521 685

Tom Younger (FPP): tyounger@forestpeoples.org; +44 1608 652893