Recursos

Aplicación de la Declaración de Bali: el taller de Phnom Penh sobre los Derechos Humanos y los Agronegocios en el sudeste de Asia

Del 9 al 11 de octubre de 2012, el Forest Peoples Programme o FPP (Programa para los pueblos de los Bosques) y Sawit Watch, con el apoyo de la ONG camboyana Community Legal Education Center (CLEC), organizaron conjuntamente un taller, «Aplicación de la Declaración de Bali: el taller de Phnom Penh sobre los Derechos Humanos y los Agronegocios», como evento de seguimiento del taller de Bali sobre los Derechos Humanos y los Agronegocios de 2011. En el taller, que tuvo como anfitriona a la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Indonesia (Komnas HAM), participaron comisionados nacionales de derechos humanos de Tailandia, Malasia, Filipinas, Myanmar, Corea del Sur y Timor Oriental, el representante de Indonesia ante la Comisión Intergubernamental de Derechos Humanos de ASEAN[1] (AICHR), las ONG implicadas del sudeste de Asia y los Relatores Especiales de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación y los derechos de los pueblos indígenas.

Informes y presentaciones recientes

1. Destrucción al amanecer: Los derechos de los pueblos indígenas en la República de Nepal (Destruction at Dawn: The Rights of Indigenous Peoples in the Republic of Nepal)

Un informe detallado sobre el desarrollo del proyecto de energía hidroeléctrica Arun III y las amenazas que este proyecto y otros similares suponen para el compromiso del gobierno nepalí de proteger los derechos e intereses de los pueblos indígenas (LAHURNIP, NGO-FONIN y FPP). 

El Pacto de Pueblos Indígenas de Asia adopta una firme política de género para trabajar en cuestiones indígenas

Durante la 4.a Asamblea General de miembros, el Pacto de Pueblos Indígenas de Asia (AIPP por sus siglas en inglés) ha adoptado una firme política que determina cómo la organización apoyará y fomentará las cuestiones de género en todos sus programas de trabajo. Esta política también aborda procesos internos relacionados con cuestiones de género y posibles motivos de preocupación. La política se aplicará junto con el recién adoptado plan estratégico para los derechos de las mujeres y constituye un fuerte y coherente compromiso en la promoción de los intereses y los derechos de las mujeres indígenas.

E-Boletín FPP Febrero 2012 (PDF Version)

Estimados amigos:

Se podría decir que equilibrar la necesidad que tiene el ser humano de medios de vida decentes con el imperativo de asegurar nuestro medio ambiente es el mayor reto que enfrenta nuestro planeta. Esta lucha entre el «desarrollo» y la «conservación» se está manteniendo en el campo de las negociaciones mundiales de políticas, con las decisiones de los denominados «encargados de la formulación de políticas» impuestas sobre el terreno. Pero no todo va o debería ir de «arriba abajo». También surgen soluciones duraderas en la base, de «abajo arriba».

Comisionados de derechos humanos y organizaciones de pueblos indígenas del sudeste de Asia adoptan la Declaración de Bali sobre Derechos Humanos y Agroindustria

En un taller de cuatro días celebrado en noviembre en Bali, Indonesia, se logró un hito de gran importancia gracias al diálogo constructivo y a las posibles sinergias entre las comisiones e instituciones nacionales de derechos humanos de Indonesia, Malasia, Tailandia, Filipinas y Camboya. El taller fue convocado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Indonesia y organizado por el Forest Peoples Programme o FPP (Programa para los pueblos de los Bosques) y la ONG indonesia Sawit Watch, con el apoyo de la Iniciativa para los Derechos y los Recursos, el Instituto Samdhana y RECOFTC - The Center for People and Forests  (El Centro para los Pueblos y los Bosques, traducción no oficial).

En este histórico taller sobre «Los derechos humanos y las actividades empresariales: enfoques jurídicos plurales de la resolución de conflictos, el fortalecimiento institucional y la reforma jurídica» hubo 60 participantes, entre los que se incluían distinguidos académicos, representantes de pueblos indígenas y miembros de ONG nacionales e internacionales que los apoyan. El Relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter, dio el discurso inaugural, y Raja Devasish Roy, miembro elegido del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas (UNPFII por sus siglas en inglés) y jefe tradicional del círculo Chakma en la región montañosa de Chittagong Hill Tracts, Bangladesh, ofreció una presentación.

Evaluación piloto de Whakatane en el Parque Nacional de Ob Luang, Tailandia, indica una gestión conjunta ejemplar entre pueblos indígenas, comunidades locales, autoridades del parque y ONG

Desde su creación en la conferencia celebrada por la Comisión de Política Ambiental, Económica y Social (CPAES) de la UICN en enero de 2011 en Whakatane, Nueva Zelanda, bajo el lema «Compartir el poder», el denominado mecanismo de Whakatane ha sido probado en dos sitios: el Monte Elgon, en el oeste de Kenia y más recientemente en el Parque Nacional de Ob Luang en el norte de Tailandia. La finalidad del mecanismo de Whakatane es evaluar la situación de zonas protegidas y, si la población se ha visto negativamente afectada, proponer soluciones y ponerlas en práctica. El mecanismo también sirve para identificar, celebrar y apoyar zonas protegidas en las que se esté aplicando con éxito un nuevo paradigma de conservación.

La gestión conjunta del Parque Nacional de Ob Luang es un ejemplo que merece ser compartido. Desde 2004 las autoridades del parque, las comunidades locales y algunas ONG han estado manejando conjuntamente el parque, prestando especial atención a la participación de las mujeres y los jóvenes. La evaluación piloto de Whakatane en Ob Luang también fue un trabajo conjunto, con un equipo que incluía personal de la Asociación para la Educación y la Cultura de los Pueblos de Montaña en Tailandia (IMPECT por sus siglas en indonesio), el Departamento de Conservación de Parques Nacionales, Fauna y Flora Silvestres de Tailandia, el Forest Peoples Programme o FPP (Programa para los pueblos de los Bosques), la UICN, ONG locales, pueblos indígenas y redes de comunidades locales (la Red de Cuencas y la Red de Conservación de la Naturaleza de Montaña, Chomthong).

La importancia de fomentar la Resolución Alternativa de Conflictos (RAC) para resolver las disputas territoriales en Indonesia

Resumen de estudios de la resolución alternativa de conflictos en Riau, Sumatra Occidental, Jambi y Sumatra Meridional, Indonesia, Ahmad Zazali, director ejecutivo de Scale Up

Hace ya tiempo que en Indonesia mantienen un acalorado debate sobre la falta de atención a los derechos de acceso público a los recursos forestales en las actuales modalidades de tenencia de los bosques. El papel de las comunidades locales y su acceso a los recursos naturales suele solaparse con los derechos concedidos a empresas del gobierno (estatales) y del sector privado. Hay grandes empresas que a la hora de explotar los recursos forestales han hecho caso omiso de los intereses de las comunidades que viven en los bosques y dependen de ellos para su subsistencia. Esta situación a su vez ha provocado conflictos sociales entre comunidades y dentro de una misma comunidad, entre las comunidades y el gobierno, y entre las comunidades y las empresas.

Los conflictos en torno a los recursos naturales se han hecho cada vez más  frecuentes en Indonesia, desde la reforma y la aplicación de políticas de descentralización. Según informa la Agencia Nacional para la Tierra (BPN por sus siglas en indonesio), entre ella y la policía indonesia han atendido al menos 7491 conflictos relacionados con los recursos naturales. El Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) registró 359 conflictos relacionados con los bosques entre enero de 1997 y junio de 2003. La mayor frecuencia de conflictos corresponde al año 2000, en que se registraron 153 casos, el 43% del total de casos registrados en esos 6 años. El porcentaje más alto, un 39%, corresponde a conflictos en bosques con plantaciones industriales, un 34% a conflictos en zonas de conservación (incluyendo bosques protegidos y parques nacionales), y un 27% a conflictos en concesiones forestales.