Las violaciones de los derechos humanos y los agronegocios - ¡Ya es hora de que llegue la justicia para las comunidades impactadas!

Las violaciones de los derechos humanos y los agronegocios - ¡Ya es hora de que llegue la justicia para las comunidades impactadas!

Una serie de grupos de derechos humanos se dan cita en la 5. ª Reunión Regional de Derechos Humanos y Agronegocios en el sudeste de Asia

Los devoradores incendios forestales en Indonesia y las numerosas ejecuciones extrajudiciales relacionadas con la apropiación de tierras para agronegocios por todo el sudeste de Asia han sido noticia en todo el mundo. Esas estremecedoras violaciones de los derechos humanos fundamentales de los pueblos han llevado a grupos preocupados por los derechos humanos a juntarse en la 5.ª Reunión Regional de Derechos Humanos y Agronegocios en el sudeste de Asia, que se celebró los días 5 y 6 de noviembre 2015 en Puerto Princesa, en la isla de Palawan en Filipinas. Entre los 93 participantes había representantes de las Comisiones Nacionales de Derechos Humanos de Myanmar, Malasia, Indonesia, Tailandia y Filipinas, así como de organizaciones de la sociedad civil y miembros de comunidades preocupados que se han visto afectados por la apropiación de tierras para agronegocios.

Se trataba de la 5.a reunión de una serie reuniones (en Indonesia en 2011 , Camboya en 2012, Tailandia en 2013 y Myanmar en 2014) a las que asistieron una red de actores interesados que están trabajando juntos para lograr cambios sobre el terreno de acuerdo con sus respectivos mandatos. Ante las continuas violaciones de los derechos humanos por parte de empresas transnacionales y nacionales dedicadas a los agronegocios, la creación de marcos jurídicos más sólidos y el fortalecimiento de las formas en las que se puede exigir responsabilidades a las empresas son más importantes que nunca.

Apropiación de tierras y destrucción de bosques en Palawan, la última frontera ecológica de Filipinas (para obtener más información véase el comunicado de prensa de CALG y FPP).

Miembros de las comunidades de los municipios de Bataraza y Española recordaron a los asistentes la urgente necesidad de detener y remediar las graves violaciones de derechos humanos cometidas por empresas dedicadas a los agronegocios en la isla de Palawan. Habían viajado a Puerto Princesa para dar testimonio de la forma en que sus derechos habían sido violados por varias empresas de aceite de palma que siguen expandiendo sus plantaciones por tierras de la comunidad sin su consentimiento libre, previo e informado (CLPI).

Una misión de constatación de los hechos previa a la reunión regional, encabezada por la ONG de Palawan Coalition Against Land Grabbing (Coalición contra el acaparamiento de tierras) (CALG por sus siglas en inglés) y la Comisión de Derechos Humanos de Filipinas (CHRP por sus siglas en inglés), había revelado un patrón de acaparamiento de tierras y destrucción de bosques por parte de las empresas de aceite de palma, en parte propiedad de inversores de Malasia y Singapur. Los documentos examinados por los investigadores indicaron la complicidad de funcionarios del Gobierno en los fraudes mediante los que se apropiaron de las tierras de los pueblos indígenas. La Comisión Nacional de Pueblos Indígenas (NCIP por sus siglas en inglés) del Gobierno de Filipinas anunció que emitiría una orden judicial para detener las operaciones de la empresa en cuestión por haber sido contrarias a las disposiciones de la Ley de Derechos de los Pueblos Indígenas, según la cual sólo se pueden ocupar las tierras  con el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas y con la intervención de la NCIP.

John Mart Salunday, miembro de la junta directiva de la CALG y Presidente de NATRIPAL, la federación de pueblos indígenas de Palawan, explicó el desastroso impacto que ha tenido la expansión del aceite de palma:

“Parece que la gente de las comunidades afectadas por la palma aceitera se está muriendo poco a poco porque ya no tiene las plantas que necesita para curarse a sí misma. Antes sólo andaban media hora para conseguir la materia prima con la que construían sus casas, elaboraban sus artefactos y preparaban sus medicinas. Ahora tienen que caminar medio día hasta el otro lado de la montaña para poder encontrar las plantas que necesitan”.

Petición de moratoria del aceite de palma en Palawan y un Tribunal Regional de Derechos Humanos del Sudeste de Asia (véase la Declaración de Palawan)

Obligados por la gravedad demostrada de las violaciones de derechos humanos relacionadas con la expansión del aceite de palma en Palawan, los asistentes a la reunión respaldaron una petición reciente de los miembros de las comunidades afectadas para que se imponga una moratoria a la expansión del aceite de palma en Palawan. 

Por otra parte, en la reunión se puso de manifiesto que, no sólo en Filipinas sino en toda la región, la creciente preocupación por la apropiación de tierras y la inversión en las mismas no va acompañada de controles obligatorios ni normas ejecutables. La asignación de tierras a gran escala para plantaciones de madera y agronegocios sigue teniendo prioridad sobre los derechos, medios de vida y seguridad alimentaria local de las comunidades, lo cual agrava aún más la creciente desigualdad en la región. Cada vez son más las comunidades que, frustradas por la falta de medidas del Gobierno para defender sus derechos, llevan sus casos a nivel internacional. Los asistentes a la reunión reiteraron la petición del Foro de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos de Sudeste de Asia (SEANF por sus siglas en inglés) para el establecimiento de un tribunal regional de derechos humanos a nivel de la ASEAN o de Asia.