El IX Diálogo sobre los Bosques, la Gobernanza y el Cambio Climático de la RRI, Londres, febrero 2011

El IX Diálogo sobre los Bosques, la Gobernanza y el Cambio Climático de la RRI, Londres, febrero 2011

El 8 de febrero de 2011 se celebró en Londres, Reino Unido, el IX Diálogo sobre los Bosques, la Gobernanza y el Cambio Climático de la RRI, organizado conjuntamente con el Forest Peoples Programme, Tebtebba y Forest Trends. El Diálogo reunió personas clave  de la REDD, entre ellas representantes de organizaciones de los pueblos indígenas, de los Gobiernos del Reino Unido, México y Noruega, del sector bancario, de ONG y de instituciones de investigación.

El consenso que surgió del debate fue que la REDD no debería proseguir mientras no se apliquen salvaguardias claras. Gregory Barker, viceministro británico, Departamento de Energía y Cambio Climático, indicó que antes de poner en práctica proyectos de REDD es crucial evaluar los impulsores de la deforestación, obtener  la claridad de la tenencia de la tierra y asegurar la participación equitativa de los pueblos indígenas en los beneficios obtenidos. Con ese fin, aseguró que el Gobierno del Reino Unido aplicará salvaguardias en acuerdos de REDD bilaterales con pueblos indígenas y comunidades locales. A pesar de este compromiso, evitó mencionar si el Reino Unido ejercería presión para que se apliquen salvaguardias más estrictas en los procesos de preparación del FCPF del Banco Mundial.

El ministro anunció asimismo un proceso oficial de revisión de la inclusión de los derechos de los pueblos indígenas en las actividades y políticas de REDD del Gobierno británico. No está claro si se trata del mismo proceso de revisión que actualmente está llevando a cabo PricewaterhouseCoopers para evaluar cómo y dónde gastará el Reino Unido los fondos para la REDD. Está previsto que la revisión finalice a finales de marzo de 2011, pero apenas se ha empezado a establecer contacto con organizaciones de la sociedad civil a principios de febrero de 2011.

En respuesta a las declaraciones del ministro británico y de otras declaraciones anteriores, Onel Masardule, representante de los pueblos Kuna de Panamá, dijo: «No deberíamos prestar demasiada atención a lo que los gobiernos están diciendo, porque sus políticas de cambio climático son contradictorias. Por un lado le dicen a la gente que proteja los bosques y por otro promueven proyectos de desarrollo a gran escala que están causando su destrucción».

El Sr. Masardule recalcó el peligro que corren los pueblos indígenas si se ponen en marcha programas de REDD en áreas en las que todavía no se han reconocido las reclamaciones de tierras que han presentado dichos pueblos. Como conclusión afirmó que para que la REDD tenga éxito debe incorporar tres elementos clave: en primer lugar el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas sobre territorios y bosques; en segundo lugar el cumplimiento de la obligación de obtener el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas, y por último un mecanismo que garantice la aplicación de salvaguardias. Advirtió que sin estos tres compromisos la REDD solo serviría para provocar más conflictos entre los propios miembros de los pueblos indígenas y entre los pueblos indígenas y sus respectivas naciones.